Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más robusto y más audaz

El actual S-Cross ofrece espacio, utilidad y un estilo SUV. Atrae a consumidores que no están convencidos de los "hatchback" convencionales. Disponible a partir de los 16.935 euros.

Redacción

Whatsapp
Altas prestaciones en la conducción y eficiencia en el consumo.

Altas prestaciones en la conducción y eficiencia en el consumo.

El constructor japonés Suzuki pretende con su última novedad en el mercadlo estatal, el S-Cross aportar un plus a esos futuros clientes que no están convencidos de las cualidades de los «hatchback» y ofrecerles un nuevo espacio de funcionamiento, utilidad de uso y un estilo más actual encarado a los actuales SUV del mercado.

Para ello el S-Cross aporta dos nuevas motorizaciones en gasolina de 1 y 1.4 litros, que entregan una potencia de 111 y 140 caballos de potencia respectivamente.

Destaca también su nuevo sistema multimedia Apple CarPlay y Android Auto.

Llega con tres niveles de equipamiento: GL, GLE y GLX. La gama de colores se amplia con cuatro nuevos, como son el azul esfera, gris mineral, marrón canyon y rojo energetic. La garantía que da Suzuki para este modelo es de cinco años.

Las medidas del nuevo S-Cross son idénticas al modelo que precede (2014) en longitud con 4,300 metros, mientras que en amplitud, gana dos centímetros y ahora llega a los 1,785 metros, mientras que gana un centímetro en altura (ahora son 1,580 metros). Su batalla es de 2,600 metros.

El modelo base del nuevo Suzuki S-Cross, es el 1.0 DITCGL 2WD, que entrega una potencia de 111 caballos. Su velocidad máxima alcanza los 180 km/h. y pasa de 0 a 100 km/h. en 11,0 segundos.

En cuanto a consumos (pesa 1.165 kilos) los cifra el fabricante en 4,6 litros en ciclo extraurbano. El motor cumple la normativa Euro VI y sus emisiones de CO2 son de 113 gr/km.

El S-Cross gracia a su altura libre de 180 mm. nos permite entrar en el terreno «off-road», también es verdad sin grandes pretensiones, pero con una cierta alegría de poder decir que dejamos el asfalto duro y puro.

Su maletero con los asientos disponibles, es de 430 litros que se puede llegar a los 1.269 litros si abatimos los asientos posteriores.

La caja de cambios de cinco relaciones manual, es de tacto agradable y podemos lograr una buena marcha de ritmo si sabemos conjugar la misma. También existe la posibilidad de una caja manual de seis relaciones o una automática de seis marchas.

El comportamiento del nuevo S-Cross no dejará indiferente. En ciudad sus medidas hacen que se desenvuelta correctamente, en carretera y autopista, si apretamos el acelerador nos demuestra que sus caballos están ahí. El silencia en su interior en uno de los puntos fuertes del modelo japonés, que igualmente fuera carretera, consigue unos objetivos más que aceptables.

Su equipamiento de serie es más que óptimo: equipa un amplio nivel en cuanto a seguridad y conducción, al igual que elementos de confort, o sonido y multimedia.

En resumen, el Suzuki S-Cross es un vehículo con un precio acorde a lo que entrega y con unas cualidades más idóneas para un tipo de carrocería todo terreno que nos hará pasar momentos inolvidables con él.

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También