Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pequeños rincones del litoral

La provincia de Tarragona nos ofrece una extensa variedad de calas vírgenes en las que tomar el sol con tranquilidad, sin tener que preocuparnos de llegar a la playa y no tener sitio donde poner la toalla
Whatsapp
Vista general de la cala del Estany Tort de L´Ametlla de Mar. foto: JOAN REVILLAS

Vista general de la cala del Estany Tort de L´Ametlla de Mar. foto: JOAN REVILLAS

EEn su mayoría, el lugar favorito de las vacaciones de verano es un sitio con playa. Después de un largo invierno, apetece relajarse tomando el sol en algún lugar de litoral. Si puede ser, mejor que no haya demasiada gente para que no sea agobiante, cosa que ocurre en muchas de las playas de Catalunya. Pero no en todas sucede. Las pequeñas calas –desconocidas por los turistas y muy poco conocidas incluso por la gente de la zona– son una gran opción para ir a la playa y no tener que preocuparnos sobre si habrá sitio en el que colocar tu toalla y tu sombrilla. En la provincia de Tarragona tenemos más de una alternativa; entre todas, destacamos algunas.

La cala del Canyadell y la Jovera por sus vistas desde la arena –el faro de Torredembarra y el castillo de Tamarit, respectivamente–, la Waikiki y Roca Plana por su distinción, la cala Xelin y de l’Estany Tort por ser casi vírgenes; y, por último, la playa Vieneses por su tranquilidad pese a estar cerca del núcleo urbano.

CALA CANYADELL

Esta cala, también conocida bajo el nombre de Cala dels Capellans, se encuentra entre Altafulla y Torredembarra. Está formada por arena fina y tiene 60 metros de longitud y 35 de anchura. Al hallarse en una zona de difícil acceso –no se puede llegar en coche–, no suele haber un gran nivel de ocupación; así que es el espacio ideal para relajarse y tomar el sol tranquilamente. Pero no tiene ningún tipo de servicio, aparte del de vigilancia.

La Cala del Canyadell se encuentra rodeada por el Roquer –los acantilados de Torredembarra–, que tiene una longitud de dos kilómetros aproximadamente y una altura máxima de 25 metros. En este espacio también se halla el faro del municipio, que es el más alto de Catalunya.

PLAYA jovera

En 2011, la Cala Jovera situada en Tamarit recibió el galardón de Playas vírgenes del litoral de Tarragona –un reconocimiento que otorga el grupo Ecologistas en Acción de Catalunya– junto a otras dos playas: Cala Fonda y Roca Plana. Las tres han sido escogidas teniendo en cuenta que su entorno está mínimamente edificado, que sus aguas presentan buena calidad y que no sufren vertidos urbanos ni industriales.

La Cala Jovera es de arena fina dorada y desde la playa se puede visualizar el castillo de Tamarit, que se encuentra en lo alto de un saliente al mar.

waikiki

Más conocida como Cala Fonda, también obtuvo la distinción Playas vírgenes del litoral de Tarragona en 2011. Pero Cala Fonda, de no más de 200 metros, destaca de la anterior porque se trata de una playa nudista junto a la urbanización de La Mora d’Ebre.

Se trata de una playa con arena fina, de difícil acceso y carente de cualquier servicio, incluso del de vigilancia. Es ideal para aquellas personas que practican el nudismo por su ambiente de intimidad.

roca plana

Esta es la tercera playa que recibió el título de Playas vírgenes del litoral de Tarragona y, como la Waikiki, también es una cala nudista situada en la mitad del Bosque de la Marquesa, junto a la urbanización de La Mora d’Ebre. La Roca Plana, también llamada Calabecs, es una cala de grano fino con una longitud de 205 metros y una anchura de 26. Como la playa Waikiki, tampoco tiene servicio de socorrismo.

PLAYA XELIN

Esta playa está situada en L’Ametlla de Mar –en la urbanización Tres Cales– y, como las dos anteriores, se puede practicar nudismo con total libertad aunque no es una playa exclusivamente naturista.

Las medidas de esta playa de piedra y de arena dorada de 20 metros de anchura y 120 de longitud.

La Cala Xelin es accesible con coche y también caminando por un sendero. Dispone de servicios de ducha y limpieza diaria, pese a que no tiene equipo de salvamento.

CAla de l’estany tort

Siguiendo en L’Ametlla de Mar, encontramos otra cala casi virgen del todo: la de l’Estany Tort. Su accesibilidad es complicada porque, a lo largo de la historia ha acogido piratas y contrabandistas que iban a esconderse de las autoridades o a protegerse de los fuertes vientos.

La cala tiene una amplitud de 60 metros y una longitud de 50, y es una playa de arena fina dorada. Además, dispone de servicios de ducha y limpieza diarias; pese a que no tiene equipo de la Cruz Roja de salvamento.

PLAYA VIENESES

Esta cala se encuentra situada junto a una zona de vegetación natural en el litoral de Mont-roig del Camp. Pese a encontrarse cerca de una urbanización, es una playa tranquila de 75 metros de longitud y 30 de ancho.

Alterna arena fina con partes más rocosas y disfruta de un oleaje moderado, pese a que la entrada al agua presenta un escalón pronunciado.

La Cala Vieneses dispone de los servicios básicos como limpieza regular y una zona de aparcamiento. Además, gracias a su localización cerca de la zona urbana, a poca distancia hay lugares para comer.

En conclusión, la provincia de Tarragona nos ofrece muchas posibilidades, en cuanto ir a la playa se refiere. Las posibilidades son variadas y se adaptan a todos los públicos porque hay, tanto textiles como nudistas.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También