Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Monestir de Santes Creus

Descubre el Monumento Nacional del Alt Camp

Redacció

Whatsapp
fotos: Pere Ferré

fotos: Pere Ferré

Fotos: Pere Ferré

Fotos: Pere Ferré

Fotos: Pere Ferré

Fotos: Pere Ferré

Fotos: Pere Ferré

Fotos: Pere Ferré

Fotos: Pere Ferré

Fotos: Pere Ferré

¡Vota por tu lugar favorito del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre de nuestro Top 60!

En la comarca del Alt Camp encontramos un  pequeño pueblo formado alrededor del recinto de un monasterio, a lo largo de la ribera izquierda del rio Gaià. Al cruzar el Gaià, por un puente de piedra construido en 1549 por el abat Valls, encontramos la cruz de término, de estilo gótico. Cada pequeño detalle de este pueblo nos remonta a siglos pasados. Nos encontramos en el monasterio de Santes Creus, declarado Monumento Nacional por Real Orden de 13 de julio de 1921. 

Este monasterio nació en 1160. Los monjes encontraron que Santes Creus, situado a orillas del río Gaià, era un lugar ideal para edificar un monasterio. Hasta 1835 fue el centro de una de las señorías monásticas más extensas e influyentes de la Corona de Aragón. El mayor esplendor de este lugar simbólico comprende los siglos XIII y XIV, gracias a la nobleza. Protectores y mecenas, como los reyes Pere el Gran y Jaume II el Justo y su mujer Blanca de Anjou, escogieron este monasterio como panteón. Sus monumentos funerarios son los únicos que nos han llegado intactos de reyes de la Corona de Aragón. 
Como dato curioso, es el único monasterio en el que no existe vida monástica en la Ruta del Cister, marca turística que se creó para dinamizar turística y culturalmente las comarcas del Alt Camp, Conca de Barberà y el Urgell. 
Mientras nos dirigimos a la puerta del monasterio, cruzamos el Portal de la Assumpta y accedemos a una plaza, la de Sant Bernat Calbó. Esta plaza servía como media clausura del monasterio. En su centro encontramos una fuente dedicada al abad Sant Bernat Calvó, de aquí su nombre. 
Este monasterio se caracteriza por su modelo de trazado San Bernardo. Organiza los espacios en función de las necesidades de la comunidad. En el claustro del siglo XIV podemos observar un estilo gótico, el primero de la Corona de Aragón. 
El monasterio presenta la organización siguiente: una iglesia, un claustro y sus dependencias. Precisamente la fachada de la iglesia, iniciada en el siglo XII,  se encuentra en la plaza Sant Bernat. La iglesia se encuentra comunicada con el claustro mediante dos puertas. El claustro gótico se empezó en el año 1313 bajo el mando del rey Jaume II. Fue una construcción complicada ya que desde allí se debía acceder a las dependencias básicas. Otras estancias que se pueden observar en el monasterio y que lo llena de enigma y encanto son el dormitorio, la biblioteca, el refectorio, el palacio real, el scriptorium, la cárcel y el cementerio.
Durante este mes de julio, Santes Creus nos ofrece determinadas actividades para conocer los rincones más intrépidos de la zona.  Para hacernos una aproximación de lo que era la vida entre los personajes de diferente estamento que vivía en el monasterio, podemos asistir los domingos a un recorrido por el monasterio y su entorno mientras un guía usa como hilo conductor leyendas medievales de la misma localidad.
Taller de teatro
Los amantes del teatro tienen la posibilidad de realizar el taller L’alfabet de les ombres con la compañía Teatro Gioco Vita de Piacenza (Italia). Este taller se producirá dentro del Real Monasterio de Santes Creus y propone una ruta para descubrir el teatro contemporáneo de las sombras, un lenguaje relacionado con la expresión y la comunicación. También existen actividades destinadas a un ámbito más familiar. El último sábado de cada mes se realiza el taller Mr. Stone i el misteri de les tombes de Santes Creus. Se trata de descubrir todos los secretos del monasterio a través de las pistas que nos ha dejado escrito el personaje Mr. Stone en su cuaderno. Otra actividad dirigida a padres e hijos se titula Els capitells del claustre de Santes Creus: Contes i llegendes. A través de la observación de los elementos artísticos de los capiteles del claustro podrán conocer los cuentos que se esconden. Los niños, con la ayuda de sus padres, tendrán que realizar diferentes  pruebas para entender la riqueza de la escultura que observan. 
Además de estas actividades, también existe la posibilidad de concertar una visita guiada para poder conocer con detalle el monasterio y sus distintos espacios. Este recorrido tiene una duración aproximada de una hora y permite conocer sus  espacios desde distintos puntos de vista, ya sea el arquitectónico, el artístico o el funcional.

