Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Los juegos clásicos nunca son olvidados por los verdaderos "gamers"

Redacció

Whatsapp
Los juegos clásicos nunca son olvidados por los verdaderos

Los juegos clásicos nunca son olvidados por los verdaderos "gamers"

Cuando nacemos, nos surge la necesidad de cumplir con el ciclo de vida que nos corresponde. Para ello, no solo debemos alimentarnos o descansar convenientemente, también relacionarnos con otras personas a cada momento de nuestras vidas, o reproducirnos. Tal vez las anteriores sean consideradas como las más trascendentes de entre las acciones en las que puede incurrir un ser humano a lo largo de su estancia en el mundo.  

Sin embargo, y como bien sabrán, desde una edad bastante temprana nos surge esa necesidad de pasarlo bien y divertirnos, compaginando estos momentos no tan alegres de nuestras vidas con otros en los que nos dediquemos exclusivamente al ocio y tiempo libre. Y aquí aparecen todo tipo de juegos. Algunos  juegos clásicos , llevan acompañándonos varias generaciones y no pasan de moda, como el mahjong. Incluso, ahora se puede jugar al clásico y a otros juegos online de mahjong de manera rápida y sencilla desde cualquier dispositivo.

Ni que decir tiene, que, salvo contadas excepciones, con el paso de los años estas necesidades de divertirse a cada momento se van aminorando, siendo la niñez la etapa (con diferencia además) en la que más nos sentimos en la “obligación” de distraernos jugando.  No se trata de un factor exclusivo y únicamente aplicable al ser humano. Por el contrario, es un rasgo común para una infinidad de especies de seres vivos, pertenecientes a las más distintas morfologías, características y familias del reino animal. Con los años, este “ansia” por disfrutar cada segundo va reduciéndose, tanto por cuestiones propias del ser humano, como por la menor tenencia de tiempo que ocupar a tal fin.

No obstante, dice el dicho, y quizás no sin razón, que “querer es poder”. 

A lo largo de nuestras vidas, aquellos de una edad ya considerable hemos sido testigos de excepción de cómo ciertas costumbres han ido cambiando. 

El jugar en la calle se ha sustituido radicalmente en muchas casas con niños por ofrecer a éstos un divertimento de tipo virtual, al principio con los juegos clásicos de siempre, y actualmente a través de Internet. 

No vamos a ser nosotros quienes valoren los pros y contras de jugar de una u otra forma. Cada caso es específico, y cada familia deberá valorar convenientemente qué modalidad de diversión se ajusta más a las necesidades de su retoño. 

Sí que es verdad que los más mayores añoran el ver a los niños jugar a cada momento en la calle, y que se trata de un bonito recuerdo cada vez menos habitual en nuestros parques, plazas y jardines, pero a poca gente escapa ya la tremenda incidencia de Internet sobre la vida de muchísimas personas en todo el mundo. 

Los videojuegos siempre continúan evolucionando, y sería de necios negar que los que van saliendo en la actualidad cada vez son más brillantes en el terreno gráfico y en ciertos detalles. Del mismo modo, tampoco puede negarse el atractivo de otros juegos clásicos, jugados toda la vida, que han dado el salto a estas plataformas digitales: Super Mario Bros, Donkey Kong, Pacman, Sonic, Minecraft, y un largo etcétera.  

Algunos como los propios Sonic de la antigua Mega Drive o Super Mario de la Super Nintendo (otras consolas), adaptados a los tiempos actuales para jugar online. 

Otros, como es el caso del Metal Slug o el Bomberbam, han dado el salto a partir de las viejas máquinas de las salas recreativas. 

El elenco de juegos clásicos que han evolucionado es grande, e incluye del mismo modo distintos juegos de mesa míticos con los que jugar online en tiempo real contra otros jugadores, como por ejemplo el Parchís. 

No podemos olvidar que está de moda esta adaptación de juegos clásicos a nuestros tiempos. Véase, por ejemplo, el tremendo éxito que han cosechado el Mario o Pokemon Go recientemente al integrarse en este “nuevo” mercado. 

Los videojuegos clásicos nunca son abandonados por los jugadores (gamers) más románticos, que aprovechan cada ocasión para volver a recordar esas eternas tardes de diversión continuada de la mano de estos clásicos que, aunque a veces pasen por horas más bajas, siempre acaban regresando a nuestras vidas… 

Temas

  • TECNOLOGÍA

Lea También