Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mazda presentará el nuevo Mazda CX-3 a principios de verano

El nuevo Mazda CX-3 está listo para entrar en el segmento SUV con su atractiva combinación de diseño KODO, tecnología SKYACTIV, conectividad a bordo de vanguardia y un concepto flexible orientado al conductor. Disponible con tracción delantera (FWD) o con el nuevo sistema de tracción total inteligente de Mazda (AWD), el nuevo modelo de Mazda está previsto que salga a la venta en Europa a principios del verano con un precio de partida de 20.345 euros
Whatsapp
Evolución del confort y la ergonomía.

Evolución del confort y la ergonomía.

A la hora de desarrollar su primer SUV pequeño, Mazda adoptó un planteamiento centrado en las personas. Mazda es un fabricante poco convencional y, en lugar de fijarse en lo que están haciendo sus competidores, siguió otra estrategia: en concreto, reflexionó sobre cómo debía ser el nuevo modelo para que sus usuarios (que serían personas jóvenes y creativas) estuvieran en la posición óptima en cada punto de contacto con el coche.

El resultado de esa reflexión ha sido un concepto de habitáculo denominado Heads Up Cockpit y una interfaz hombre-máquina con una ergonomía excepcional, a los que se suma un sistema de conectividad para smartphone seguro y fácil de usar, así como un amplísimo equipamiento de avanzadas tecnologías de seguridad activa. Por supuesto, con unas cadenas cinemáticas SKYACTIV potentes y eficientes, y con un comportamiento excepcional más propio de un turismo. Con absoluta libertad de elección: tracción delantera de bajo consumo (FWD) o cómoda tracción total inteligente (AWD); diésel o gasolina; transmisión automática o manual, etc. Todo ello hace del Mazda CX-3 una alternativa muy seria para necesidades de lo más variadas. En pocas palabras: un vehículo que conecta con sus propietarios y da alas a estilos de vida activos e independientes.

Sin límites

El equipo de diseño tampoco ha escatimado esfuerzos en el exterior KODO del Mazda CX-3. Mazda ha priorizado los atributos que una persona percibe cuando se sube al coche y empieza a conducirlo, seleccionando formas y funciones en consonancia. La propuesta es un diseño atrevido, que llama la atención dentro de su segmento y que está concebido para despertar un atractivo universal —en lugar de generar diversidad de opiniones—. Fiel al estilo de Mazda, el nuevo Mazda CX-3 tiene todo lo que hace falta para marcar una nueva referencia en su segmento.

Fresco, novedoso y vivo

El nuevo Mazda CX-3 es un modelo para una nueva era. Fiel a su original forma de pensar, Mazda buscaba en su primer SUV pequeño un estilo inconfundible, que destacase al instante entre la multitud.

Como es habitual en Mazda, las formas contemporáneas del Mazda CX-3 son una promesa de diversión, con elegancia, a la medida del estilo de vida activo y la actitud moderna e independiente de sus clientes. Aunque comparte muchas claves del diseño “KODO – Alma del movimiento” con otros modelos de Mazda, desde las líneas fluidas hasta el habitáculo compacto desplazado hacia atrás, su atrevido frontal, sus grandes ruedas, sus molduras laterales y la línea elevada de la cintura expresan de forma innegable su carácter de SUV aventurero.

De frente, su poderosa parrilla con siete lamas en tono plateado y las alas cromadas que se extienden hasta los grupos ópticos revelan con claridad la imagen de marca de Mazda. Los grupos ópticos, que recuerdan a los ojos de un felino, disponen de tecnología Full LED* que ilumina la parte de las alas de la parrilla delantera que penetra en los faros.

Grande, como la vida

Todos los modelos KODO se caracterizan por una presencia poderosa. Sin embargo, el Mazda CX-3 lleva este atributo un paso más allá con sus llamativas llantas de aluminio de 18 pulgadas. Sus cinco radios dobles, con efectos tridimensionales y acabado tipo corte de diamante, contrastan marcadamente con otras superficies de la rueda en color gris oscuro metalizado.

En la parte trasera, el diseño limpio de los grupos ópticos, con un entrante para la placa de matrícula, acentúa el voladizo trasero corto del CX-3. Al mismo tiempo, oculta la cámara trasera de ayuda al aparcamiento*. Los intermitentes se prolongan desde los laterales del coche hasta el portón trasero. Complementan perfectamente los grupos ópticos traseros y crean una imagen de marca única, con una línea superior esbelta y una luz de freno con forma tridimensional. Estos detalles ponen aún más de relieve la durabilidad de la sección trasera deportiva de este SUV. Tampoco falta una doble salida de escape muy llamativa.

