Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los deberes escolares se cuelan también en un pacto de Estado

Ceapa afirma que este pasado fin de semana sin tareas en casa ha sido un 'éxito', pero de desigual impacto en las regiones

Daniel Roldán

Whatsapp
Un grupo de niños hace los deberes en la Biblioteca Pública de Tarragona. Foto: pere ferré/dt

Un grupo de niños hace los deberes en la Biblioteca Pública de Tarragona. Foto: pere ferré/dt

No hay datos concretos sobre cuántas familias optaron en España por pasar más tiempo el fin de semana y permitir que los hijos no hicieran las tareas escolares. Tampoco tiene constancia la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa) de que algún alumno fuera sancionado el lunes por no haber hecho la tarea el sábado y el domingo «por haber obedecido a sus padres», recalca José Luis Pazos. En cambio, el presidente de Ceapa considera un éxito esta iniciativa porque ha colocado «el debate de los deberes» en la sociedad. «Que niños de entre tres y cinco años tengan que llevar deberes los fines de semana es una aberración», apunta Pazos. «Nuestros alumnos llegan a dedicar hasta 60 horas semanales entre el colegio y los deberes», añade el representante de las ampas de los colegios públicos.

La confederación asevera que dos de cada de tres organizaciones de progenitores -unas 8.000- han planteado esta cuestión a los equipos directivos de los colegios. Por comunidades, Pazos asegura que ha tenido un seguimiento desigual. Mientras fue un «éxito» en la Comunidad Valenciana, Madrid, Baleares o Asturias, en Castilla y León fracasó seguramente porque se está negociando este tema en el consejo escolar regional. «Cada lugar es muy diferente», añade Pazos, que reclama al ministro Iñigo Méndez de Vigo que se incluyan los deberes en el pacto de Estado sobre educación.

‘Desaparecerán’

«Tarde o temprano, los deberes van a desaparecer. Necesitamos una educación del siglo XXI», señala Pazos, quien reitera su postura contraria a las reválidas. «Aprobar con un cuatro es un poco friqui. Parece que el sentido común se ha perdido», añade Pazos sobre el último documento de estudio entre el Ejecutivo y las comunidades.

La iniciativa de no hacer los deberes, que durará todos los fines de semana de noviembre, pretende que no se encarguen esas obligaciones a los alumnos estos días para recuperar el tiempo libre familiar y los estudiantes puedan realizar actividades con los padres.

De cada diez comunicaciones recibidos por Ceapa de sus propias asociaciones, seis se han mostrado a favor de la campaña, tres eran partidarias de la racionalización de los deberes y una quería que continuaran como ahora.

Además, dos de cada tres asociaciones se han puesto en contacto con los equipos directivos para plantearles la cuestión.

Pazos valora la repercusión en España y «el extranjero» de la iniciativa, que ha conseguido «arrancar y poner encima de la mesa» el debate sobre las tareas escolares que los alumnos llevan a casa en varias comunidades autónomas.

Apunta que los centros educativos, los tutores y el profesorado se han mostrado, en general, dispuestos a abrir el debate cuando las asociaciones de padres se lo han planteado.

«No se han producido conflictos en los centros por este tema como algunos auguraban», ni «enfrentamientos» ente docentes y familias, quiso precisar Pazos.

Ha rechazado la simplificación de la campaña como si fuera una huelga. «No hemos dicho a las familias que dejen de desobedecer a nadie, sino que lleguen a acuerdos con los docentes», según Pazos.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También