Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Qué motiva a un joven a probar la droga

Estudio en institutos de Salou. Evadirse y divertirse son las principales razones para tener el primer contacto

Gloria Aznar

Whatsapp

Qué motiva a los jóvenes a consumir drogas. Y ¿por qué otros deciden no probarlas?

Éste es el tema de un estudio que la doctora Yolanda Ortega, del CAP Salou, decidió poner en marcha y cuyos resultados se presentaron esta pasada semana en el XXVI Congrés d’Atenció Primària de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (CAMFiC), que se celebró en l’Ampolla. 
Evasión (29%), diversión (27%), nuevas experiencias (18%), por seguir la moda (10%), porque probarlo no es un riesgo (2%) y para perder la vergüenza (3%) son algunos de los motivos por los que los adolescentes de entre 13 y 16 años decidirían adentrarse en mayor o menor medida en el mundo de las drogas. Un 2% reconocieron haberlas probado y no repetirían.

Ser perjudicial para la salud (50%), la adicción que provocan (10%), por la familia (13%), por la mala imagen (8%), por el coste económico (7%) y porque son ilegales (4%), son las razones de los que no las probarían. Un 6% afirmó no tener curiosidad en el tema.  
Ortega destaca que «lo más alarmante es que hay un 2 por ciento de niños que con su edad ya lo han probado y aseguran que no lo volverían a hacer. Pero hay otro 11% que reconoce que le gustó y que continuará consumiendo».

La idea de llevar a cabo el análisis surgió de la doctora Ortega, que también es vocal de docencia del CAMFiC, junto con dos médicos, entonces residentes, Fernando López y Marta Vázquez, y Salvador, un mosso d’esquadra, paciente suyo, que forma parte del equipo de la policía autonómica que imparte charlas de diversa índole en institutos. 

Se hicieron ocho sesiones en prácticamente todos los institutos de Salou en las que se les explicaban los riesgos sanitarios y legales de consumir este tipo de sustancias «y a partir de aquí se nos ocurrió preguntarles por qué motivo las probarían o no». 

Desconocimiento
El doctor Fernando López comenta que «la impresión que tuve es que los jóvenes empiezan a consumir drogas desde muy temprana edad sin saber las consecuencias reales. No tienen un conocimiento exacto de lo que son. El único conocimiento que tenían es que sirven para pasárselo bien, para evadir realidades. Y la gran mentira es que sólo se engancha el que quiere». 

Este facultativo, que por aquel entonces era residente, destaca la percepción que tienen de la marihuana y el consumo desmedido de alcohol. En cuanto a la primera, «ni siquiera tienen en cuenta que es una droga. Le tienen menos miedo que al tabaco. La consideran natural porque se saca directamente de la planta y creen que al tabaco se le pone algún producto más que provoca que se enganchen». Destaca que se fían más de los amigos de la misma edad que de profesionales de la salud, policías e incluso de los mismos padres. 

Alcohol y fiesta
En cuanto al alcohol, López reamarca el problema ya que es un tema recurrente que se encuentra durante las guardias. «El consumo que realizan de alcohol es terrible». Explica que la dinámica de las discotecas es coger a chicas de estas edades para atraer a gente al local. A cambio les regalan una camiseta, las llevan a comer al burguer y les proporcionan consumo de barra libre. «Nosotros tuvimos alguna niña de 14 años casi en coma etílico. Tenía vómito de la cabeza a los pies». Añade que «ellos perciben que controlan el alcohol pero ni siquiera conocen sus consecuencias, ni a corto ni a largo plazo. Ellos se quedan con esa euforia. Por eso, durante las charlas muy pocos nos decían que después causa depresión y puede provocar como etílico».

«Entrar en sus cabecitas es muy complicado a veces. En algunos institutos era muy duro. Eran 10 u 11 alumnos y estábamos con cuatro maestros, un mosso y dos residentes para dar una charla y algunos no aceptaban las informaciones», comenta.

