Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Supersubmarina: 'Empezamos tocando para 20 personas'

José Chino (voz y guitarra), Pope (bajo), Jaime (guitarra) y Juancar (batería) formaron en 2007 la banda Supersubmarina. En poco más de siete años ya ha publicado tres discos, 'Electroviral', 'Santacruz' y el recién estrenado 'Viento de cara'. El grupo ya ha iniciado la nueva gira y acaba de tocar tres días seguidos en Madrid
Whatsapp
Jaime, Chino, Pope y Juancar, los Supersubmarina. foto: Supersubmarina

Jaime, Chino, Pope y Juancar, los Supersubmarina. foto: Supersubmarina

-Acaban de tocar tres días seguidos en la sala Riviera de Madrid. Vaya subidón, ¿no?

- Ha sido una experiencia fantástica. Los tres días. Hemos oído críticas muy buenas. Muchos halagos. Estamos contentos. En Madrid nos pasa algo curioso. Es el reflejo exagerado de lo que nos pasa en el resto de ciudades. Siempre nos hemos sentido cómodos.

-Hasta el punto de que han tenido que ampliar una cuarta fecha en enero.

- Vimos que la respuesta de la gente fue tan grande que decidimos hacer un día más. No nos equivocamos. En dos horas se habían agotado las entradas.

-Después de ese subidón de energía, ¿cómo se baja a la tierra?

-Lo tenemos fácil. Si hemos decidido seguir viviendo en Baeza (Jaén), nuestra ciudad, es, entre otras cosas, por eso. Cuando llevas recibiendo halagos durante tantos días puedes creerte algo que no se acerca a la realidad. Volvemos a casa, con nuestros amigos y familia y seguimos haciendo lo mismo de siempre. Muchos nos preguntan por qué no vivimos en una gran ciudad. Lo tenemos claro. En Madrid nosotros empezamos tocando para 20 personas. Con el paso del tiempo viene bien echar la vista atrás.

-Tuvieron que improvisar un ‘bis’ y todo.

-Sí, en el concierto del viernes. Nunca nos había ocurrido. Los técnicos estaban ya recogiendo todo. Nosotros, en camerinos. Se quedaron esperando unos 400 espectadores que no paraban de pedir una última canción. Pasaron unos 10 minutos. Nos miramos y dijimos: «¿Qué hacemos?». Salimos otra vez. Los técnicos lo montaron todo de nuevo e hicimos Para dormir cuando no estés.

-Vayamos al disco. ¿Se puede decir que ‘viento de Cara’ es un trabajo optimista?

-Quizás Viento de cara, en las letras y en la producción, no es tan crudo ni visceral como nuestros anteriores discos. Es más luminoso, con más tempo. Sigue habiendo letras de desamor, pero con un trasfondo siempre optimista. Creemos que siempre se puede salir de los momentos malos y eso es lo que deseamos transmitir en nuestro mensaje.

-Tampoco falta el compromiso social con canciones como ‘Hasta que sangren’.

-Teníamos claro que no podíamos estar ajenos a la realidad actual. Es un tema del que hablamos a menudo cuando nos sentamos a tomar un café con los amigos o familiares. Muchos de ellos están afectados por la crisis, por lo que nosotros no podíamos mantenernos al margen. En nuestros anteriores trabajos ya incluimos temas con trasfondo social y en éste también hemos apostado por ello.

Temas

  • MÚSICA

Comentarios

Lea También