Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Top 60: Muntanyes de Montmell

El techo del Baix Penedès

Juan Carlos Roldán

Whatsapp
Foto: DT.

Foto: DT.

Foto: DT.

Foto: DT.

Foto: DT.

Foto: DT.

Foto: DT.

Foto: DT.

¡Vota por tu lugar favorito del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre de nuestro Top 60!

Las montañas de Montmell son algo más que un par de colinas, se trata del techo del Penedès. Su nombre deriva del latín Monte Macellum o Mont Maell, que, lejos de tener un significado relacionado con la miel, significan montaña árida o seca o bien la montaña de la carnicería, este último haciendo referencia a una batalla cruel y sangrienta de la época de la conquista de Hispania por parte de los romanos (quienes precisamente eran famosos por su crueldad).

Hablar de su población supone hablar del castillo de Montmell, que no era propiedad de un noble, más bien se trataba de un bien eclesiástico en manos del Obispado de Barcelona. La construcción fue el escenario de diferentes combates a lo largo de la guerra entre la corona de Aragón y de Castilla (1429-1430), en la que, como es natural, la lealtad del obispado no fue con otra que con la de Alfonso V de Aragón. También es necesario resaltar su papel en la Guerra de Sucesión, en la que el castillo albergó toda una guarnición de tropas valonas.

La población del municipio no empezó hasta bien entrados en el siglo X, en concreto en el año 974, fecha en que el obispo Vives otorgó la carta de poblamiento sobre los habitantes del castillo de Montmell. Se trata de la carta más antigua de Catalunya y respondía a una única finalidad: poblar las zonas fronterizas para facilitar su defensa. Se requirió todo un siglo para poder hacer efectiva esta repoblación. El obispo, al ser el señor feudal propiamente dicho, mantenía una serie de derechos sobre todos y cada uno de sus residentes, ya fuesen personas o animales; y sobre las tierras, lo que le permitía quedarse con una parte de las cosechas diarias.

El paso del tiempo y la industrialización no han cambiado tanto el municipio. Su población sigue dedicándose mayormente a la agricultura de secano, destacando el cultivo de viña, olivos y cereales. Aun así, una parte de sus residentes han preferido optar por la industria y han de trabajar fuera del núcleo municipal. Según un censo realizado en 2012, Montmell dispone de una demografía aproximada de 1511 habitantes.

Por lo que respecta a la sierra, esta se constituye de varias montañas, de las cuales destacan el Puig de Migdia (con 690m), el Puig de les Forques (de 711m) y el Puig de Talaia (de 861m). Este último, al ser el más alto, dispone de un vértice geodésico, una señal informativa permanente que indica la altura exacta del lugar sobre el nivel del mar y forma parte de una red de triángulos cuyas coordenadas están calculadas con la mayor precisión posible. A su vez, la sierra de Montmell es también parte de las Serralades Costaneres de Catalunya, enmarcado dentro de la Serralada Prelitoral Catalana.

Respecto a su clima, todo la comarca del Baix Penedès posee un clima mediterráneo litoral sud, a excepción de, que casualidad, Montmell, que es de pre litoral sud. El Montmell además es líder en precipitaciones, cumpliendo los máximos durante el otoño (650mm) y dejando los mínimos en invierno y verano (550mm). En esta época del año el municipio es un auténtico paraíso, con una temperatura media de 24 ºC, mientras que en invierno suele estar entre 7 y 9ºC, dando lugar a una temperatura anual de entre mediana y alta. Las cimas de la sierra de Montmell únicamente pueden glaciar entre los meses comprendidos entre noviembre y marzo.

Ciertamente la sierra de Montmell presenta un recorrido de lo más entretenido para los amantes del senderismo, siendo la ruta de la Juncosa la más la más solicitada por grupos de jóvenes (y no tan jóvenes) aventureros. El camino empieza en uno de los núcleos del municipio: la Juncosa de Montmell, que lleva a los viajeros hasta el Puig de Talaia, pasando por el castillo de Montmell y la cruz.

La cima, al ser el punto más alto de toda la sierra, ofrece una impresionante visión del Camp de Tarragona, todo el Baix Penedès e incluso se puede llegar a divisar el Pirineo en la línea del horizonte (siempre y cuando no haya niebla).

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También