Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los hoteles de Tarragona estudian dejar de ofrecer plazas para el Imserso porque no lo ven rentable

Esperan que los usuarios puedan asumir un incremento del precio, llegando a los 23 euros por día, ya que afirman que la calidad del servicio "no tiene nada que ver" con lo que ofrecían hace una década

Javier Díaz Plaza

Whatsapp
Viaje de personas de la tercera edad (Imserso) visitando Tarragona. FOTO:TXEMA MORERA

Viaje de personas de la tercera edad (Imserso) visitando Tarragona. FOTO:TXEMA MORERA

Los hoteleros de la Costa Daurada y Terres de l’Ebre se están planteado dejar de acoger turistas del Imserso por las «pérdidas económicas» que les genera. Este programa, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad,  trae anualmente, en otoño, a unos 8.000 visitantes que se alojan en establecimientos de Salou, Cambrils, Coma-ruga, Sant Carles de la Ràpita y Vila-seca. Llegan en dos fases: de principios de octubre a finales de noviembre y de febrero a finales de mayo.
«El motivo es económico. Después de tres años de precios congelados no hay previsión de mejoras en la retribución de las estancias hoteleras, así que hace tiempo que trabajamos con pérdidas», afirma David Batalla, presidente de la Federació d’Empresaris d’Hostaleria i Turisme de la provincia de Tarragona (FEHT).
La FEHT lamenta que el Gobierno ha planteado una prórroga que no comporta ninguna mejora en los precios que perciben los hoteleros y, por tanto, «se enfrentan a un cuarto año de congelación en un escenario de subida general de los costes».
Xavier Roig, presidente de la Associació Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda asegura que «nos pagan 21 euros por persona y día en régimen de pensión completa, incluyendo agua y vino, en una habitación doble con impuestos  incluidos».
Los hoteleros consideran que estas tarifas son exiguas y, por ello, están valorando no firmar contratos con el Imserso de cara a la próxima temporada. «El objetivo de participar en este programa es mantener la planta hotelera con todo lo que eso comporta, como puestos de trabajo estables, pero ahora mismo no es rentable», dice Roig. Y añade que, salir de el Imserso, «afectará, lamentablemente, a las más de 500 personas que trabajan de forma directa en los hoteles que habitualmente colaboran con ese programa».
Los empresarios del sector esperan que los usuarios asuman un pequeño incremento de precio,  para llegar a 23 euros por día, «teniendo en cuenta que la calidad del servicio que actualmente se ofrece no tiene nada que ver con el programa de hace una década».
No obstante, Batalla apunta que es responsabilidad de la administración buscar soluciones a este problema que «ella misma han creado por unas condiciones inadecuadas a la realidad actual del sector turístico. Hemos hecho muchas inversiones para mejorar la calidad de la planta hotelera para que nuestros visitantes tengan todos los servicio que necesita. Y ahora mismo la situación es insostenible con estas condiciones».

Los hoteleros de la Costa Daurada y Terres de l’Ebre se están planteado dejar de acoger turistas del Imserso por las «pérdidas económicas» que les genera. Este programa, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad,  trae anualmente, en otoño, a unos 8.000 visitantes que se alojan en establecimientos de Salou, Cambrils, Coma-ruga, Sant Carles de la Ràpita y Vila-seca. Llegan en dos fases: de principios de octubre a finales de noviembre y de febrero a finales de mayo.

«El motivo es económico. Después de tres años de precios congelados no hay previsión de mejoras en la retribución de las estancias hoteleras, así que hace tiempo que trabajamos con pérdidas», afirma David Batalla, presidente de la Federació d’Empresaris d’Hostaleria i Turisme de la provincia de Tarragona (FEHT).

La FEHT lamenta que el Gobierno ha planteado una prórroga que no comporta ninguna mejora en los precios que perciben los hoteleros y, por tanto, «se enfrentan a un cuarto año de congelación en un escenario de subida general de los costes».

Xavier Roig, presidente de la Associació Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda asegura que «nos pagan 21 euros por persona y día en régimen de pensión completa, incluyendo agua y vino, en una habitación doble con impuestos  incluidos».

Los hoteleros consideran que estas tarifas son exiguas y, por ello, están valorando no firmar contratos con el Imserso de cara a la próxima temporada. «El objetivo de participar en este programa es mantener la planta hotelera con todo lo que eso comporta, como puestos de trabajo estables, pero ahora mismo no es rentable», dice Roig. Y añade que, salir de el Imserso, «afectará, lamentablemente, a las más de 500 personas que trabajan de forma directa en los hoteles que habitualmente colaboran con ese programa».

Los empresarios del sector esperan que los usuarios asuman un pequeño incremento de precio,  para llegar a 23 euros por día, «teniendo en cuenta que la calidad del servicio que actualmente se ofrece no tiene nada que ver con el programa de hace una década».

No obstante, Batalla apunta que es responsabilidad de la administración buscar soluciones a este problema que «ella misma han creado por unas condiciones inadecuadas a la realidad actual del sector turístico. Hemos hecho muchas inversiones para mejorar la calidad de la planta hotelera para que nuestros visitantes tengan todos los servicio que necesita. Y ahora mismo la situación es insostenible con estas condiciones».

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También