Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Paseo a bordo del Trenet Turístic de Cambrils

Tour Cambrils es la propuesta de la Oficina de Turisme de Cambrils para que conozcamos el pueblo de forma relajada, en el Trenet Turístic. Hay tres rutas a escoger, la que los miércoles va hacia el Mercadillo, la de Ponent y la del Nucli Antic, donde les vamos a llevar hoy
Whatsapp
La ruta por el casco antiguo dura unos 45 minutos aproximadamente. Foto: Alba Mariné

La ruta por el casco antiguo dura unos 45 minutos aproximadamente. Foto: Alba Mariné

El Trenet Turístic de Cambrils llega y para delante de la Oficina de Turisme, justo al lado del puerto. Los más pequeños corretean para ser los primeros en subir y escoger el mejor sitio. «¿No sube el conductor?» «¿No nos vamos?». Los niños están impacientes para qué el trenet inicie su trayecto, pero antes de arrancar el conductor pasa a cobrar los billetes. Isicio García lleva más de 20 años conduciendo el trenet de Cambrils. Con la crisis ha pasado a ser también el cobrador de los tiques y lo que haga falta. Nos cuenta que le encanta su trabajo, sobre todo el trato con la gente. Y es que en Cambrils todo el mundo le conoce: «Mucha gente mayor da la vuelta al pueblo como si fuera un autobús. Cuando voy a buscar grupos en residencias me cuesta no llorar. La gente mayor me abraza como si fuera un rey mago y yo no soy nadie. Gente que me ha dado un abrazo y me ha dicho: ‘He conocido Cambrils gracias a ti’».

Y ahora sí, los pasajeros también están a punto de conocer la villa. El sonido del pito y la campana anuncian la salida del convoy. «¡Adiós! ¡Adiós! ¡Fes dios!» Los pasajeros, también los más mayorcitos, se despiden de los viandantes de la zona con una sonrisa. La voz en off da la bienvenida a los turistas. Lo hace en catalán, castellano, inglés y francés, pero aun así, el sonido del tren a veces no deja entender claramente la misteriosa voz omnipresente del trenet. Pasamos por delante del ayuntamiento, el Museu d’Història de Cambrils y el colegio La Salle, que data del año 1940. Los pasajeros pasan parte del trayecto leyendo en voz alta los carteles de los diferentes comercios que vamos viendo y los comentan con sus acompañantes. Resulta curioso. Pasamos por el lado del Museu Agrícola de Cambrils. «¿Cambrils no era un pueblo marinero?», se preguntan los turistas entre risas.

En algunas pequeñas paradas por el casco antiguo para que el trenet pueda maniobrar, los viajeros invaden el día a día de los cambrilenses. Algunos parece que se sienten observados en los bares, otros en las peluquerías. Otros optan por saludar a los pasajeros. Las calles adoquinados resultan una pequeña atracción durante el recorrido.

La voz en off nos advierte que pronto veremos la parroquia de Santa Maria, un edificio del siglo XVI y luego los restos aún visibles de la muralla. El trenet no para y seguimos en ruta hacía el Santuari de la Mare de Déu del Camí, construido en el siglo XVIII, junto a la espectacular Torre de la Ermita. Este complejo religioso es uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad. El trenet hace algunas paradas en las cuales algunos se unen al viaje. Mientras, Isicio hace de las suyas y va tocando el pito y la campana para crear ambiente. El sonido peculiar del claxcón del trenet, es algo que exalta a los más pequeños y les provoca risas a carcajada limpia. Ya llegamos a la Oficina de Turisme, esta vez por el paseo Miramar. Isicio, el conductor, solo espera que los turistas hayan tenido un buen viaje, se siente «lleno» cuando le felicitan por su trabajo, un oficio que no todo el mundo respeta.

Esta línea, conocida como la L1, la del casco antiguo de Cambrils, se puede realizar de miércoles a domingo des del pasado 22 de julio hasta el 6 de septiembre. Las salidas son a las 11h, 12h y 13h por la mañana y por la tarde, la primera a las 17h, luego cada hora, y el último parte a las 21h. Para los adultos el tique es de 3€ y 2€ para los más pequeños. Hay otros dos trayectos posibles. La L2, que lleva a los turistas hacia el mercadillo semanal es sólo los miércoles. A partir de las 10h de la mañana se puede coger el trenet en las horas en punto hasta las 13h. En este caso el billete es de 1,50€ el de adulto y 1€ los menores.

Finalmente, la el recorrido L3 propone un itinerario por los barrios de Ponent de la localidad. En este caso, la ruta se lleva a cabo de miércoles a domingo, sólo por las tardes. El primer viaje empieza a les 17:30h, pasada una hora ya se puede volver a coger. El último sale a las 20:30h. El coste de los billetes es el mismo que para la L1.

Se trata de una opción familiar y económica para conocer el casco antiguo de Cambrils relajadamente. Así que déjense llevar.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También