En la comarca del Alt Camp encontramos un pequeño pueblo formado alrededor del recinto de un monasterio, a lo largo de la ribera izquierda del rio Gaià. Al cruzar el Gaià, por un puente de piedra construido en 1549 por el abat Valls, encontramos la cruz de término, de estilo gótico. Cada pequeño detalle de este pueblo nos remonta a siglos pasados. Nos encontramos en el monasterio de Santes Creus, declarado Monumento Nacional por Real Orden de 13 de julio de 1921.

Este monasterio nació en 1160. Los monjes encontraron que Santes Creus, situado a orillas del río Gaià, era un lugar ideal para edificar un monasterio. Hasta 1835 fue el centro de una de las señorías monásticas más extensas e influyentes de la Corona de Aragón. El mayor esplendor de este lugar simbólico comprende los siglos XIII y XIV, gracias a la nobleza. Protectores y mecenas, como los reyes Pere el Gran y Jaume II el Justo y su mujer Blanca de Anjou, escogieron este monasterio como panteón. Sus monumentos funerarios son los únicos que nos han llegado intactos de reyes de la Corona de Aragón.

Como dato curioso, es el único monasterio en el que no existe vida monástica en la Ruta del Cister, marca turística que se creó para dinamizar turística y culturalmente las comarcas del Alt Camp, Conca de Barberà y el Urgell.

Mientras nos dirigimos a la puerta del monasterio, cruzamos el Portal de la Assumpta y accedemos a una plaza, la de Sant Bernat Calbó. Esta plaza servía como media clausura del monasterio. En su centro encontramos una fuente dedicada al abad Sant Bernat Calvó, de aquí su nombre.

Este monasterio se caracteriza por su modelo de trazado San Bernardo. Organiza los espacios en función de las necesidades de la comunidad. En el claustro del siglo XIV podemos observar un estilo gótico, el primero de la Corona de Aragón.

El monasterio presenta la organización siguiente: una iglesia, un claustro y sus dependencias. Precisamente la fachada de la iglesia, iniciada en el siglo XII, se encuentra en la plaza Sant Bernat. La iglesia se encuentra comunicada con el claustro mediante dos puertas. El claustro gótico se empezó en el año 1313 bajo el mando del rey Jaume II. Fue una construcción complicada ya que desde allí se debía acceder a las dependencias básicas. Otras estancias que se pueden observar en el monasterio y que lo llena de enigma y encanto son el dormitorio, la biblioteca, el refectorio, el palacio real, el scriptorium, la cárcel y el cementerio.

Durante este mes de julio, Santes Creus nos ofrece determinadas actividades para conocer los rincones más intrépidos de la zona. Para hacernos una aproximación de lo que era la vida entre los personajes de diferente estamento que vivía en el monasterio, podemos asistir los domingos a un recorrido por el monasterio y su entorno mientras un guía usa como hilo conductor leyendas medievales de la misma localidad.

Taller de teatro

Los amantes del teatro tienen la posibilidad de realizar el taller L’alfabet de les ombres con la compañía Teatro Gioco Vita de Piacenza (Italia). Este taller se producirá dentro del Real Monasterio de Santes Creus y propone una ruta para descubrir el teatro contemporáneo de las sombras, un lenguaje relacionado con la expresión y la comunicación. También existen actividades destinadas a un ámbito más familiar. El último sábado de cada mes se realiza el taller Mr. Stone i el misteri de les tombes de Santes Creus. Se trata de descubrir todos los secretos del monasterio a través de las pistas que nos ha dejado escrito el personaje Mr. Stone en su cuaderno. Otra actividad dirigida a padres e hijos se titula Els capitells del claustre de Santes Creus: Contes i llegendes. A través de la observación de los elementos artísticos de los capiteles del claustro podrán conocer los cuentos que se esconden. Los niños, con la ayuda de sus padres, tendrán que realizar diferentes pruebas para entender la riqueza de la escultura que observan.

Además de estas actividades, también existe la posibilidad de concertar una visita guiada para poder conocer con detalle el monasterio y sus distintos espacios. Este recorrido tiene una duración aproximada de una hora y permite conocer sus espacios desde distintos puntos de vista, ya sea el arquitectónico, el artístico o el funcional.

 

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También