Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los ojos de la discapacidad

La exposición 'Espais desconeguts', que puede visitarse en el Pati Jaume I, muestra imágenes de rincones a los que no se puede llegar en silla de ruedas
Whatsapp
Adrià y David Borràs, los impulsores de la exposición, que puede visitarse hasta el lunes. Foto: Lluís Milián

Adrià y David Borràs, los impulsores de la exposición, que puede visitarse hasta el lunes. Foto: Lluís Milián

Una silla de ruedas es el hilo conductor de la exposición Espais desconeguts, instalada en el Pati Jaume I del Ayuntamiento de Tarragona. Adrià Borràs, el autor de las imágenes, inmortalizó algunos de los lugares más comunes de la ciudad para acercarlos al colectivo de la discapacidad, ya que por razones propias de la naturaleza o bien por las barreras arquitectónicas, este colectivo no tiene acceso a ellos. Así, pues, la exposición tiene dos vertientes: la artística y la reivindicativa. La exposición se inauguró el 3 de diciembre y estará abierta hasta este lunes, día 15, y forma parte del Festival Eclèctic.

La iniciativa de este proyecto tiene nombres y apellidos: David Borràs y Adrià Borràs, y son hermanos. David es monitor del taller educacional Gresol, de la Muntanyeta. Lleva años vinculado al mundo de la discapacidad. Durante una excursión a la Fageda d’en Jordà (Olot) se dio cuenta de las dificultades del colectivo. «Tuve la necesidad de mostrar el día a día de un discapacitado», explica. Por eso llamó a su hermano Adrià, fotógrafo de profesión. Volvieron al lugar de origen de la idea, y empezaron el proyecto. «Enseguida entendí lo que mi hermano quería transmitir», asegura Adrià Borràs.

«Es un regalo para todas aquellas personas que no pueden acceder a estos sitios», comenta David refiriéndose a la exposición. El Anfiteatro, el Teatre Tarragona, el Forum Provincial, las vías del tren, entre otros, son algunos de los lugares imposibles para el colectivo de la discapacidad. «Queremos denunciar y criticar la inaccesibilidad», explican los hermanos Borràs. Algunas imágenes muestran barreras insalvables, como las 200 escaleras del campanario de la Catedral, aunque se enseñan otras muchas. La exposición critica a las instituciones públicas y privadas, y reivindica medios para saciar las necesidades de todos los ciudadanos, para que el Patrimonio de la Humanidad sea para toda la humanidad, sin excepciones.

La Associació Provincial de Paràlisi Cerebral de Tarragona (APPC) está detrás de este proyecto. Por esta razón, las fotografías están a la venta, y todos los beneficios van destinados a la APPC.

Temas

  • CULTURA

Comentarios

Lea También