Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Spa Gran Claustre: relax personalizado en Altafulla

Whatsapp
El Spa Gran Claustre cuida hasta el último detalle de cada una de las dependencias para que el cliente se sienta en un entorno acogedor

El Spa Gran Claustre cuida hasta el último detalle de cada una de las dependencias para que el cliente se sienta en un entorno acogedor

En un entorno de ensueño, dentro del casco histórico de Altafulla, se levanta un hotel singular, con mucho encanto y con una exquisitez en los detalles que empieza en la recepción y que se respira en cada una de sus estancias.

Dentro de estas paredes ancestrales que rezuman historia mezclada con un gusto decorativo brillante, este hotel en Altafulla tiene un Spa maravilloso capaz de extraer de las personas el estrés, la tensión y el dolor corporal de la rutina; y ofrecer, a cambio, una amplia gama de terapias y masajes adecuados para una relajación y un descanso más que saludable.

El Spa Gran Claustre está pensado para todos los públicos: clientes del hotel y gente que está de paso, parejas, empresarios y trabajadores e incluso familias con niños pequeños. Para cada cliente, hay una oferta ajustada a su medida y a un precio muy competitivo pensado para que al finalizar la terapia de relajación las sensaciones siempre sean de satisfacción. Desde el circuito termolúdico al baño de vapor pasando por una gran variedad de masajes consiguen el propósito de la visita.

La clientela que descubre este Spa -abierto los 365 días del año- se enamora de él y repite. Las ofertas y bonos (consultar en la web) permiten a uno disfrutar de una gran variedad de terapias a cualquier día de la semana en un espacio exclusivo que ahuyenta las masificaciones y que sólo se accede previa reserva y en un espacio vital neesario para el éxito de la terapia. Además, hay packs que permiten la combinación del Spa con el restaurante y/o el hotel que convierten la experiencia en única.

Si uno de los principales problemas de los amantes del Spa eran los niños, en el Gran Claustre han encontrado la solución. En horas concertadas, los profesionales buscan la fórmula para que los mayores disfruten de la carta de masajes o circuito de agua mientras que los menores pueden hacer una terapia adecuada a su edad: una máscara de chocolate, unas uñas pintadas... una actividad para que toda la familia difrute del espacio sin necesidad de descartar esta opción por tener niños.

La oferta está adaptada para todos los públicos, desde clientes del hotel o personas que fuera que quieren descubrir sensaciones únicas de relax y salud. La plantilla de profesionales tiene ofertas para empresarios que requieren -incluso con la camisa puesta- un masaje exprés para desentumecer músculos y sentirse con energía para seguir la jornada laboral. Hay la posibilidad de que las parejas, en un ambiente romántico, disfruten de masajes y terapias que les permita desconectar del mundo terrenal y disfrutar de sensaciones en una intimidad armonizada.

Poco a poco, la profesionalidad, la oferta de salud y el entorno del Spa Gran Claustre han ido traspasando fronteras difundiendo la excelente oferta que existe. Sin embargo, el objetivo para este año es darse a conocer todavía más en el entorno más próximo para que todo el mundo tenga la oportunidad de sentir en su propia piel estas técnicas milenarias combinadas con productos naturales.

El horario del Spa Gran Claustre es de 10 a 14 horas y de 16 a 20 horas. Los viernes y sábados, la jornada de tarde se alarga una hora más. Y nunca cierran

Temas

  • SALUD

Comentarios

Lea También