Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Si volviera a nacer diez veces, diez veces repetiría"

Miriam hace buena la frase 'Busca un trabajo que te guste y no trabajarás nunca': "Cuando ves las nubes, cuando vislumbras la pista allá abajo... Es magnífico"

Norián Muñoz

Whatsapp
Miriam Martín es copiloto de Ryanair. Vive en Bulgaria. Foto: cedida

Miriam Martín es copiloto de Ryanair. Vive en Bulgaria. Foto: cedida

Miriam Martín tiene 31 años recién cumplidos y es 1ºoficial (copiloto) en Ryanair. Ahora vive en Sofía, Bulgaria, aunque tenemos suerte de hablar con ella durante un descanso en Barcelona.

Miriam hace buena la frase: «Busca un trabajo que te guste y no trabajarás nunca» y cuenta que lo suyo es «puramente vocacional».

Terminó su grado en el CESDAen 2010, un momento malo, en plena crisis, lo que la llevó a trabajar como camarera y azafata antes de tener una oportunidad en su compañía actual. Eso sí, de entonces a la actualidad, las cosas han cambiado mucho, advierte, y ahora la demanda de pilotos es muy alta y sigue creciendo, «es un momento de oro», asegura.

En su clase eran 5 mujeres de 20 alumnos, una proporción alta para lo que luego se ve en las aerolíneas.

Cuenta que todavía no está normalizado el ver a mujeres en este trabajo. Relata que justo regresando a Barcelona se sentó entre los pasajeros, aunque con su uniforme, tal como exige la compañía en esas situaciones. Lo primero que hizo la señora que tenía sentada al lado fue preguntarle qué tal era el trabajo de azafata.

De momento Miriam no piensa en la maternidad, pero tampoco lo ve como algo cuesta arriba. Aunque en el imaginario colectivo los horarios de los pilotos se pintan como imposibles, en su caso, aunque tiene turnos rotativos y trabaja fines de semana, cada noche va a dormir a casa, porque trabaja en trayectos más cortos.

Cuando se le pregunta por momentos en los que ha pensado que valió la pena el esfuerzo no sabe por dónde empezar. Recuerda, por ejemplo, cuando comenzó la formación en el avión donde viaja, un Boeing 737 800. Pero la lista sigue: «Cuando ves las nubes, cuando vislumbras la pista allá abajo... Es magnífico. Si volviera a nacer diez veces, diez veces repetiría».

Hasta ahora, explica, no ha tenido ningún ‘susto’, aunque reconoce que es un trabajo estresante en lo que tiene que ver con la responsabilidad y la necesidad de estar concentrado continuamente. Considera que hay que tener un temperamento especial para soportar a tensión, pero eso solo es una parte; el resto lo hace la formación, «que es la que te da seguridad».

Temas

  • NALTROS

Lea También