Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

‘Tengo suerte de no vivir de la música’

El crooner de Sant Carles de la Ràpita Fabio Vega, conocido como A Quiet Man, ha lanzado su séptimo y personal álbum ‘Love is gone’

Javier Díaz

Whatsapp
Fabio Vega, A Quiet Man, en Sant Carles de la Ràpita. FOTO: JOAN REVILLAS

Fabio Vega, A Quiet Man, en Sant Carles de la Ràpita. FOTO: JOAN REVILLAS

- ¿Es un hombre tranquilo?
- Pues supongo, porque no hablo a gritos, soy observador y ebriamente sereno.

- ¿A Quiet Man es por la película de John Ford?
Sí. El nombre surgió en la niñez, viendo el título de esa película escrito en una cinta Beta de mi padre. La ponía continuamente en el reproductor de vídeo para ver algunos dibujitos que estaban grabados allí.

- ¿Se considera un crooner?
- Sin considerarlo, ni pretenderlo, creo que ya he llegado a creérmelo. Me gusta el concepto.

- ¿Cómo le sedujo este tipo de música?
- La tendencia en mí siempre ha sido el sentirme atraído por la tristeza, la melancolía, la soledad. El tipo de música que desarrollo une esas sensaciones.

- ¿Qué músicos son el espejo en el que se mira?
- Lloyd Cole, Grant Lee Philips, Brendan Perry, Lou Reed, David Bowie, Perry Blake, Mark Eitzel, Paul Weller...

- ¿Es lo que escuchaba de pequeño en casa?
- He tenido suerte de haber vivido y vivir rodeado de amigos y familiares con muy buen gusto musical. He podido robar de cada uno de ellos propuestas muy interesantes que de otro modo tal vez no hubiese conocido. A raíz de ello creo que se ha configurado mi eclecticismo musical. 

- ¿Su nuevo disco, ‘Love is gone’ (el amor se ha ido), es un canto al desamor? 
- Totalmente. He dejado de convivir con la que ha sido mi pareja durante 22 años y de alguna manera tenía que sacar ese dolor. Aunque el proceso de rotura ha sido y es amistoso, la sensación de pérdida es muy emotiva.

- ¿Al componer le sale su lado más romántico?
- Sí, no puedo evitar cantar a la que no me quiere, a la que quiero en silencio, a la que dudo que me quiera o a la que no sé si algún día me quiso.

- Dio su primer concierto hace 23 años en un pub de Leicester (Inglaterra).
- En esa época tocaba en la calle para ganar algo de dinero. A partir de allí nunca he parado de hacer directos. Hace 17 años compré mi primer 8 pistas y empecé a grabar maquetas. Creo que llegué a hacer doce como A Quiet Man (en inglés) y como Un Hombre Tranquilo (en castellano). En 2009 saqué mi primer disco y ya llevo siete.

- Y además es marinero de Salvamento Marítimo en el puerto de Sant Carles de la Ràpita
- Acudimos a la llamada de cualquier incidente que ocurra en la mar. Ya sea reflotamiento de embarcaciones varadas, remolques por averías, rescate de náufragos, evacuaciones de heridos, recuperación de cadáveres, incendios, hundimientos, lucha contra la contaminación, búsquedas, vigilancias marítimas o auxilio de animales en peligro.

- ¿Le es imposible vivir de la música?
- Sí, totalmente. Me resulta espantoso decir esto, pero tengo suerte de no tener que vivir de la música. Las cosas llevan muchos años mal para los músicos con proyectos personales. Y no me refiero a la industria, eso es otro tema. Pero ahí estamos, sin desfallecer.

Temas

Comentarios

Lea También