Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Más cerca de la sustancia que regule el apetito

Una tesis de la Universitat Rovira i Virgili demuestra que los polifenoles pueden activar las neuronas que controlan la saciedad
Whatsapp
El estudio ahonda en las sustancias químicas que tienen que ver con el hambre. Foto: Pixabay

El estudio ahonda en las sustancias químicas que tienen que ver con el hambre. Foto: Pixabay

Un estudio demuestra la capacidad de los polifenoles (unas sustancias químicas presentes en frutas como la uva y la cereza) de activar las neuronas que controlan el apetito. Es el resultado de una tesis del Grupo de Investigación en Nutrigenòmica de la URV, que muestra como estos compuestos naturales son buenos candidatos para el diseño de nuevos alimentos funcionales capaces de combatir la obesidad.

Este trabajo muestra, por primera vez, de qué manera el consumo de diferentes familias de polifenoles, como son las proantocianidines y el resveratrol, mejoran el efecto de la hormona leptina en animales obesos a través de la activación de las neuronas POMC del hipotálamo.
Se ha demostrado que  la hormona leptina tiene un papel clave en la regulación de la sensación de hambre en el cerebro, principalmente en la región del hipotálamo. Cuándo hemos ingerido suficientes alimentos esta hormona, secretada por el tejido adiposo, inhibe la hambre.
Desafortunadamente, las personas obesas son insensibles a los efectos de la leptina a pesar de tener grandes cantidades circulantes en sangre. Las causas neurobiológicas de este trastorno son uno de los enigmas principales en el campo de la investigación en obesidad y, es por este motivo, que diferentes centros de investigación de todo el mundo actualmente trabajan en este campo.

Frutas y estaciones

Además, el trabajo también pone sobre la mesa de qué manera el consumo de frutas ricas en estos compuestos fenólicos, como son la uva y la cereza, también tienen la capacidad de modular la señalización de la leptina en estas neuronas y que esta modulación se puede dar de forma diferente en función de la estación del año en la cual se consumen estas frutas.

Maria Ibars Serra, investigadora del Grupo de Investigación en Nutrigenòmica del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la URV, defendió el pasado 8 de septiembre la tesis doctoral titulada «Polyphenol effects donde central leptin sensitivity in obesity» en la cual se presentaron estos resultados.

Colaboración californiana

La tesis ha sido supervisada por los profesores e investigadores  Cinta Bladé y Gerard Aragonès del Departament de Bioquímica i Biotecnologia de la URV.  Una parte de los resultados presentados en esta tesis han sido obtenidos en colaboración con Allison Xu, investigadora  de la UCSF School of Medicine de Universitat de California, San Francisco.

Temas

Comentarios

Lea También