Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Niños y adolescentes: ¿Cuándo pedir ayuda a un psicólogo?

Dificultades de aprendizaje, comunicación o problemas de conducta son las principales consultas

Sílvia Fornós

Whatsapp
Los niños también reciben apoyo pedagógico. Foto: Pixabay

Los niños también reciben apoyo pedagógico. Foto: Pixabay

A ser padres se aprende día a día y en muchas ocasiones a base de equivocarse y rectificar a tiempo. La niñez primero y la adolescencia después son dos etapas en la que es importante estar atentos a cualquier aspecto que pueda afectar el bienestar emocional de los niños y/o la familia. ¿Cuándo pedir ayuda profesional y recurrir a la psicología infanto-juvenil? En primer lugar a los padres no debería asustarles solicitar apoyo profesional. Desde SN Psicologia en Tarragona atienden a niños y adolescentes con problemas relacionados con el desarrollo y el aprendizaje, como problemas de concentración o de disminución del rendimiento escolar, además de TDAH, depresión o bullying. La psicóloga sanitaria y psicoterapeuta Sònia Navarro está al frente del servicio y para ello cuenta con la colaboración de Rosa Morón, pedagoga especializada en el área de reeducación pedagógica.

La terapia

La base es muy similar a la terapia en adultos, pero la labor del psicólogo infantil se sustenta en dos pilares básicos. Por un lado, como destaca la psicóloga Sònia Navarro (sonia@snpsicologia.com), «la comunicación con los padres es de gran importancia, por lo que se pueden proponer sesiones familiares». Encuentros en los que deberán estar de acuerdo los padres  y los hijos, especialmente cuando los hijos son adolescentes.
Otra de las diferencias, y que además supone una gran ventaja, es que los niños y adolescentes que empiezan un proceso terapéutico consiguen cambios mucho más rápido que los adultos. Esto se debe, en palabras de la psicóloga, «a que no llevan tanto tiempo afectados y por lo tanto atajando el problema de raíz, la solución es mucho más fácil». Además los jóvenes también cuentan con la ventaja de ser más flexibles a los cambios que los adultos.

El objetivo es el bienestar del niño. Foto: Pixabay

Apoyo pedagógico 

En dificultades concretas del aprendizaje, de relaciones personales y adaptación social, los padres también pueden buscar el apoyo de un servicio de pedagogía. «En estos casos la intervención está centrada en el desarrollo académico, emocional y conductual de los niños/as y jóvenes y que pueden estar vinculados a trastornos específicos como la dislexia, disgrafía, disortografía, trastorno del aprendizaje no verbal, etc.», detalla la psicóloga de SN Psicologia de Tarragona (www.snpsicologia.com).

En estos casos, el tratamiento a seguir estará determinado en primer lugar por la información que aporten los padres sobre el niño, en segundo lugar por la observación del menor y la realización de pruebas específicas y por último por el establecimiento de la intervención específica a desarrollar para alcanzar los objetivos establecidos. El objetivo, tal y como recuerda Sònia Navarro, es lograr el bienestar emocional de toda la familia. 

Temas

Comentarios

Lea También