Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naturaleza en estado puro en Els Ports

Con 35000 hectáreas y más de 800 de reserva natural, este Parque de las Terres de l'Ebre es el segundo más extenso de Catalunya

Sonia Fenoy García

Whatsapp
Vista de Els Ports de las Terres de l'Ebre

Vista de Els Ports de las Terres de l'Ebre

De las montañas situadas entre las comarcas del Baix Ebre, convergiendo al este con el Monstià, al noroeste con  Terra Alta y el Matarranya y al sur con el Baix Maestrat, se encuentra el Parc Natural de Els Ports. La formación geológica de este parque dibuja un paisaje único e emblemático de las Terres de l’Ebre, y también de Catalunya.  

El clima está sujeto a los cambios constantes  y por lo tanto  imprevisibles, en los que el viento es el principal protagonista. A este se le conoce popularmente como el  vent de dalt y procede del noroeste. Debido al efecto Foehn,  la masa de aire sube hacia la cima de la sierra y genera  por encima del macizo una enorme nube, que quienes la han visto apodan  ‘la ceja’. 

Montes con leyendas e historia que se remonta a la prehistoria

Mont Caro con sus 1447 metres de latitud es el punto más elevado de Els Ports,  aunque no se queda atrás el Tossal del Tres Reis que alcanza los 1350 metros. Claramente no supera al anterior monte, aun así  hablamos de él por la trascendencia que tuvo en otra época. Cuenta la historia que se estableció como  zona asamblearia de las eminencias de la era, los reyes católicos. Los monarcas de Catalunya, Aragón y  Teruel, se reunían en lo alto de este pico, cada uno sin salir del propio país , para charlar.  

 Els Ports  presentan orígenes mucho  más remotos, así lo constatan las estampas de  pinturas rupestres ubicadas en la Cueva Pintada, en el municipio de Alfara de Carles. También,  en las excavaciones de la Cueva de Vidrio y la Cueva del Hospital, en Roquetes, los restos hallados dejan al descubierto unos asientos, que debieron de ser temporales dispuestos para  antiguos grupos de cazadores que se organizaban para la captura de grandes ciervos. Sin embargo, los primeros pobladores permanentes del macizo fueron los íberos ya que, según apuntan algunos estudiosos,  la existencia del poblado de la Peña del Gallo, en Horta,  estaba dedicado al control de la ruta comercial  que conectaba las tierras altas y la llanura litoral.  El interior, por otro lado, estuvo en manos de los árabes, concretamente del  poblado de las Rocas de Benet.

Cuando realmente tomó forma la ocupación fue tras la conquista cristiana del territorio. Las cartas de población fueron  clave para  crear asentamientos en el interior de las sierras y sacar partida de sus recursos. Entre los siglos XI y XII se entregaron esas cartas en los lugares situados en el interior del macizo. Algunos consiguieron consolidar la población, mientras que otros se despoblaron o quedaron reducidos a agrupaciones de caseríos.

A partir del siglo XVIII,  de la administración de los bosques de Els Ports se encargó la Marina Real hasta el  XIX. A partir de entonces se estableció la estructura actual de la propiedad de los terrenos forestales de esta zona.  

En el año 1966 se construyó la Reserva Nacional de Caça dels Ports, como fuente de ingresos para las poblaciones que formasen parte de la cinegética.  Posteriormente, en 1992 la Generalitat aprobaba la incorporación de la zona catalana de este territorio en el Pla d’Espais d’Interès Natural, y ya el 12 de junio del 2001 lograba la asignación de Parc Natural dels Ports y las Fagedes dels Ports conseguían la designación de reserva natural parcial. 

En el interior del Parque  Natural dels Ports se puede visitar, entre otros muchos destinos, Els Estrets d’Arnes,  donde un  arroyo se abre camino entre las abruptas paredes de las montañas. Allí se observan  paisajes de pinares, matorrales y prados asombrosos que forman el macizo. Otro emblema del Parque,  y que sin duda se ha de ver es el haya o Faig Pare,  declarado en 1992 árbol monumental por el Departament d’ agricultura, ramaderia i pesca(DARP).

Actualmente, como espacio natural protegido,  Els Ports  constituyen el refugio de muchas especies amenazadas tanto de flora como de fauna. En la flora, preocupa, sobre todo la supervivencia de las poblaciones de haya,  cuyo enclave más meridional se encuentra en las Terres de l’Ebre .   

La fauna del Parc Natural de Els Ports se caracteriza por la gran variedad y cantidad de ejemplares que alberga, hay desde especies animales autóctonas de Cataluña hasta las más estrafalarias que puedan imaginarse.  El animal más representativo es la cabra salvaje, y los más buscados son águilas y aves rapaces, aunque también destacan las nutrias, murciélagos o las culebras lisas septentrionales. 

Temas

Comentarios

Lea También