Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noches de lucesy color en Salou

Las fuentes de Salou impregnan la ciudad con sus asombrosos juegos de agua, música y luces, que se pueden ver en el Paseo Jaume I, cada noche.

sonia fenoy

Whatsapp
Las fuentes iluminan cada noche de verano el paseo Jaume I de Salou. Fotos: Rafael López-Munné/Patronat de Turisme de Salou

Las fuentes iluminan cada noche de verano el paseo Jaume I de Salou. Fotos: Rafael López-Munné/Patronat de Turisme de Salou

Salou es una de las ciudades más pintorescas de la Costa Daurada. Con unos niveles de popularidad que alcanza sus máximos durante pleno auge veraniego y, más específicamente, con la llegada masiva de turistas en julio y agosto, Salou se ha convertido en uno de los lugares más concurridos de la provincia de Tarragona.

Y es que aparte de ofrecer un amplio programa de propuestas, de entre las que sobresalen sus locales de fiestas, donde pasamos gran parte de las noches estivales, sus playas paradisíacas en las que nos perdemos surcando sus mares disfrutando de cada momento como si fuera el último, sus recónditos lugares donde practicamos deportes de todo tipo… muchos preferimos acudir a la ciudad para contemplar las mágicas fuentes que se encuentran a lo largo del Paseo Jaume I.

Es un espectáculo único y diferente, al que no podemos faltar. Salou se llena de encanto cada noche desde que empezó la temporada de calor con las maravillosas estampas de colores lumínicas, que brinda esta espectacular ciudad. Su juego de luces deja sin palabras a todos sus residentes e incluso atrae la visión de aquellos más críticos y exigentes. Las aguas y los colores aleatorios, que cruzan el Paseo, convierten las noches veraniegas de Salou en las más esperadas del territorio y del día a día de cualquier salouense.

A causa del sofocante e intenso calor nocturno, muchos turistas, salouenses y personas que están de paso por la ciudad, optan por salir a despejarse y darse una vuelta por el paseo, antes que quedarse encerrados en sus casas sudando como pollos.

En la calle nos podemos quedar, fascinados, admirando uno de los mayores fenómenos de todos los tiempos, las fuentes luminosas de Salou.

Saltos de agua

Se trata de tres fuentes que tienen por nombre la luminosa, la cibernética y la laberinto. Todas ellas espectaculares a su forma.

La luminosa es una de las más históricas ya que su inauguración tuvo lugar en el año 1973. Esta espectacular fuente se encuentra ubicada al final del famoso Paseo Jaume I, y se lleva gran parte del protagonismo de las noches. Con sus increíbles saltos de agua, los cuales generan arcos alrededor de la fuente que está en todo momento en continuo movimiento, sus torres y cañones de agua que parecen elevarse hasta los cielos combinados con la luz incidiendo sobre estas, hacen de Salou un lugar de ensueño, en especial durante el periodo vacacional.

Una de las más recientes es la cibernética, que se estrenó en el 2007, tan impresionante o incluso más que la luminosa, y con unos efectos que dejan sin sentido. Situada cerca del Espigó del Moll, sus aguas impregnan de dinamismo y virtuosismo día a día la mencionada fuente. Por otra parte, las luces junto con los sonidos más melódicos de la música clásica y otros temas conocidos acaban mezclándose con las coreografías, efectos y composiciones sincronizadas de las aguas, las luces y la banda sonora.

Y la última, aunque no tenga tanta trascendencia en cuanto a puesta en escena, conocida como la fuente laberinto, destaca por su conjunto de géiseres, aberturas en el suelo por donde salen disparados con sutileza y elegancia distintos chorros de agua. Y es que no existen adjetivos para calificar lo que estas fuentes transmiten y significan para sus observadores.

No todas las fuentes funcionan a la vez, se muestran en diferentes momentos de la noche para evitar que los transeúntes se aburran durante las 3 horas de exhibición a lo largo del Paseo Jaume I. El show de las fuentes luminosas de colores cuenta con unos determinados horarios dependiendo de la que queramos ir a admirar.

En el caso de que estemos pensando en acudir al espectáculo de la fuente cibernética, iremos sobre las 22.ooh de la noche, antes cenar o bien después, a preferencia de cada uno. Una vez estemos allí, dará comienzo la escenografía en la que contemplaremos este fascinante show de la fuente, que controlado tecnológicamente como indica su nombre, atraerá las miradas de aquellos más curiosos.

Los que prefieran, por otra parte, menos mundo cibernético y más realidad, podrán acercarse sobre las once de la noche a la fuente luminosa, que es todo un emblema de la ciudad por su historia, ya que lleva erguida cerca de cincuenta años, más tiempo si lo comparamos con sus dos ‘compañeras’.

Ingenioso diseño

Respecto a la fuente del laberinto, su espectáculo tiene lugar en el mencionado Paseo Jaume I, y se deja ver sobre la media noche. Su ingenioso diseño de forma de caracol sobre su superficie, cuenta con todo un conjunto de géiseres que al encenderse la fuente, ya sea a la vez o aleatoriamente, disparan unos pequeños hilos de agua que generan la forma de un caracol.

Cada fuente nos ofrece lo mejor de sí misma, sin embargo todas ellas tienen un objetivo común; fascinar con su combinación de música, agua y luces a aquellos que las admiran. Generan imágenes y figuras que recorren la mencionada plaza, y le propician esa esplendor que nos hace sentir como si estuviéramos en el paraíso.

Si están pensando en sus próximas vacaciones, y están buscando lugares que asombren, pero que sobre todo no cuesten dinero, no pueden pasar por alto estas tres magníficas fuentes, situadas a lo largo del Paseo Jaume I, que les dejarán sin aliento.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También