Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Mucha gente se tatúa cuando se divorcia'

Anna comenzó a tatuar a los 16 años y ya tiene 37. Se mueve como pez en el agua en un mundo que ya no está reservado a los hombres

Norián Muñoz

Whatsapp
'Mucha gente se tatúa cuando se divorcia'

'Mucha gente se tatúa cuando se divorcia'

Anna Plana lleva más de 20 años tatuando, y se nota. La entrevista transcurre en su estudio de la calle Gasòmetre mientras imprime una plantilla, da instrucciones a su cliente, comienza a trabajar sobre su piel... Todo sin que le tiemble el pulso, sin perder el hilo de la conversación, pidiendo más preguntas... Llama a pensar que si fuera cirujana daría confianza ponerse en sus manos.

 

- ¿Cómo comenzó en esto?

- Mi madre montó una tienda de piercings hace 20 años en la calle Méndez Nuñez y a mí comenzó a llamarme lo de los tatuajes. Yo tenía estudios de dibujo artístico y decidí ir a Alemania a estudiar con un maestro inglés... Antes era así, tenías que ir con alguien que te enseñara; ahora hay muchas escuelas.

- ¿Hay muchas mujeres en el mundo del tatuaje?

- Cada vez más, pero no siempre ha sido así. Al principio en la tienda algunos clientes se daban la vuelta al ver que era mujer y joven... Ahora voy a convenciones dentro y fuera de España.

- ¿Diría que tatúa a más mujeres que a hombres?

- La cantidad es parecida. Aunque sí es verdad que debo ser de las que más tatúa en casos particulares como el de las mujeres que han sido operadas de un cáncer de mama y quieren una reconstrucción de pezón. También, aunque parezca mentira, tatúo a mujeres que sus maridos no quieren que lo haga un hombre... Al final chicas o chicos vienen buscando mi estilo. Me gustan mucho las flores y también me he especializado en mandalas y dotwork.

- ¿Dotwork?

- Es a base de pequeños puntitos, ¿lo ves? (y enseña su propia mano tatuada con un figura que en realidad está hecha de puntos diminutos).

- Y ellas, ¿dónde se tatúan?

- En los muslos, en los brazos... Buscamos que el tatuaje siga la estética del cuerpo. Además, algunas lo hacen para hacer desaparecer complejos de zonas que no les gustan o una cicatriz. Si haces un tatuaje allí ya sólo ves el defecto.

 

- ¿Y sitios curiosos?

- No sé, dentro del labio o una mosca detrás de la oreja.

- ¿Qué pasa con el paso del tiempo, con los embarazos?

- Es de las cosas que siempre les pregunto, si han tenido hijos. Les aconsejo, soy muy sincera y hablamos de cómo soporta cada zona el paso del tiempo... Pero es decisión de cada uno. Hay gente que prefiere no pensar en ello y lucir su tatuaje 20 años o los que sean.

- ¿Cómo estamos de prejuicios?

- Aquí, fatal. Cuando entro a El Corte Inglés me persigue el segurata e incluso yo, que me dedico a esto, he dudado en tatuarme ciertas zonas más visibles por si un día tenía que buscar trabajo en otra cosa... No es justo cómo nos juzgan, a mi hija han llegado a decirle ‘pobrecita’ simplemente por ver que su madre lleva tatuajes.

- ¿A qué edad suele tatuarse la gente?

- Los jóvenes suelen ser los más interesados, pero a cada uno le llega su momento. A algunos les llega con la crisis de los cuarenta. A mí creo que no me dará (risas) y a muchos cuando se divorcian, que es un momento como de liberación.

- ¿Qué aconseja a quien se vaya a tatuar por primera vez?

- Que busque bien, que encuentren su estilo y que sea en un sitio con garantías. Lamentablemente hay muchos tatuadores clandestinos que creen que se van a forrar con este trabajo.

Temas

  • NALTROS

Lea También