Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Siempre te enseñan lo que han hecho otros, pero no lo que puedes hacer tú"

Carla Bonfill se convirtió en finalista de un concurso para jóvenes emprendedores con un plan para instalar huertos urbanos. Su propuesta se impuso a otras 2.000

Whatsapp

"Siempre te enseñan lo que han hecho otros, pero no lo que puedes hacer tú"

Hablamos con Carla Bonfill por teléfono porque está en Madrid preparándose para cinco minutos muy importantes en su vida. Y es que cinco minutos era todo el tiempo que tenía ayer para convencer a un jurado formado por distintas personalidades, incluido el cocinero Jordi Roca, de que su idea era la mejor para ganar el programa de emprendimiento joven Blue BBVAChallenge. Al final no pudo ser, pero para ella ya fue todo un triunfo estar entre los seis proyectos finalistas. De hecho, su idea sobre la creación de huertos urbanos en solares vacíos se impuso a otras 2.000 que se habían presentado por internet. Además, como todos los participantes, asistió a un taller de tres meses para desarrollar sus ideas de negocio enfocadas en dar soluciones a las smart cities.

- Su idea de negocio se impuso a otras 2.000 que se presentaron on-line. ¿Tenía esperanzas de que algo así sucediera?

- No, la verdad es que no. Cuando empece el curso no estaba pensando en concursar. Me apunté para ver qué podía aprender y por el camino, semana tras semana, me sorprendía lo bien que me iban yendo las cosas ... Mi familia y mis amigos se han sorprendido porque no sabían ni que me había presentado.

- Resúmame su idea.

- Había que reflexionar sobre los problemas de las ciudades y yo me di cuenta de que después de la crisis financiera estamos rodeados de solares urbanizados que se quedaron vacíos. Por otro lado, estaba la necesidad de dar respuesta a otros dos temas importantes, el escaso aprovechamiento del agua de lluvia y la gestión de los residuos orgánicos. Además estaba el tema de que muchas personas han cambiado sus hábitos de alimentación y han dejado de consumir frutas y verduras porque no pueden pagarlas.

- Así que hizo un proyecto de huertos urbanos.

- Sí, la idea es convertir temporalmente espacios privados en públicos que además contempla que los propietarios puedan cederlos a la comunidad hasta que les den un uso. Habría un sistema de recogida de agua de lluvia en los edificios adyacentes, así como cajas compostadoras para aprovechar los residuos orgánicos.

- Pero eso implica cierta complicidad de la comunidad donde se encuentren los solares.

-Sí, de esta forma también consigues mayor integración social, que se encuentren los vecinos que tal vez no lo hagan en otras circunstancias... Además aumentas la superficie verde de la ciudad.

- Algunos huertos urbanos han fallado o no acaban de arrancar porque están gestionados por voluntarios y les ha faltado continuidad. ¿Qué propone?

- Es que más que verlo como una comunidad que comparte los huertos y donde las personas acuden en las horas que pueden, mi idea es que cada familia, en función de sus miembros, se ocupe de su huerto y plante lo que quiera aunque compartan los materiales. Las parcelas serían de unos 35 metros cuadrados y se pagaría una especie de alquiler social.

- ¿Cree que en las ciudades se nos olvida cómo llegan los alimentos a nuestra mesa?

- Sí, aunque cada vez hay más conciencia. En mi ciudad yo sí que tengo esa conciencia porque vivo al lado del Delta, pero las grandes ciudades la han perdido y es muy importante.

- En los institutos comienzan a incorporarse algunas asignaturas relacionadas con el emprendimiento, pero, ¿cree que a los jóvenes les falta formación para llevar adelante sus ideas?

-Totalmente, la formación en el instituto y en la universidad se queda en algo muy teórico. Dedican mucho tiempo a explicarte lo que han hecho otros y no a explicarte lo que eres capaz de hacer tú, a fomentar tu creatividad. En esta formación te decían ‘identifica un problema, busca información, desarrolla tu idea’...

-¿Cuál sería su trabajo soñado? ¿Dónde le gustaría verse dentro de 10 años?

- No me gusta estar en un sitio fijo. Me gustaría que la idea de los huertos saliera adelante, pero yo no me veo al frente gestionando esto toda la vida. Me gustaría seguir pensando, produciendo nuevas ideas relacionadas con la tierra y llevándolas a cabo.

Temas

  • NALTROS

Lea También