Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Si no soy violinista, me gustaría ser azafata de vuelo. Quiero un trabajo en el que pueda viajar"

Una genio de la música de solo 11 años. Esta vilasecana empezó a tocar a los 5, cuando sus padres pensaban que lo hacía por capricho. Ha tocado por países de casi todos los continentes. Hablamos con ella a punto de iniciar su primera gira en Asia

Pablo Latorre

Whatsapp
Jennifer ensaya unas 2 ó 3 horas al día, entre clases y descansos. Foto: Alba Mariné

Jennifer ensaya unas 2 ó 3 horas al día, entre clases y descansos. Foto: Alba Mariné

- Eres joven, ¿pero recuerdas cómo empezaste?

- Fue a los 5 años, gracias a Anne Sophie Lutter. La vi tocar Mozart y me enamoré de dos cosas: de su vestido –azul con corte de sirena– y del violín. Estuve insistiendo un año hasta que, por fin, me lo regalaron.

 

-¿No te fijaste en otro instrumento?

- En el piano, que empecé a los 8 años. Pero no le doy demasiada importancia. Tengo más nivel con el violín, y por eso procuro aplicarme más.

 

- Debes de ser una chica muy ocupada. ¿Cuánto ensayas?

- Entre el colegio y el conservatorio (Josep Carreras), normalmente ensayo unas 2 ó 3 horas al día. No tengo mucho tiempo para más cosas, aunque siempre encuentro descansos para jugar con Barbie.

 

- ¿Te montas el horario tú sola?

- No. Mis padres me ayudan a organizar el tiempo. Me indican qué puedo hacer y cuando. Y yo voy haciendo. A veces es duro, pero quiero esforzarme y prepararme bien para ser una gran violinista de mayor.

 

- Y si no fueras violinista, ¿qué te gustaría ser?

- Tendría que pensarlo bien, pero creo que azafata de vuelo. Quiero un trabajo en el que pueda viajar mucho. Me gusta conocer lugares, gente distinta... Me encanta descubrir los sitios donde ni me entienden.

 

- Entonces aprovecharás ahora que te vas a Taiwan.

- (se ríe) La verdad es que estoy un poco nerviosa porque desde los 2 años que no viajo tantas horas en avión.

 

- ¿Solo te inquieta el viaje?

-Para nada. También me preocupa un poco la ciudad en sí, que será totalmente nueva para mí, y la comida. No me gusta nada la cocina asiática, como el sushi. Por suerte Taiwan no es Japón. Así que seguro que encontraremos cosas ricas.

 

- Sin duda es una oportunidad en todos los sentidos.

-Lo es, y de casualidad. Surgió en un concierto que di en la Casa Andrés Segovia, en Linares ?(Jaén). Había un hombre muy atento al concierto. Me miraba muy fijamente y se movía sintiendo la música. Al parecer era un manager de Taiwan, que al terminar se presentó y nos invitó a ir. Espero que vaya bien.

Temas

  • NALTROS

Lea También