Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naltros María José Mas, Neuropediatra y divulgadora

'Para un adolescente el futuro son los próximos 10 minutos'

La neuropediatra autora del blog 'Neuronas en crecimiento' explica con pasión cómo funciona el cerebro infantil, un territorio donde hace más falta el cariño y el juego que inyectar un montón de conocimientos

Norián Muñoz

Whatsapp
Maria José Mas es neuropediatra y divulgadora científica.

Maria José Mas es neuropediatra y divulgadora científica.

- Dice que los humanos nacemos con muchos menos conocimientos innatos que otros animales.
-Sí, los seres humanos nacemos con cero autonomía, tenemos que aprenderlo todo. A diferencia de otros mamíferos que cuando nacen andan solos, los humanos no tenemos casi ningún aprendizaje innato. Funciona el cuerpo y ya está.
 
- Entonces, ¿cuánto estimular a los bebés?¿Cómo saben los papás si hacen suficiente? 
- Cuando piensas en un recién nacido, ¿qué te provoca?

- ¿Achucharlo?
- Claro, es eso: abrazarlo, darle besos... Eso es lo que hay que hacer, darles cariño. La naturaleza ya los ha hecho así para eso. Piensa en un cachorro de león:también da esa ternura... De hecho las caricias en el bebé favorecen la estimulación cerebral... También hay que respetar sus ritmos, no por hacer más cosas será mejor. El sueño es muy necesario para el aprendizaje.

- Entonces no hacen falta juguetes muy sofisticados, ¿no?
- Los bebés de menos de un año lo que hacen es aprender a utilizar sus sentidos, entonces no necesitan juguetes, necesitan cosas: una hucha de madera, un libro, un trozo de tela... Cosas que no entrañen peligro y que puedan tocar, sentir la textura, mirar la profundidad...

- Cuenta  que el cerebro está más preparado en ciertos momentos para aprender ciertas cosas.
- Sí, por ejemplo, si  pasa el primer año y no has aprendido a andar, no es que no puedas aprender, pero al cerebro le resultará más difícil; lo mismo pasa con el lenguaje. 

- Parece que algunos niños aprenden a saltos, es como si un buen día de repente leen.
- Al final un aprendizaje es un momento de comprensión, lo demás es práctica.

Mas es coordinadora de neuropediatría de la Xarxa Santa Tecla y tiene consulta en el Centre Mèdic Rambla Nova 

- ¿Lo que nos emociona se aprende más fácil?
- Sí, sin duda, las cosas que te han llamado la atención porque mientras las aprendías sucedía algo que te emocionaba las aprendes mejor. Si te aprendes la lista de las capitales europeas probablemente se te olvide alguna,pero si vas a una de esas capitales no lo vas a olvidar. Y si vas porque estás celebrando algo todavía menos.

- Hay padres muy pendientes de aprovechar la infancia de sus hijos para que aprendan idiomas, cálculo, programación... ¿Dónde está el límite?
- Una mala noticia: lo que aprendes en la infancia se puede borrar en la adolescencia si no lo mantienes.  Los aprendizajes se han de continuar. Además, no vamos a saber cómo va a ser el mundo de nuestros hijos. Piensa 10 años atrás, cuando no había teléfonos inteligentes. ¿Quién pensaba que el mundo sería así?  ¿Qué aprendizajes son los necesarios?.... Creo que es más importante el juego libre, y no se defiende tanto.

- Pero, ¿qué pasa en la adolescencia?
- Lo que sucede a nivel cerebral es que aquellas conexiones que con tanto mimo se crearon en los primeros años de vida, en la adolescencia sufren una revolución total. El cerebro sufre un cambio muy profundo que elimina algunos circuitos que se habían formado antes y con ello los aprendizajes... Y luego está el tema hormonal justo en un momento en el que el cerebro no ha desarrollado su parte frontal, que es la que te da dos dedos de frente... El adolescente se encuentra en un momento en que la evolución emocional es la de un adulto, sabe lo que quiere, pero le falta el desarrollo analítico. 

- ¿Qué le diría a los adolescentes que estos días están en exámenes para que les vaya mejor?
-Eso es bien complicado, porque para un adolescente el futuro son los próximos 10 minutos y le resulta muy difícil darse cuenta de que el tiempo pasa y de que no ha estudiado nada. La teoría dice que establezcas buenas rutinas de comidas, de sueño, de hábitos de estudio. Pero la vida real es otra cosa.

Temas

Comentarios

Lea También