Una gama exclusiva de colores de carrocería

El Mazda CX-3 se encuentra disponible en nueve colores de carrocería, entre ellos el novedoso Ceramic Metallic. Este tono tiene una textura absolutamente nueva que cambia con la luz: más fresco en condiciones normales y con un efecto brillante y futurista cuando recibe luz intensa. Los demás colores de carrocería son el Soul Red Metallic, Arctic White, Jet Black, Deep Crystal Blue, Meteor Grey, Titanium Flash, Dynamic Blue y Crystal White Pearl.

Evolución del confort y la ergonomía

El concepto de movilidad sin limitaciones también se ha aplicado al interior del nuevo Mazda CX-3. Lo tiene todo, desde un campo de visión excepcional hasta una organización del espacio que mejora cualquier experiencia. Es un SUV pequeño que sorprende agradablemente por su nivel de sofisticación, confort y buen gusto.

Como todos los nuevos modelos de la nueva generación, el Mazda CX-3 está articulado en torno al conductor y a la conducción. El volante y el asiento del conductor ofrecen unas posibilidades de ajuste entre lo mejor de su segmento, de forma que la experiencia de conducción pueda ser un placer para personas de cualquier estatura. El asiento ofrece 260 mm de ajuste longitudinal y 40 mm en altura. El volante posee una regulación en altura de 45 mm y de 50 mm en profundidad. En combinación con los pedales, situados simétricamente, con la ubicación óptima de los relojes y controles, y con un generoso espacio para los hombros y las piernas, contribuye a prevenir la fatiga en los viajes largos.

La línea visual es elevada, como corresponde a un SUV, y proporciona al conductor una visión excelente de la carretera. Es más, puede ver incluso un 20% de la parte superior de un objeto de un metro de altura que esté situado justo delante del vehículo. La organización del espacio y la gran superficie acristalada contribuyen a ofrecer una excelente visión trasera, incluso en diagonal, lo que resulta muy útil en los cambios de carril o en las maniobras marcha atrás en los aparcamientos.

Destacando su potencial

El diseño del interior refleja de múltiples formas la sensación de libertad que transmite el estilo del Mazda CX-3. La moldura decorativa del lado del acompañante, por ejemplo, acentúa la anchura del salpicadero y, por extensión, la sólida presencia del vehículo. Otros detalles transmiten una sutil calidad artesanal en los acabados. Por ejemplo, las tres salidas de aire redondas, que tienen su contrapunto en una cuarta salida, horizontal y discretamente integrada en el salpicadero. O la visera del cuadro de instrumentos, acabada en un material con textura de piel* y rematada con costuras.

Acabados interiores: libertad de elección

El interior de la versión más equipada ofrece una tapicería de cuero blanco y ante Lux Suede® en color negro, combinada con detalles en rojo oscuro y llamativas molduras en aluminio pulido. Como alternativa, se ofrece una elegante tapicería mixta de semipiel negra y tela en color gris oscuro, con los mismos detalles en rojo oscuro que el anterior acabado y moldura decorativa acolchada en negro con costuras rojas. Por último, dos combinaciones de tapicería de tela con detalles plateados, embellecedores de las salidas de aire en rojo oscuro y panel acolchado en negro con costuras plateadas.

Un espacio de carga orientado al mercado

El maletero de 350 litros del Mazda CX-3 crece hasta los 1.260 litros cuando se abaten los asientos traseros 60/40. Una de sus grandes bazas es la flexibilidad, a la que contribuye una bandeja de carga móvil****, que puede colocarse a dos alturas distintas en función de las necesidades. En su posición más alta, se crea una superficie de carga plana con los asientos traseros abatidos, con espacio suficiente para transportar objetos tales como una mesa plegable o material deportivo, como un monopatín o equipación de tenis. En su posición más baja se crea espacio para dos maletas de 67 cm, con los asientos traseros utilizables. En cualquiera de las configuraciones, la amplia apertura del portón trasero y la baja altura del umbral facilitan las operaciones de carga y descarga.

 

 

 

 

 

Temas

  • MOTOR

Comentarios

Lea También