Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Manel Camp (pianista): 'Vivimos una época de conciencia musical'

El músico ofrece los últimos detalles del concierte de cierre en el marco del XVIII Festival Internacional de Prades que se realizará este viernes 28 de julio

Cristina Valls

Whatsapp
Manel Camp participará con su cuarteto de jazz en el concierto de recital. Foto: José Luís Luna.

Manel Camp participará con su cuarteto de jazz en el concierto de recital. Foto: José Luís Luna.

En el marco de la celebración del XVIII Festival Internacional de Música de Prades, uno de los músicos participantes, Manel Camp, explica en qué consistirá el concierto de cierre. La actuación de jazz ‘Art’ se realizará este viernes, día 28 de julio, a partir de las 22 horas en la Iglésia de Prades e irá a cargo de Manel Camp Quartet y Joan Crosas.

 - ¿En qué consistirá el concierto de jazz que realizará Manel Camp Quartet y Joan Crosas este viernes?
- Se trata del último concierto que hemos preparado con el cuarteto de jazz y Joan Crosas. Es un trabajo basado y dedicado a Ramon Llull. Lo estrenamos en el marco del Any Llull el año pasado. Nuestro proyecto figuraba entre los muchos actos que se realizaron. De hecho, hay un disco registrado y lo que ofreceremos este viernes es una versión para concierto. El espectáculo se llama ‘Art’ y Joan Crosas recitará textos de la vida coetánea de Llull e interpretará un poco el personaje. 

- ¿Será variado en disciplinas, entonces?
- Sí, combinaremos la música y la palabra. Queríamos mezclar diferentes disciplinas escénicas. Entre los componentes que participarán en la función está Xavier Figuerola como saxofonista. Él es profesor de la Escola Superior de Catalunya y hemos hecho  muchas producciones juntos. También está Horacio Fumero, que toca el contrabajo. Es otro de los músicos habituales que colabora en el cuarteto. De hecho, se le puede considerar un personaje internacional, porque  estuvo cerca de 20 años con Tete Montoliu hasta que murió. Lluís Ribalta, el batería, es quien también lleva la producción de este tipo de eventos junto conmigo. Por último, Joan Crosas es una figura de lo más polifacética: canta, sabe recitar, actúa...

Queríamos mezclar diferentes disciplinas escénicas donde está el polifacético Joan Cros as, una persona que canta, sabe recitar y actúa.

 

- El número ‘Art’ es un proyecto consolidado...
- Claro. Estuvimos realizando el concierto de cierre en Mallorca el pasado noviembre. Muchas cosas se crearon exclusivamente para la ocasión, pero nosotros podemos decir que hemos conseguido mantener cierta continuidad.  Todo lo que se verá en la función, se trata de cosecha propia. A partir de los textos de la obra ‘Arts’ (Ars) de Ramon Llull empezamos a crear. Se trata de un producto inspirado en su obra, lo musicalizamos e hicimos que los instrumentos tuvieran también protagonismo.

- ¿El formato de concierto cambia la esencia primigenia de la función?
- Al contrario. Teníamos dos formatos cerrados. El año pasado ya hicimos muchas versiones concertadas. Lo que sí que tenemos que hacer siempre es adaptarnos al espacio en el que tocamos. Hay veces que son teatros, pero en el caso de la obra que se realizará en Prades, tendremos la iglesia para actuar. 

- No es la primera vez que tocan allí, ¿no?
- No. De hecho, hemos tocado allí unas 5 ó 6 veces. Sabemos cómo es la acústica y la tenemos presente para poder sacar todo el rendimiento posible para que la  función sea todo un éxito. 

- ¿Qué valoración tiene del XVIII Festival Internacional de Música y el respectivo curso de clarinete?
- Mantener en Catalunya, y de forma continua, un festival de música puro con grandes músicos formando jóvenes en materia de clarinete es todo un mérito. Ha de haber detrás todo un proyecto lleno de voluntad. Se tiene que felicitar al equipo humano que trabaja en atraer a grandes estrellas de la música para poder ofrecer una salida más provechosa a jóvenes clarinetistas o músicos de otros instrumentos. Es un acto que se realiza por y para gente que ama la música y, además en un lugar atractivo, como lo es Prades. 

- ¿Algún componente del cuarteto ha sido profesor?
- Sí que es cierto que los músicos hacen de profesores a parte de realizar un concierto, pero nosotros nunca hemos hecho una clase magistral en este festival. Nos dedicamos a una vertiente más jazzística y no tiene nada que ver con el estilo clásico que tiene el acto. Únicamente, actuamos. Y hay que destacar también los proyectos que realizan y presentan públicamente los mismos alumnos y la cantidad de familiares y conocidos que atraen.

Provengo de un entorno en el que la música lo es todo 

- Así se prepara a los profesionales...
- Vivimos una época en la que hay mucha conciencia musical, un hecho positivo. Además, la formación se trata y se gestiona como una materia indispensable en la educación de cada persona. Es bueno que se haya convertido en algo elemental porque esto ha provocado que hayan más actividades alternativas para poder vivir intensamente la música, como es el caso de las colonias musicales.

- En su caso, ¿por que decidió dedicarse a la música?
- Yo ya provenía de un entorno en el que la música lo era todo. Y es que mi padre era músico de orquesta, muy conocido  en la comarca del Bages además. Empecé a tocar muy joven en orquesta, y no tardé mucho en saber que quería dedicarme a ello. A los 14 años, ya mostraba inclinaciones indiscutibles. 

- Lo tuvo claro desde el principio...
- A los 20 años creé un grupo con mi compañero Santi que se llamaba Fusión. Eso nos abrió puertas a discográficas diferentes e incluso internacionales. Poco a poco, tuvimos el privilegio de trabajar con cantautores. Sin  darnos cuenta, iniciamos un camino de arreglos y dirección musical con muchos artistas, como Serrat en el 1992. Más tarde, sucumbí al jazz y fue cuando se originó el cuarteto en el que ahora trabajo.

Temas

Comentarios

Lea También