Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Niños y perros, un vínculo afectivo para toda la vida

Tener una mascota en casa mejora la salud física y emocional, pero también fomenta la responsabilidad

Sílvia Fornós

Whatsapp
Los niños que durante la infancia han estado en contacto con animales tienen menos problemas en las relaciones sociales. FOTO: FREEPIK

Los niños que durante la infancia han estado en contacto con animales tienen menos problemas en las relaciones sociales. FOTO: FREEPIK

Adoptar o comprar una mascota, ya sea un perro o un gato, no es una decisión fácil y mucho menos se debe tomar a la ligera o fruto del ímpetu por el amor a los animales. 
Si has tomado la decisión de forma consensuada con toda la familia resulta irreal, según Maribel Vila adiestradora canina de la Fundación Affinity, pensar que serán los niños quienes se harán cargo por completo de los cuidados de la mascota. «La realidad es que al final acaban siendo los padres los que dan de comer al perro, le sacan a pasear, etc. Aunque es verdad que los niños pueden echar una mano y tener responsabilidades, pero en ningún caso asumen el rol de dueños». 

Si después de todo has sucumbido al ruego de tu hijo y ya tiene su primera mascota en casa, lo primero que debe saber es que un perro o un conejo no son un juguete. «Es importante que los padres enseñen a los niños a jugar con las mascotas. Quedan descartados juegos en los que uno de los dos se pueda hacer daño, estirar de las orejas y el rabo al perro, tirársele encima…», detalla la adiestradora canina. Lo primero es crear, según la experta, una relación segura y basada en el respecto.

Perros
Un perro puede ser la excusa para desconectar el móvil. FOTO: FREEPIK

Superada esta primera fase, tu hijo disfrutará de los siguientes beneficios si comparte su casa con una mascota:

A nivel físico y social

- Mejora las habilidades motoras. Los niños corren al lado del perro, pasean más, juegan… «Ahora en la era de la tecnología, un perro puede ser la excusa para desconectar el móvil», afirma Maribel Vila.

- Los animales, en general, son grandes facilitadores sociales. Prueba de ello es que, según la adiestradora canina, «los niños que tienen mascotas interactúan mucho más. En niños con autismo el hecho de ir acompañado de un perro normaliza la situación y las relaciones sociales».

- Niños tímidos. Un perro puede ser un puente para ser más abiertos en las relaciones sociales. «Sobre todo el animal es un potenciador del juego y llama la atención de otros niños», asegura Maribel Vila. Según los resultados del primer estudio de la Fundación Affinity sobre el vínculo animal «los niños entre 9 y 12 años prefieren jugar con su mascota antes que un videojuego, y el 60% de los encuestados asocia su mascota con un compañero de actividades».

Tener un perro contribuye al desarrollo de la capacidad de cuidar


- Relaciones interpersonales. Según la experta en perros, diferentes estudios han demostrado que las personas que durante su infancia han estado en contacto con animales tienen, en edad adulta, menos dificultades para mantener relaciones interpersonales. 

A nivel emocional

- Fomenta la responsabilidad y el respeto por los demás. Cuando un niño tiene un perro se preocupa por no molestar a los demás, recoge los excrementos, etc. «Somos más conscientes de respetar los límites», afirma Maribel Vila.

Perro
La sensación de seguridad aumenta cuando hay una mascota en un hogar. FOTO: FREEPIK

- Capacidad de cuidar. Tener un perro provoca un mayor desarrollo de la capacidad de cuidar, además aumenta la alegría, disminuye la sensación de tristeza… «Diferentes estudios apuntan que el 70% de niños que a medianoche se levantan diciendo que tienen miedo, gritan por igual al perro que a los padres. La sensación de seguridad aumenta cuando hay una mascota en un hogar», asegura la adiestradora canina. 

- Mejora la autoestima. El niño se sentirá mejor porque el perro siempre se alegra cuando está con él, quiere estar a su lado, juegan juntos...
Estas son algunas de las muchas ventajas de tener una mascota en casa.
«No  importa la raza, ni el color, ni el tamaño cuando hablamos de establecer un vínculo afectivo para toda la vida», afirma Maribel Vila. Lo único que debes valorar es el estilo de vida que tienes para escoger al perro. ¿A qué esperas para que tus hijos disfruten de todos estos beneficios?

Temas

Comentarios

Lea También