Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mamá, quiero ser Indiana Jones

El Museu Arqueològic de Tarragona realiza un taller para que los más pequeños se conviertan en auténticos aventureros

Laura Rovira

Whatsapp
Los niños que participaron en el taller trabajando con las piezas arqueológicas que han encontrado excavando con la ayuda de sus monitores. Foto: LUÍS MILIÁN

Los niños que participaron en el taller trabajando con las piezas arqueológicas que han encontrado excavando con la ayuda de sus monitores. Foto: LUÍS MILIÁN

Son las 10.30 horas de la mañana y la entrada del Museu Arqueològic de Tarragona está llena de niños inquietos con muchas ganas de empezar la actividad para vivir una aventura basada en el conocimiento. 

El taller Fes d’arqueòleg! es una de las actividades que el museo tiene programada para la temporada de verano y está dirigida a los más pequeños. En este taller podemos encontrar un proceso de aprendizaje basado en la conexión con la riqueza de una cultura muy presente en la ciudad a través de la diversión.
Antes de empezar nos encontramos con Caral y Joan, dos hermanos de siete y doce años respectivamente, que nos cuentan con una sonrisa que tienen muchas ganas de hacer este taller y están seguros que la diversión estará garantizada. Junto a ellos, seis niños y niñas más se levantan entusiasmados al ver llegar a Josep Francesc, monitor responsable de la actividad. 

Los niños excavando con palas y recogedores para encontrar restos arqueológicos. Foto: Lluís Milián

¿Qué es la arqueología?

Con esta pregunta empieza la primera parte de esta actividad con la introducción teórica del monitor para adentrar al grupo en los conocimientos básicos del oficio. Sentados en una mesa, dieciséis piernas bailan al mismo compás, el de expectación y nerviosismo. Durante toda la explicación, los niños permanecen muy atentos sin quitar la vista del monitor.

En esta primera parte del taller, se explica con la ayuda de múltiples objetos como platos o vasos de una época concreta, la evolución de las diferentes etapas de la historia y las características principales de sus culturas.  A continuación el monitor reparte unos lápices y cuadernos dónde los niños realizan diferentes actividades. Del ritmo de unas piernas inquietas a la percusión de unos lápices con muchas ganas de aprender. 

El monitor mostrando a los niños piezas históricas. Foto: Lluís Milián

«Ya comenzáis a ser arqueólogos…», con esta frase, el monitor refuerza el ánimo y atención de los pequeños que empiezan a resolver el primer ejercicio del cuaderno. Una actividad didáctica y divertida se convierte en un fantástico pasatiempo para unas vacaciones y ofrece una alternativa educativa al ordenador o la televisión. El museo arqueológico de Tarragona se convierte por unas horas en un lugar rodeado de cultura que transmite conocimientos disfrazados con diversión.

Pasamos a la acción

Después de una primera parte más explicativa, es el turno del momento más esperado por los niños: ¡A excavar!

«Siempre es la parte más divertida y la que más les gusta, es una actividad muy dinámica necesaria para romper con la monotonía de la teoría», explica el monitor. Con esta reactivación de energía, los niños se levantan impacientes y expectantes para saber qué tienen que hacer. Encontramos tres cajas llenas de tierra y con restos arqueológicos ocultos que los niños tienen que encontrar mediante palas y recogedores.

Se intenta fomentar el trabajo en equipo y el compañerismo

«Sois un equipo, los arqueólogos no trabajan solos», con esta frase el monitor da inicio a la pequeña excavación. Además de un aprendizaje cultural y unas horas de diversión, con este taller también se fomenta el trabajo en equipo y el compañerismo. A medida que van encontrando diferentes piezas arqueológicas, la emoción de los pequeños va en aumento.  La actividad finaliza con un pequeño recorrido por el museo dónde deben poner en práctica los conocimientos aprendidos. Ester Ramón, técnica en el museo y  encargada de la programación de este tipo de actividades explica que el objetivo de estos talleres es dar a conocer la arqueología a un público infantil y  familiar.  Es una propuesta más del  museo destinada a los más pequeños para acercar a los niños a una cultura muy arraigada a la ciudad y vivir por unas horas como verdaderos Indiana  Jones.

Temas

Comentarios

Lea También