Actualmente Fernando trabaja en el área de pediatría e incide en que «vemos muchos niños de 12, 13 y 14 años que nos los traen los propios padres. «Es más fácil que se inicie este consumo en hogares que están desestructurados porque se aprovechan de las circunstancias. Cada fin de semana van con un progenitor y pueden hacer lo que quieren. Por ello las familias son fundamentales».

De igual manera, Salvador, mosso d’esquadra de la comisaría de Salou-Vila-seca, explica que «el alcohol crea adicción y no es bueno para el cuerpo, pero como es legal, ellos se benefician. Es un tema cultural, algo que la sociedad ha aceptado».

La figura de la ley
Con el código penal en mano, pero desde la vertiente más humana, Salvador trata de acercarse a los jóvenes a partir de la figura del policía, de la legalidad. Intenta romper la barrera que pueda haber en un principio y llegar hasta sus inquietudes, que se abran y se sinceren, «que vean que con un policía se puede hablar de todo.  Y cuando oigo el timbre que indica que la clase ha terminado y no se levantan de las sillas, pienso... hoy sí que les he llegado. Al final, lo importante es que si lo han probado, que lo puedan explicar». Consigue un «ambiente muy sincero».  «En algún momento, cuando llegamos a un punto delicado, algún profesor incluso pregunta si quieren que se marche de la clase. Es una parte de mi trabajo que me encanta ya que es otra manera de llegar a las personas». 

Qué ocurre si fuman un porro en un parque donde hay niños pequeños, qué consecuencia tiene a nivel económico, ¿pueden cultivar? ¿qué les puede pasar si los encuentra la policía fumando? ¿Pueden sancionarlos?, ¿qué sustancias están prohibidas? Todos estos interrogantes son los que contesta Salvador, quien lleva tres años en el grupo de agentes que realizan este tipo de charlas.

   La doctora Ortega incide en el hecho de que se trata de un estudio «a pequeña escala» que sería interesante ampliar. En la misma línea se pronuncia Salvador, quien defiende que «si se vuelve a hacer una investigación similar, debe hacerse a nivel institucional», con los centros que se decida y con un estudio previo.

 

Trabajo bien hecho
Perjudicial para la salud

La doctora Yolanda Ortega destaca que a pesar de que en ocasiones tienen la sensación de que han llegado tarde, que un 50% de los jóvenes rechace probar las drogas porque perjudican a la salud es un síntoma del «trabajo bien hecho desde los profesionales de la salud, de los formadores o de los padres». 

 

Dialogar
La importancia de la información

Los especialistas implicados en el estudio, tanto desde el ámbito sanitario como legal, destacan la importancia de la información. Las charlas se inician a partir de los 13-14 años, pero «hemos visto que se deberían hacer un poco antes», comenta el doctor López. Añade que «la información de los padres es muy importante, ya que entonces no necesitan ir al camello de turno para que les dé la clase sobre toxicología».
La doctora Ortega concluye que «los jóvenes no saben cómo enfrentarse a los problemas». Y, tras las respuestas obtenidas (uno de los motivos para no consumir es el coste económico), encuentra bien las políticas que encarecen el alcohol. «Teníamos claro que no iban a dejar de consumir, pero intentábamos que tuvieran una idea global, que no consuman engañados, que conozcan qué les va a pasar si toman una determinada sustancia. Por ejemplo, con el alcohol, además del daño hepático, está el problema directo de lo susceptibles que se quedan, que puede haber un embarazo no deseado, una violación...», explica el doctor López.
Asimismo, desde Mossos se tocan diferentes colectivos y temas como la violencia machista o el control de las redes sociales. «Ahora hay más bullyng que nunca: en clase, en el patio y cuando llegas a casa y estás estudianto, también», puntualiza Salvador. Por este motivo las charlas se hacen desde primero de la ESO, unas conversaciones que también se ofrecen a las Ampas, para los padres. «Con ellos hacemos una mesa redonda y también tratamos la conveniencia de que tengan un tipo de móvil u otro».

Temas

Comentarios

Lea También