Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Los aprendices de Harry Potter

Hasta el momento solo se celebran torneos internacionales de quidditch, puesto que a nivel nacional no hay una competición regular.
Whatsapp
Un joven introduce la pelota en el aro, en una jornada sobre este deporte en el campo municipal de Icomar, en Tarragona. Foto: Pere Ferré

Un joven introduce la pelota en el aro, en una jornada sobre este deporte en el campo municipal de Icomar, en Tarragona. Foto: Pere Ferré

Si le gusta el deporte, disfrutará y si encima le apasionan las películas de Harry Potter solo tiene que comprarse una escoba reglamentaria y practicar este nuevo deporte. Para los menos cinéfilos, el quidditch original es un deporte creado en la saga de Harry Potter, en el cual los personajes de la película de ciencia ficción vuelan encima de una escoba mágica. Por suerte, el quidditch ha sido adaptado para jugarlo en el suelo.

En 2005 una universidad americana fue la primera en desarrollar esta práctica deportiva y recientemente se ha creado una liga universitaria. Este deporte sigue la estela de otros gigantes de masas como el baloncesto o el fútbol americano, que nacieron y crecieron en los campus americanos. De este modo, el quidittch ha sido elevado a la categoría de espectáculo y con el paso del tiempo sigue ganando adeptos. Así pues, se trata de un deporte en estado embrionario –sobre todo en España– donde todos los practicantes son amateur. Precisamente en España, el primer equipo fue el Barcelona Eagles, conjunto que ayudó al Tarragona Nightmare Grims a dar los primeros pasos para poder jugar partidos de quidditch. Recientemente tres jugadores del equipo tarraconense hicieron una clase a los voluntarios del proyecto Re-Coopera Ponent, que tiene el objetivo de combinar actividades sociales y lúdicas. El partido sirvió para que los jóvenes descubrieran en qué consiste este deporte y disfrutaran de una actividad un tanto especial.

Por el momento, es un deporte que practican jóvenes que no superan las 30 primaveras y tienen que buscar formas de financiación para poder pagar los gastos de material y desplazamientos. «Los propios jugadores nos hacemos cargo de todos los gastos», afirma Ángel Miguel, jugador del Nightmare Grims y de la selección catalana. También comenta que «los jugadores de quidditch quieren que no se relacione el deporte con la película de Harry Potter», ya que al principio estaba muy ligado pero ahora «el quidditch se está diferenciando del juego de la película». Por último, Ángel Miguel anima a todos aquellos que quieran practicar quidditch, ya que «es una actividad libre y no hay ningún tipo de prueba para entrar en el equipo». Los interesados en esta disciplina podrán informarse a través de la página de Facebook del Nightmare Grims o ir a los aledaños del río Francolí, sitio donde se reúnen cada fin de semana.

Lo más llamativo es que los jugadores deben llevar una escoba o palo entre las piernas en todo momento, no llevarla es considerado falta. El juego enfrenta a dos equipos de siete jugadores cada uno. Cada equipo tiene un Guardián, dos Bateadores, tres Cazadores y un Buscador, y sus roles están muy diferenciados para favorecer el buen funcionamiento del equipo. Además, los cambios son ilimitados, esto supone que los jugadores podrán descansar más y favorecerá el espectáculo.

Los tres cazadores tienen que coger una pelota de voleibol algo más desinflada –llamada quaffle– con el objetivo de hacerla pasar por los aros para obtener puntos. Mientras el guardián se encargará que el balón no atraviese los aros. La quaffle solo puede ser llevada por los cazadores o guardianes y cada gol que se anote con ella contabilizará 10 puntos. Los dos bateadores se dedican a tirar el balón llamado Bludger contra el cuerpo del rival como si fuera el tradicional juego de colegio llamado ‘matar’. De este modo los jugadores que reciben el impacto son eliminados, deben bajar la escoba y retroceder. Por si fuera poco, hay un tercer balón llamado snitch que es la pelota mágica escondida dentro de un calcetín y protegida por un jugador neutral que debe evitar que se la quiten. El corredor de la snitch puede moverse por un área más allá del campo de juego. En Estados Unidos, los buscadores deben hallar el corredor por todo el campus universitario.

El juego consiste en hacer el máximo de goles posibles en los aros contrarios y se otorgan 30 puntos al equipo que captura la snitch. El partido continúa hasta que la snitch es atrapada. En este momento, el equipo que tiene más puntos gana el partido, por lo que no siempre gana el equipo que haya atrapado la snitch.

 

El dato

Los partidos suelen durar entre 20 y 40 minutos, dependiendo de la habilidad y la resistencia de los buscadores y la snitch. El estilo de juego es rápido con continuos cambios de posesión, ya que cada gol da el control de la quaffle al equipo que lo ha recibido. Están permitidos los placajes, agarrones y bloqueos, puesto que es un deporte de contacto.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También