Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Ramiro beá pasaba desapercibido, pero era muy querido'

El bajista tarraconense, fallecido en septiembre de 2015, recibirá este sábado un homenaje en la Capsa de Música de Tarragona

Javier Díaz

Whatsapp
Ramiro Beá tocó en Números Rojos.

Ramiro Beá tocó en Números Rojos.

«La pérdida de Ramiro fue una hostia tremenda. No le tocaba», lamentan Teo Díaz y Berni Sancha, componentes del grupo de rock Números Rojos. El músico tarraconense Ramiro Beá falleció de manera repentina, con 50 años, el 9 de septiembre de 2015. Sufrió un infarto mientras estaba trabajando -era empleado de Bic Iberia-. Este sábado, a partir de las 19.00 horas, recibirá un merecido homenaje en la Capsa de Música de Tarragona con un concierto en el que actuarán sus excompañeros de Números Rojos (impulsores del evento), Kandi (ex Pisekerra), Varones, 2UT, El Toubab y Zink.

La entrada es gratuita con invitación. «Nos ha sorprendido el éxito y la buena respuesta que ha tenido. Ramiro era muy discreto, pasaba desapercibido, pero era muy querido. La prueba es que estamos recibiendo más peticiones de entradas de las que podemos dar», afirma Díaz. El aforo, de unas 480 personas, ya está prácticamente completo.
Beá, del barrio de Icomar, estaba casado y tenía dos hijos. Era deportista y estaba muy vinculado al Club de Fútbol Icomar, en el que jugó. Formaba parte de la generación de rockeros forjada en los ochenta en la periferia de Tarragona. Tocó el bajó en grupos como Palos de Ciego, Carcamal o Números Rojos, con los que grabó su tercer y último disco, Tiempo Muerto, en 1997.

Implicación de la AMT

«Quizá no era el mejor bajista del mundo, pero era una gran persona y teníamos muy buena sintonía con él. Y eso era lo más importante para nosotros. Cuando le pedimos que entrara en la banda le hizo mucha ilusión porque era fan nuestro», recuerdan Díaz y Sancha.

El concierto del sábado será un homenaje, un encuentro de viejos amigos, una despedida o un brindis. «Nos hubiera gustado haberlo hecho antes, pero hasta ahora no se ha podido concretar», asegura Díaz, que resalta la implicación de la Associació de Músics de Tarragona (AMT): «Su colaboración ha sido decisiva».
Cada grupo actuará unos treinta minutos y, además de su propio repertorio, versionarán un tema de Números Rojos. Estos cerrarán la velada.

Los asistentes recibirán una postal con la imagen de Ramiro a cambio de la aportación económica (o no) que deseen. El dinero recaudado irá destinado a potenciar el festival de rock que organiza cada verano la asociación de vecinos del Parc Riuclar. «La idea es que este festival lleve, de algún modo, el nombre deRamiro y disponga de presupuesto para incluir en su cartel a alguna banda de renombre que atraiga a más público», señalan Díaz y Sancha. El certamen se ha nutrido hasta ahora de bandas locales.

Temas

Comentarios

Lea También