Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Preparar la piel para el buen tiempo

Con una mayor exposición al sol debemos empezar a tomar precauciones. La hidratación es fundamental 

Sílvia Fornós

Whatsapp
Preparar la piel para el buen tiempo

Preparar la piel para el buen tiempo

La salud de nuestra piel requiere de cuidados durante todos los meses del año. Los dermatólogos así lo recuerdan: «La piel es el órgano del cuerpo más grande y el que más expuesto está a los factores ambientales. A la vez es el que más sufre los cambios que se producen en cada estación del año», asegura Miquel Just, jefe del Servei de Dermatologia del Hospital Universitari Joan XXIII de Tarragona. 

Este argumento indica la importancia de preparar y proteger la piel ante los cambios climáticos. En invierno y en verano es cuando más se notan los cambios porque, en palabras del especialista en dermatología, «son las estaciones más extremas», en cambio la primavera y el otoño «son épocas de transición en las que la piel se adapta progresivamente a los cambios de tiempo», aunque también tienen sus particularidades. La cara, el rostro, los labios y las manos son las partes del cuerpo más expuestas a los cambios meteorológicos, aunque el resto del cuerpo tampoco se libra. Después del invierno en que «el frío, el viento, la calefacción disminuyen la humedad en el ambiente y provocan una mayor sequedad de la piel», damos la bienvenida a la primavera que trae consigo «insectos, orugas, la polinización de las plantas…». «Se acumulan muchas sustancias en el ambiente y algunas personas tienen reacciones alérgicas o irritaciones en la piel, según la sensibilidad», explica Miquel Just. Tampoco debemos perder de vista las consecuencias de la contaminación que, según el especialista «actúa como un factor irritante y negativo sobre la piel, igual que en las vías respiratorias». 

Protección solar

La llegada del buen tiempo conlleva también una mayor exposición al sol. Razón de más para empezar a preparar la piel ante las exposiciones solares. 

La edad, la genética, el tabaco y la exposición al sol provocan un mayor envejecimiento de la piel

Todos los tipos y tonos de piel necesitan indistintamente protección. A la hora de elegir una crema de protección solar, Miquel Just aconseja tener en cuenta el tiempo de exposición y el tipo de piel para protegerse correctamente. «En primavera pueden detectarse problemas en la piel por una mayor exposición al sol», advierte el especialista en dermatología. Desatender estos consejos tiene consecuencias: «Es evidente que una persona que se expone mucho al sol y que no toma las precauciones correctas para protegerse, con los años, tiene más posibilidades de tener una piel más envejecida». Él mismo asegura que está demostrado que factores como la edad, la genética, el tabaco y la exposición al sol provocan un mayor envejecimiento de la piel, y en algunos casos incluso más rápido».  

Hidratación y alimentación

La salud de nuestra piel también depende de la hidratación. «Una piel hidratada soportará mucho más cualquier factor externo», asegura el jefe del Servei de Dermatologia del Hospital Universitari Joan XXIII de Tarragona. 

Beber agua es fundamental todos los días del año, y en primavera y verano mucho más. Más calor, más necesidad de hidratación. «Lo conseguiremos a través de cremas y también bebiendo más agua durante el día», añade el especialista. Sobre esta cuestión, Miquel Just afirma que una pregunta frecuente que nos hacemos es qué cantidad de crema debo ponerme y con qué frecuencia. La respuesta del especialista indica que «cada tipo de piel pide una cantidad de crema y una determinada frecuencia». 

Otra manera de cuidar la piel es no utilizar productos demasiado agresivos para la higiene personal. Esto significa tener a mano jabones suaves y sin químicos ni conservantes, ya que son compuestos que no son necesarios para la higiene de la piel. «Se trata de utilizar productos inocuos, porque estás poniendo un producto sobre la piel que no es necesario», asegura Miquel Just. 

El jefe del Servei de Dermatologia del Hospital Universitari Joan XXIII en la consulta. FOTO: Alba Mariné

La salud de la piel también mejorará con una dieta sana y variada. «Restringir las grasas, y comer mucha fruta y verdura es beneficioso», explica Miquel Just. También aconseja, con la llegada del buen tiempo, comer alimentos antioxidantes o ricos en betacarotenos, como las zanahorias, y que disminuyen los efectos negativos de las radiaciones solares sobre la piel. 

Enfermedades 

La exposición excesiva al sol y sin protección tiene riesgos para la salud. «Las personas con la piel muy clara; con gran cantidad de lunares o pecas en el cuerpo; las quemaduras solares durante la infancia o la adolescencia; y la genética son factores de riesgo de un cáncer de piel tipo melanoma», asegura Miquel Just. Recuerda que «es el más grave y con una mortalidad más elevada, y el que más ha aumentado en los últimos años todos».

La salud de la piel también mejora con una dieta variada y equilibrada

El especialista destaca la importancia de las campañas de información y sensibilización de la enfermedad. «Años atrás, había gente que no tenía la mentalidad de utilizar el protector solar, incluso se utilizaban más productos broncearse. En cambio, ahora las campañas de información han logrado que la gente tome conciencia de que si no me protejo del sol puedo tener problemas muy graves de salud», recuerda.

Temas

Comentarios

Lea También