Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Qué sería del verano sin la cerveza

Es la ‘reina’ indiscutible para combatir el calor. Su historia se remonta miles de años en el tiempo

Sílvia Fornós

Whatsapp

Pensar en las vacaciones es imaginar una terraza y una cerveza bien fresquita delante. La bebida es la reina del verano para apaciguar el calor. Pero, ¿cómo ha llegado el extracto de lúpulo a ser un imprescindible en la nevera? 

Su historia se remonta al Neolítico. «La historia de la cerveza es casi tan antigua como la del vino. Hay evidencias arqueológicas que demuestran que nuestros antepasados elaboraban una bebidaalcohólica a base de cereales, como el trigo sarraceno y la espelta», detalla la sumiller y enóloga Anna Casabona. 

Este ‘prototipo’ ha evolucionado a lo largo de los siglos. Según Anna Casabona, el gran cambio fue hace 1.000 años en Alemania con la incorporación del lúpulo como ingrediente. «Sin él la cerveza no se consideraría como tal hoy en día», asegura y añade que «es el ingrediente que le da el toque amargo tan característico de la cerveza y además la protege de alteraciones microbianas. La cerveza es una bebida fermentada como el vino, pero a base de maltas de cereales». El lúpulo contribuyó a que la cerveza dejara de ser una bebida de caducidad corta. 

Ingredientes

Los ingredientes principales de la cerveza son cuatro. El primero son los cereales. «Normalmente se utiliza cebada, pero podemos encontrar cervezas elaboradas, por ejemplo, a base de trigo». El siguiente ingrediente es el agua y que, según Anna Casabona, «en función de la calidad hará que una cerveza sea muy diferente a otra, no es lo mismo el agua de manantial que la del grifo». En tercer lugar no podemos olvidar el lúpulo que es el ingrediente que define parte de las características de la cerveza. Y por último, y no menos importantes, están las levaduras y que son las mismas que se utilizan para el vino.

Tipologías

En función de la elaboración podemos distinguir dos tipologías: la primera es la cerveza de baja fermentación (Lager) y la segunda es la de alta fermentación (Ale). También se puede diferenciar entre las cervezas industriales y las artesanales. «Esto dependerá del volumen de producción y del sistema, si está más o menos mecanizado, selección de ingredientes…», detalla la enóloga.

El lúpulo define una parte de las características de la cerveza

Elaborar cerveza es más fácil que elaborar vino. «El proceso es más rápido, hablamos de semanas o incluso días», asegura Anna Casabona y añade que «si tenemos en cuenta que la materia prima es mucho más económica, la elaboración es más rápida y la maquinaria que se necesita es más sencilla está claro que es más barato producir cerveza que vino».

Elaborar cerveza propia es relativamente fácil, existen kits que ya están preparados para ello. La cerveza no está pensada para envejecer en casa, su consumo es inmediato. «Lo ideal es tener siempre unos botellines en la nevera», asegura Anna Casabona. 

Cada tipo de cerveza debe ir acompañada de su correspondiente vaso. «Por norma general las industriales o Lager se sirven en un vaso de tubo, y para las cervezas artesanales o Ale es mejor una copa», detalla la sumiller. 

La manera de consumirla dependerá también de la tipología. «Las que se comercializan en España son para beber bien frescas y ahora en verano todavía más. Si bien hay algunas cervezas como las de origen belga que se pueden beber a temperatura más elevada», detalla. 
Según el país al que viajemos existe la costumbre de beberla no tan fría como aquí. En los países mediterráneos la cerveza alivia la sed. «Este es el secreto de su éxito, cuando somos un país productor de vino», asegura la sumiller. 

El gran secreto final es cómo se tira. Es la asignatura pendiente de muchos bartender. «Lo que importa es que haya suficiente espuma para proteger la cerveza de la oxidación, pero sin que la cantidad impida disfrutar de la bebida». En cualquier caso, la cerveza siempre bien fresquita.

Temas

Comentarios

Lea También