Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Raül Cid: 'Hacemos jazz de autoayuda'

Entrevista al músico, compositor, trombón y voz en Stromboli Jazz Band
Whatsapp
Raül, con su trombón, liderando en fila india a la Stromboli Jazz Band por la Rambla Nova.  foto: Pilar Veciana

Raül, con su trombón, liderando en fila india a la Stromboli Jazz Band por la Rambla Nova. foto: Pilar Veciana

-La Stromboli cumple años.

-Tres años, más de 150 actuaciones, cercavilas, conciertos, inauguraciones, fiestas privadas... Al tener una formación variable, nos adaptamos al espacio y al presupuesto.

 

-¿Cómo nace la banda?

-El planteamiento era hacer un espectáculo global, una interacción directa con el público, romper la cuarta pared, hacer un show teatral y con gags.

 

-Tienen un repertorio amplio.

-Nos basamos sobre todo en temas de dixie, de jazz popular. Cogemos canciones populares y las adaptamos a ritmos de swing, de bossa nova.

 

-No es un jazz puro.

-Cuando dices la palabra ‘jazz’ la gente se asusta y se aleja. Nos ha pasado. Hay muchos tipos de jazz, igual que hay muchos tipos de pintura.

 

-Y este un jazz distinto.

-La gente nos dice: ‘Es un concierto de jazz pero nos ha gustado’. Muchos músicos tocan jazz para ellos. Nosotros hacemos un jazz más asequible, más sencillo, menos farragoso.

 

-Un jazz que la gente baila.

-Cogemos canciones conocidas y le damos ese puntito de alegría. La gente acaba moviendo los pies y las manos. Es terapia, somos un grupo de jazz y de autoayuda musical. Intentamos que la gente salga mejor de lo que ha entrado. Por eso el disco se llama Smile, como una canción de Charles Chaplin.

 

-¿Por qué da miedo el jazz?

-Con el jazz clásico nos fijamos en una etapa concreta, la del free jazz, los años 40 y 60 , con mucha experimentación. Pero esto es jazz del pueblo, el de los orígenes. Los negros cantaban del pueblo para el pueblo. Hay gente que dice: ‘Esto no es jazz jazz’. Y decimos: ‘Es que el jazz es muy amplio’. Esto no es Charlie Parker. Somos más Louis Armstrong, o el swing que hacía Frank Sinatra, o temas estándar de principios del siglo XX, música festiva.

 

-Y lo mezclan todo.

-Hemos tocado hasta Pulp Fiction. Puedes coger una canción de Star Wars, en medio metes a Ray Charles, y siempre va a tener algo de familiar. Podemos hacer el Stand by me, o una versión de Manel, o L’escurçó negre.

 

-Se han convertido en un grupo social y omnipresente.

-Somos como aquella animadora popular de la universidad a la que todos quieren ‘conocer’… Que esté la Stromboli da categoría, es un valor seguro…

 

-¿Lo de menos es la música?

-No es sólo tocar el instrumento. La calidad la puedes mejorar estudiando pero el don interior de interactuar cuesta más.

 

-¿Cuál ha sido el momento más gratificante?

-Cuando fuimos a tocar al festival de jazz de San Sebastián. Estábamos en la playa, al lado del Kursaal. Era un concierto a las seis de la tarde. A mitad de concierto el paseo estaba ya lleno.

 

-Les habrá pasado de todo.

-En un concierto un señor muy tímido nos dijo si podíamos decir que se quería casar con su chica, que estaba sentada allí al lado... ¡y gente para quien lo más simportante de su boda era que fuéramos a tocar nosotros!

 

-Usted es trombonista y viene del conservatorio.

-Empecé con seis años. Aquello acaba siendo matemáticas. Va bien pero después hay un proceso de desaprender. Me gusta más fluir, improvisar. Sin tanta técnica, ahora soy más versátil.

Temas

  • CONTRAPORTADA

Comentarios

Lea También