Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los monasterios de la Ruta del Cister

La Ruta del Cister es un recorrido que conecta tres comarcas próximas. Su punto de unión es la existencia de un monasterio cisterciense en cada una de ellas
Whatsapp
Vista del castillo de Santa Perpètua de Gaià. Foto:  ROC BALDRIC

Vista del castillo de Santa Perpètua de Gaià. Foto: ROC BALDRIC

La Ruta del Cister identifica el territorio formado por las comarcas del Alt Camp, la Conca de Barberà y el Urgell, y sus 65 municipios. La característica común que une a estas tres regiones es que cada una de ella tiene un monasterio cisterciense: Santes Creus, Poblet y Vallbona de les Monges. A partir del nexo de estos tres monasterios, los visitantes pueden descubrir un territorio con actividades diversas como la cata de vinos, la artesanía propia, la visita a museos o el descubrimiento de los secretos de sus bodegas.

La denominación de Ruta del Cister se creó en 1989 con el objetivo de potenciar el turismo en estas tres comarcas y de dar a conocer todas las diferentes acciones lúdicas que se puedan hacer en estas. Aunque, obviamente, lo más visitado son los tres monasterios, que recibieron más de 170.000 visitantes el año pasado. El monasterio que más visitantes recibe, un aspecto condicionado por ser Patrimonio de la Humanidad, es el de Poblet.

 

REIAL MONESTIR DE SANTA MARIA DE POBLET

Este monasterio es el más grande de la Ruta del Cister y, de los dos masculinos del recorrido, es el único que conserva actualmente la comunidad de monjes. Es el conjunto cisterciense habitado más grande de Europa.

Destaca por su magnífica iglesia y por conservar casi todas las edificaciones que se construyeron a raíz de las necesidades de la comunidad de monjes que lo habitaba.

Además, en 1991 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

 

REIAL MONESTIR DE SANTES CREUS

De la Ruta del Cister, es el único monasterio en el que actualmente no existe vida monástica. Este aspecto permite que el visitante puede adentrarse por todos y cada uno de los rincones de este cenobio.

El monasterio de Santes Creus fue fundado en 1168 y, gracias a la protección de nobles y reyes, se convirtió en centro espiritual y de colonización del territorio. Su vida monástica se mantuvo ininterrumpidamente desde su construcción hasta 1835.

 

REIAL MONESTIR DE SANTA MARIA DE VALLBONA

Considerado el monasterio femenino más importante de Catalunya y el único femenino que forma parte de la Ruta del Cister, el Reial Monestir de Santa Maria de Vallbona ha conservado ininterrumpidamente la comunidad durante más de 850 años, excepto durante los períodos de guerra.

Una de las características del monasterio es que fue catalogado como Monumento Histórico Artístico en 1931. Además, los visitantes se pueden alojar en él, si así lo desean porque tiene habilitadas una serie de habitaciones para los turistas.

 

ENTORNO DE LOS MONASTERIOS

La Ruta del Cister no son solo los tres monasterios, sino también todo el entorno en el que están ubicados estos cenobios. Todo el patrimonio cultural, histórico y gastronómico de este recorrido es de un gran valor.

Empezando por la cocina tradicional, esta utiliza exclusivamente ingredientes naturales propios de cada temporada. En este aspecto hay que destacar las seis Denominaciones de Origen cuyas bodegas elaboran los mejores tipos de vino de toda Catalunya.

No solo la gastronomía es importante, sino también los diferentes museos, ya que estos nos permiten meternos más en profundidad en la historia de las tres comarcas que visitamos. En relación con este aspecto histórico tenemos la artesanía tradicional, que aún se realiza con materiales como la cerámica, el alabastro, el hierro y el vidrio.

Además, la Ruta del Cister presenta una gran diversidad de paisajes con pequeños espacios protegidos. También ofrece actividades de naturaleza y sendas señalizadas en cada comarca. Existe un sendero –GR 175– que es el único que enlaza los tres monasterios.

 

ENTRADA Y HORARIO

Existe una entrada conjunta para los tres monasterios –válida para un único visitante y una sola visita- y junto con esta entrada, se da un carnet cultural a la Ruta del Cister. El precio de venta es de 12 euros e incluye la entrada al Reial Monestir de Santa Maria de Poblet, el acceso y el audiovisual del Reial Monestir de Santes Creus, y la entrada y la visita guiada al Reial Monestir de Santa Maria de Vallbona.

La entrada se puede adquirir en cualquiera de los tres monasterios, en el espacio Patrimonio de la Generalitat de Catalunya –Palau Mola en Barcelona- y en línea en la web de la Ruta del Cister www.larutadelcister.info.

Los tres monasterios tienen su propio horario. El Reial Monestir de Santa Maria de Poblet abre de lunes a sábados de 10 a 12:30 h. y de 15 a 17:55 horas; los domingos o festivos de 10:30 a 12:25 h. y de 15 a 17:25 horas.

Por su parte, el Reial Monestir de Santes Creus inicia su jornada los martes a las 10 y la acaba a las 18:30, así todos los días de martes a domingo, incluidos los festivos.

Por último, el Reial Monestir de Santa Maria de Vallbona tiene sus puertas abiertas a los visitantes de martes a sábado de 10:30 a 13:30 h. y de 16:30 a 18:30 horas; mientras que los dos domingos abre de 12 a 13:30 h. y de 16:30 a 18:30 horas.

Como hemos podido observar, la Ruta del Cister es una denominació para concentrar las diferentes actividades que se realizan en las comarcas del Alt Camp, la Conca de Barberà y el Urgell, que cuentan con un total de 65 municipios.

Con este recorrido se busca que el visitante descubra un territorio rico en cultura, en patrimonio y en naturaleza, entre otras cosas.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También