Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

‘No soporto que no me reconozcan por la calle’

Joan Pera, actor
Whatsapp
Joan Pera, en el Parc Científic i Tecnològic, en Vila-seca. Foto: Alba Mariné

Joan Pera, en el Parc Científic i Tecnològic, en Vila-seca. Foto: Alba Mariné

Joan Pera (Mataró, 1948) lleva toda la vida dedicándose al  espectáculo, sobre todo al teatro (La extraña pareja, El Avaro) y al doblaje (pone voz a Woody Allen o Mr. Bean) . Pero en Vila-seca demostró otra de sus faceta: fue uno de los profesores de un curso sobre persuasión e influencia, en el que se habló sobre técnicas y estrategias de comunicación para vender, difundir una idea o gestionar un equipo.

- ¿Cómo se persuade a los demás?

- Sabiendo muy bien lo que quieres comunicar y haciéndolo con el máximo de credibilidad posible.

- ¿Cuáles son los trucos más recurrentes?

- Cada maestrillo tiene su librillo, pero las pausas expectantes, los silencios y las sorpresas o giros de temas son buenos truquillos.

- ¿Con un tono de voz grave se influye más en la gente?

-  Más que el tono, es la intensidad. Hablar muy suave hace prestar mas atención, el grito crea mas expectación.

El miedo al ridículo es un defecto español por excelencia

- ¿Por qué nos cuesta tanto hablar en público?

- El miedo al ridículo es un defecto español por excelencia. Antes de hablar en público hay que hacer un reconocimiento de nuestras propias limitaciones, voz, expresión o gestos,  y aceptarlos.

- ¿Qué tics son los más frecuentes en los oradores menos avezados?

- El bailoteo constante de piernas, no saber qué hacer con las manos, repetición de coletillas... Todo lo que hace que estés inseguro delante de un auditorio.

- ¿Es mejor llevar el discurso bien aprendido o improvisar?

- Es importantísimo saber lo que vas a decir e incluso tener un eslogan que resuma el tema de que vas tratar. La improvisación vendrá cuando sepas exactamente lo que quieres comunicar.

Alguna vez me han confundido con Woody Allen

- Un actor como usted no se pondrá nervioso cuando sale ante el público.

- El primer contacto siempre es muy inquietante. A Pau Casals siempre le dolía el pecho antes de una actuación. Una vez conoces a tu interlocutor o interlocutores, viene el dominio de escena e incluso la maestría de la actuación. Para ello es importante el poder de concentración.

-  ¿Tiene alguna inquietud, como Pau Casals?

- Una de mis pesadillas constantes es que tengo que salir a escena y no me se el texto. Eso me hundiría.Cuando salgo a escena el miedo es no saber si podré cumplir las expectativas que el público se ha formado sobre mí. Hasta que no eres consciente de ello, el sufrimiento no es atroz pero si difícil de llevar.

- ¿Le han confundido alguna vez con Woody Allen cuando le escuchan hablar?

- Por radio o teléfono, alguna vez, pero yo en seguida rompo el engaño. No quiero suplantar a nadie ni que crean que soy otro.

- Imagino la cara que pondrán algunos cuando pide comida a domicilio por teléfono...

- No suelo hacerlo. Prefiero decir que soy Joan Pera, aunque no me conozcan. Tengo que decir que a Woody no le gusta nada que le suplanten y alguna vez ha pleiteado con los imitadores. No es mi caso.

- Lo que sí le gusta es su doblaje. Incluso le ofreció un papel en la película ‘Vicky, Cristina, Barcelona’. 

-Me sentí muy honrado y pensé que era un buen detalle por su parte. Además, tenía su gracia. Pero no llegué a salir en la película. 

-¿Los actores están más acostumbrados a recibir elogios o ‘palos’?

- Siempre trabajamos con la ilusión de hacer el personaje de nuestra vida y a veces te llevas la sorpresa de que tú estás convencido de un buen trabajo y siempre hay alguien a quien no  le ha gustado. 

- ¿Es un oficio ingrato?

- Nuestro trabajo es de examen diario. No importa lo que hayas hecho ante,  el trabajo de hoy es el más importante de tu vida. A veces recibes elogios y a veces palos, pero lo más irresistible es que te ignoren. A mí me da igual que me reconozcan por la calle, lo que no soporto es que no me reconozcan.

- ¿A usted ya le ha llegado el papel de su vida?

- He hecho muchos papeles en mi  vida: La extraña pareja, El Avaro, Pau Casals, la inauguración de TV3, El doctor Caparrós... Cada interpretación es como un hijo y siempre quieres que sea la de tu vida. De todas formas, continuo esperando aquel papel que guste a todos, sin excepción. Como siempre, continuo esperando.

- ¿Por qué son tan ‘cabezones’ los actores y no se buscan un trabajo más estable?

- Eso me lo he preguntado muchas veces. Aun no sé si de mayor querré ser actor, pero mientras voy viviendo haciendo ver que lo soy. Y soy muy feliz siéndolo.

Temas

Comentarios

Lea También