Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pareja, familia y amigos esperan más de nosotros

Cuidar de nuestras amistades y familia es una prioridad cada año nuevo. Alcanzaremos la felicidad cuando lo que pensamos y hagamos esté en armonía

S.Fornós

Whatsapp
Pareja, familia y amigos esperan más  de nosotros

Pareja, familia y amigos esperan más de nosotros

Ser mejor persona es uno de los propósitos recurrentes cada año. Pero, ¿sabemos cómo conseguirlo? Ser congruentes, hacer lo que realmente amamos y compartirlo con las personas que nos importan es un buen principio. «Hay una famosa cita de Ghandi que dice que ‘la felicidad se alcanza cuando lo que pensamos, decimos y hacemos está en armonía. Una persona feliz ya es de por sí una buena persona», explica la psicóloga reusense Olivia Sacristán.

Buscar la felicidad

Pero también nos da una lección. «La mezquindaz, el cotilleo, el juzgar a los demás, lo que demuestra es una insatisfacción de base hacia uno mismo: una persona equilibrada y satisfecha no pierde el tiempo en criticar ni en chismorrear sobre vidas ajenas, prefiere vivir la suya», afirma.

Cada año nuevo nos ponemos entre ceja y ceja ser más felices si cabe. Olivia Sacristán nos recuerda que «la felicidad es una consecuencia de ese trabajo que tenemos que hacer, de sentirnos orgullosos de lo que estamos haciendo y de nuestra vida», y añade que también «es la manera de poder afrontar y aceptar los momentos malos, que hay a lo largo de la vida».

Los pies en la tierra

«No existe una felicidad de nirvana, idealizada como un bienestar permanente e inmutable. La vida es blanco y negro, vivimos tragedias a diario, y son los contrastes los que se deben saber aceptar y de los que salir fortificado. Sin ellos las alegrías también lo serían menos», destaca la psicóloga reusense.

Parte del secreto está en trabajar día a día, en construirnos como personas. «Exige reflexión, autocrítica y análisis. Por este motivo que muchas personas vienen a terapia, porque se sienten insatisfechas y no son capaces de vislumbrar el porqué. Para eso estamos los psicólogos, para acompañar y hacerte tomar perspectiva sobre tus motivaciones y deseos, pues la mayoría de las ocasiones hay síntomas que externalizan algo mucho más profundo», explica Olivia Sacristán.

‘La llama del amor’

Los estudios dicen que el enamoramiento, aquella obnubilación que casi parece una droga dura, en el mejor de los casos dura dos años. «En primer lugar hay que aceptar que una relación va pasando por fases, y que cuando ésta sobrevive al tsunami del principio da lugar a otras fases que son incluso más interesantes, y que aportan más a la persona. Es cuando realmente comienzas a ver al otro», nos recuerda la experta. Es partidaria de mantener la independencia. «Me parece horrible aquello de la media naranja, pues sólo de personas completas puede salir una relación sana y sin apegos. A partir de aquí la llama se mantiene con algo tan sencillo como querer mantenerla: escuchar al otro, verlo, valorarlo, crear situaciones de romance y compartir cosas, etc. Cada pareja encontrará lo que le funciona, la clave está en la ilusión y el interés», destaca Olivia Sacristán.

Mimar las amistades

Estamos vivos. El año nuevo es una buena oportunidad para iniciar nuevas amistades. «Hay todo un mundo de personas maravillosas que nos pueden aportar mucho. La apertura y curiosidad es un síntoma de buena salud mental», destaca Olivia Sacristán.

Pero también es importante cuidar a los que ya tenemos si deseamos conservarlos. «Hay que preocuparse por ellos y sus necesidades, estando cuando te necesitan. Siendo sinceros. A veces necesitamos que alguien nos diga lo que no queremos oír, y los amigos deben estar para eso también. Escuchando siempre, haciendo al otro sentirse especial», detalla la psicóloga y añade que «también hay que saber dejar volar. A veces tenemos un vínculo muy fuerte con alguna persona pero nuestros caminos nos han llevado hacia posiciones vitales diferentes. En ese caso hay que ser generoso y desde el amor dejar ir».

Temas

  • NALTROS

Lea También