Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Los Diables Voramar del Serrallo estrenan logo por sus 25 años de vida

Un concurso fotográfico es la primera de las actividades preparadas para esta temporada
Whatsapp
El gris y el rojo son dos de los colores corporativos de la 'colla'.

El gris y el rojo son dos de los colores corporativos de la 'colla'.

Los Diables Voramar del Serrallo estrenan nueva imagen para conmemorar los 25 años de vida de la entidad de fuego. La primera de las acciones que ha preparado la entidad para celebrar el aniversario por todo lo alto es un concurso fotográfico que tendrá vida en las redes sociales.

El diseñador del logo, el joven Eloy Gaspar, es miembro de la entidad, «lo que me ha permitido captar a la perfección la esencia de la asociación», explica. La imagen está formada por los cuatro elementos identificativos de la colla: el sombrero de la Diablesa, el capuchón del Diable, el casco del abanderado y el del Llucifer. Todos los elementos están envueltos en círculos grises y rojos, colores corporativos de la Colla de Diables Voramar del Serrallo-Víbria de Tarragona. Por otro lado, la entidad ha dado ya el pistoletazo de salida a un concurso fotográfico en instagram. Las fotos deben llevar el hashtag ?voramar25 y tienen que guardar relación con cualquier acto que organice la asociación este año.

 

Transmitir la pasión

Rafel Lluís, junto a tres serrallencs más, participan activamente en la entidad desde que se creó. Fue en el año 1990, cuando Miguel Tirado y Manel Albiol, dos serrallencs de adopción, quisieron saciar las ganas y las inquietudes de los jóvenes que tocaban el tambor en la parroquia de Sant Pere durante las fiestas del barrio. El día 23 de junio de ese mismo año, muchos de los presentes vieron su sueño hecho realidad. Rafel Lluís, que después fue presidente de la entidad durante 18 años, asegura que «los nervios estaban a flor de piel». Y es que todo el barrio marinero estaba involucrado en el acontecimiento: las mujeres cosieron los trajes, los hombres jugaron con el fuego y los jóvenes tocaron el tambor. Hoy, 25 años después, Rafel Lluís está aún delante de la entidad participando muy activamente. Y lo que es más importante: este serrallenc transmite a los jóvenes el amor y la pasión por esta colla.

Temas

  • CULTURA

Comentarios

Lea También