Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Palmfest ha cerrado su etapa'

Entrevista a Elena Coll, Ángel Lopera y Tonet Sánchez Promotores del festival Palmfest
Whatsapp
Ángel Lopera, Tonet Sánchez y Elena Coll, instantes antes de la entrevista en la sede de ´Diari de Tarragona´. Foto: Lluís Milián

Ángel Lopera, Tonet Sánchez y Elena Coll, instantes antes de la entrevista en la sede de ´Diari de Tarragona´. Foto: Lluís Milián

- Palmfest celebrará en julio su décima y último edición. ¿Por qué dirá adiós?

- El festival nació hace una década con el objetivo de dinamizar la cultura, el ocio y, sobre todo la música en directo en L’Hospitalet de l’Infant, la provincia de Tarragona e incluso el sur de Catalunya, donde veíamos que no había una oferta de este tipo. En estos años hemos cumplido nuestras expectativas, hemos generado una escena en torno a Palmfest, y creemos que se ha acabado una etapa. Ahora toca mirar hacia otro sitio y dar un paso más.

 

- ¿Se han planteado trasladarlo a otro lugar?

- Tenemos muchas ideas, pero nada concreto aún. Llevamos en los genes montar fiestas y conciertos.

 

- Palmfest se acaba estando en la cima.

- El festival no está agotado, podría seguir indefinidamente porque funciona. No ha ido a menos. Cada año vienen entre 3.000 y 4.000 personas de toda España y del extranjero. Hemos tenido días concretos con puntas de público, como el de Love of Lesbian, y otros más flojos con propuestas más arriesgadas. El 50% de los asistentes repite cada año.

 

- ¿Se han cansado de organizarlo?

- No, pero nos apetece llevar a cabo otros proyectos con otros formatos y no queremos descuidarlo y que entre en decadencia. Nuestra idea es cerrarlo bien.

 

- ¿Han echado en falta más ayudas?

- Estamos agradecidos al Ayuntamiento de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant por su apoyo material y económico y al Club Nàutic por cedernos un espacio espectacular a centímetros del mar, pero tenemos que dar un tirón de orejas a la Diputació de Tarragona porque es vergonzoso que en los últimos cinco años no nos haya dado ni un euro. Otras diputaciones sí apoyan a los festivales locales.

 

- ¿Qué presupuesto tiene Palmfest?

- En torno a 100.000 euros, que salen, a partes iguales, de subvenciones/patrocinadores, barras y venta de entradas.

 

- ¿Es complicado montar un festival así?

- Logísticamente es una locura. Entre músicos, técnicos y producción movemos a unas 250 personas, algunas extranjeras a las que tenemos que organizar el vuelo. También tenemos que generar el emplazamiento entero, el vallado, la zona de acampada, la seguridad asociada... Es un jaleo. L’Hospitalet de l’Infant es un municipio turístico, pero tiene una oferta de alojamiento muy limitada y nos cuesta colocar a los asistentes en hoteles, apartamentos y campings.

 

- El público es mayoritariamente indie.

- Palmfest es un festival indie porque es el estilo que dominamos y que nos gusta más, pero la programación también incluye propuestas de música electrónica, garage y rock and roll. Puede que futuros proyectos que tengamos giren hacia otros estilos.

 

- Tendrán muchas anécdotas.

- Tenemos historias para contar a nuestros hijos y nietos. Una vez nos llamó el responsable de unos apartamentos porque un grupo, no diremos el pecador, estaba tirando sillas de plástico desde la terraza a la piscina. Tuvimos que ir los tres para pedirles que se comportaran.

 

- ¿Qué se reservan para esta última edición?

- Habrá sorpresas, pero todavía no sabemos lo que haremos.

Temas

  • MÚSICA

Comentarios

Lea También