Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los estrenos de la semana en Tarragona: 'John Wick: Pacto de sangre', vuelve el asesino de asesinos

Keanu Reeves regresa en el papel que le ha relanzado 14 años después de que interpretara a Neo en la saga Matrix. Una segunda entrega aún con más acción

Eduard Castaño

Whatsapp
Los estrenos de la semana en Tarragona: 'John Wick: Pacto de sangre', vuelve el asesino de asesinos

Los estrenos de la semana en Tarragona: 'John Wick: Pacto de sangre', vuelve el asesino de asesinos

Si usted es lo que disfrutó con el primer John Wick, esta segunda entrega le va a parecer más...y mejor. Acción, velocidad, escenas peligrosas y abundantes tiroteos y luchas ( hermosamente coreografiadas) son elementos básicos de este nuevo héroe-antihéroe o -dicho de otro modo- un asesino de asesinos.

John Wick (Otro día para morir) se estrenó en 2014 directamente en televisión, a través de la plataforma Netflix, para ser más exactos, que es quien produjo aquella entrega y que hace lo mismo con esta segunda parte.

Posiblemente, y de forma incomprensible, aquí no pudimos disfrutar en la gran pantalla de un fantástico thriller de acción con un irreconocible Keanu Reeves que por fin parece haber conseguido un papel en el que encajar.

En Estados Unidos, la película fue todo un éxito consiguiendo cuadruplicar en taquilla su presupuesto, ello fue debido no tanto a la originalidad del guión que es inexistente, sino a la fuerza de su protagonista y unas notables escenas de acción, todos temen a John Wick y el público se deleita con ello.

Ahora, con John Wick: Pacto de sangre, ha vuelto el asesino de asesinos, aquel al que envían para acabar con el hombre del saco, el héroe oscuro al que no debes enfadar. En al anterior película le bastó a Wick con que su amada esposa muriera de cáncer, la mafia rusa matara a su perro y le robaran el coche para acabar con todo un clan mafioso.

En esta ocasión, se enfrenta a los asesinos más peligrosos del mundo y como el proyecto está en las mismas manos que elaboraron la primera, la calidad y el entretenimiento parecen estar asegurados.

El legendario asesino John Wick (Keanu Reeves) se ve obligado a salir del retiro por un ex-socio que planea obtener el control de un misterioso grupo internacional de asesinos. Obligado a ayudarlo por un juramento de sangre, John emprende un viaje a Roma lleno de adrenalina estremecedora para pelear contra los asesinos más peligrosos. Su objetivo es claro: asesinar a los asesinos.

John Wick: Pacto de sangre es un exponente del cine de acción actual: para sí quisieran otras sagas mucho más costosas contar con la imaginación, el buen hacer, el ritmo y la contundencia de esta película, que, eso sí, ha duplicado su presupuesto en este segundo episodio.

El regreso de Keanu

Y uno de los aspectos más positivos es que ha recuperado para el cine de acción a Keanu Reeves (el conocido Neo de la trilogía Matrix), que parece haber reencontrado la senda del cine que le encumbró. Hace cuatro años estrenó dos filmes de acción: La leyenda del samurái (47 Ronin) y El poder del Tai Chi. Atrás queda Constantine (en 2005) y la trilogía Matrix (entre 2001 y 2003).

Pero para que Reeves se luzca, el guionista Derek Kolstad ha sabido expandir su universo de mafiosos, asesinos a sueldo con férreo código de honor y ajustes de cuentas ampliando de forma muy eficiente y entretenida las fronteras de nuestro John Wick. ¿Y qué mejor manera de hacer frente a los asesinos que meterse en el corazón de Italia (Roma) rodeado por la mafia?

John Wick es un asesino sí, pero bajo unas estrictas reglas de honor. No mata a cualquiera. Lo hace bajo un código inquebrantable para él. Sólo en contadas ocasiones hace excepciones. Y matar a quienes quisieron matarle es una buena premisa para saltarse esa regla.

Por suerte, para esta nueva entrega, los productores de John Wick han sabido tomar nota de los puntos débiles de aquella primera película que sirvió para presentar al personaje. Si entonces la acción tardaba en llegar, en Pacto de sangre la secuencia de apertura es de las que te dejan agarrado a la butaca.

Otro aspecto a agradecer es la elección de casting, medido a la perfección para cortejar a los amantes del género: tenemos cameos muy interesantes que dan a dar mucho que comentar, como el de Franco Nero y algún que otro sorprendente. También veremos a Laurence Fishburne en un personaje inolvidable que puede dar mucho más de sí en futuras entregas de la saga.

Los fans de John Wick no van a quedar empachados sino hambrienta de más.

Temas

  • NALTROS

Lea También