Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más agresividad, falta de atención y actitud desafiante en adolescentes

Uno de cada cinco niños mostrará síntomas de trastornos de comportamiento, según un estudio del Hospital Sant Joan de Déu

Agencias

Whatsapp
Tanto pediatras como profesores, familias y sanitarios han notado un repunte de los comportamientos conflictivos. Foto: lluís milián/DT

Tanto pediatras como profesores, familias y sanitarios han notado un repunte de los comportamientos conflictivos. Foto: lluís milián/DT

Cada vez son más los adolescentes que muestran problemas graves de conducta. Al menos, esa es la impresión de pediatras, profesores, familias y profesionales sanitarios. Según una encuesta elaborada por investigadores del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona a estos colectivos, en los últimos años se ha producido un repunte de los comportamientos conflictivos: déficit de atención, actitud negativa y desafiante, irritabilidad, agresividad y otros muchos. Pese a que muchos son parte del estereotipo de la etapa vital entre la infancia y la edad adulta, existen unos límites a partir de los que pueden empezar a considerarse patológicos, y convertirse en un reto para el aula, el hogar y el centro de salud.

«Todos los encuestados tienen la impresión de que ha aumentado la sintomatología de las conductas problemáticas entre adolescentes», afirma el psicólogo Josep Matalí, coordinador de la unidad de Conductas Adictivas del servicio de psiquiatría del Sant Joan de Déu y responsable del estudio.

Aunque el estudio no permite ahondar en los motivos de este aumento de la conflictividad en las conductas adolescentes, ni siquiera ponerle una magnitud concreta, Matalí apunta a varias causas: la crisis económica, los cambios sociales de los últimos años, y el auge del individualismo, entre otros. «Seguramente nos enfrentamos a un problema multicausal, y que además sabemos que ya se estaba dando antes de la crisis», señala el psicólogo y coordinador del trabajo. «La actual sociedad del bienestar hace que muchos jóvenes desarrollen una tolerancia muy pequeña a la frustración y una necesidad de recompensa inmediata», dice. El descenso de los recursos familiares disponibles durante los años de recesión, aventura, habrían acrecentado el problema.

Se estima que estos problemas de conducta afectarán a uno de cada cinco niños a lo largo de su infancia o su adolescencia.

De toda la panoplia de trastornos, los más destacados son el déficit de atención por hiperactividad (TDAH); el disocial, relacionado con comportamientos destructivos y transgresores de las normas; y el negativista desafiante, vinculado a actitudes hostiles y de desobediencia hacia la autoridad con frecuentes accesos de cólera y tendencia a molestar deliberadamente a los demás.

«Este tipo de problemas se ha convertido, según los psicólogos y los psiquiatras, en la principal causa de consulta sobre salud mental», afirma Matalí.

«Hay padres que no pasan nada de tiempo con sus hijos», indicó Jesús García, de la Sociedad Española de Pediatría Social. «Se van a trabajar cuando están dormidos y llegan por la noche cuando los niños ya están acostados. Por tanto, no hay nada de comunicación con ellos. Los niños y adolescentes necesitan que se les escuche, y hay padres que les oyen pero no les escuchan».

Desde el Hospital Sant Joan de Déu reclaman que, además de las familias, también se impliquen los profesores y los profesionales sanitarios tanto en la detección como en la toma de medidas. «Tenemos que hablar de un abordaje de suma de esfuerzos», afirmó Matalí.

Temas

  • SALUD

Comentarios

Lea También