Más de Naltros

Más de 240.000 firmas piden que las mascotas no se consideren 'cosas'

Solicitan que el código civil se adecúe a la normativa europea

Redacción

Whatsapp
Foto: Pere Ferré/DT

Foto: Pere Ferré/DT

El Observatorio de Justicia y Defensa Animal, a través de la plataforma Change.org, ha recogido cerca de 243.000 firmas para que los animales de compañía dejen de considerarse «cosas» en el Código Civil. Todas ellas fueron registradas ayer en el Congreso como aval de una propuesta de Ciudadanos en la que se insta al Gobierno a promover las reformas necesarias.

Se trata de una iniciativa registrada el pasado mes de octubre en la Cámara baja y que plantea crear una categoría especial en el Código Civil que permita ubicar a los animales de compañía fuera de la masa patrimonial, pues consideran que la legislación actual está «obsoleta». Según el representante del observatorio, Miguel Ángel Esteban, esta iniciativa comenzó en 2015 con el fin de que España se adecúe a la normativa europea que, desde 2009, reconoce a las mascotas como «seres sensibles». «En otros ámbitos de nuestro ordenamiento jurídico, en el penal y el administrativo, se ha seguido esta línea, pero en el civil aún debe ponerse en marcha», indicó. Desde Ciudadanos, el diputado Guillermo Díaz ha agradecido a Esteban el apoyo a esta reivindicación y ha insistido en la necesidad de cambiar el Código Civil en este sentido porque «la sociedad española está pidiendo el cambio de esta norma del siglo XIX». «Con este texto, un animal puede ser embargado», recordó Díaz. Esta también permite que los animales de compañía sean ejecutados por los acreedores; subastados para liquidar una comunidad de gananciales; o introducidos en lotes y sorteados en supuestos hereditarios.

La proposición no de ley registrada por la formación naranja en el Congreso, y que se llevará a debate el jueves en la Comisión de Justicia, es que las mascotas resulten inembargables, absolutamente indivisibles en situaciones de comunidad, e intransferibles en negocios onerosos. Ciudadanos apunta que «tratar a un perro o un gato como a un televisor no se corresponde con la realidad». «Está claro que cuando uno abre la puerta de su casa el televisor no viene a saludarle y nadie llora amargamente por la pérdida del frigorífico. Lo que es evidente es que estos objetos son muy distintos a un animal», concluyó.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También