Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Top60: La Giralda de l'Arboç

Una pequeña Andalucía

Núria Arroyo

Whatsapp
fotos: p- ferré

fotos: p- ferré

fotos: p- ferré

fotos: p- ferré

fotos: p- ferré

fotos: p- ferré

fotos: p- ferré

fotos: p- ferré

¡Vota por tu lugar favorito del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre de nuestro Top 60!

En la pequeña localidad de L’Arboç, provincia de Tarragona, podemos encontrar a la que muchos conocen como la réplica de la Giralda de Sevilla. Este municipio del Baix Penedès limita con la población de Castellet y La Gornal.

Existen diferentes historias entorno a su construcción. Cuenta la leyenda que un matrimonio de emigrantes sevillanos tras vivir varios años en Catalunya echaba de menos a su Giralda. Tenían negocios tan importantes que les era imposible volver a Andalucía. Mandaron a construir una réplica a escala de la Giralda para poder disfrutarla cada día de su vida sin tener que dejar su nueva residencia.

Como casi todas las leyendas esta está llena de romanticismo. Pero si se trata solo de una leyenda, ¿cuál es el origen verdadero de la Giralda de l’Arboç? Este monumento, con algo más de un siglo de antigüedad, fue un homenaje por parte de un matrimonio arbocenc que al viajar al sur del país quedó enamorado de la Giralda.

El matrimonio recibió en 1886 una herencia por parte de un tío indiano de Candelaria Negravernis.

Esto les permitió invertir su capital en varios proyectos culturales como la construcción del Teatro Romea de Barcelona o el Teatro Arbosense. Gracias a su situación económica viajaron por Andalucía.

Después de varios años viajando y consolidando negocios, decidieron adquirir un terreno para construir una réplica de aquellos lugares que más les habían fascinado durante sus viajes en el sur. A principios del s.XX, decidieron rendir homenaje a los monumentos que más les impresionaron en esas tierras durante su viaje. Estos fueron: el Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla, el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada, y la Giralda. Las obras de esta mansión terminaron en 1908. La Giralda de l’Arboç es una reproducción de la Giralda de Sevilla a escala 1:2. Considerada como uno de los elementos más destacados del pueblo, se construyó entre 1877 y 1889 dirigida por el propio Joan Roquer y fue destinada a un uso residencial. Durante los siguientes años, la Giralda de l’Arboç, gracias a sus propietarios, se convirtió en un lugar de encuentro de personajes vinculados con la cultura. En ella se realizaban tertulias y festivales de música. Para poder descubrir este verano la villa de l’Arboç, tierra de buen vino y de puntes al coixí, podemos realizar una ruta modernista por un precio de 34,00€. Existe un guía que realiza la ruta para grupos superiores a 20 personas.

Seis actividades

El pack de la ruta modernista cuenta con un programa de seis actividades. La primera es un desayuno y visita guiada a la cooperativa agrícola de l’Arboç. Incluye una degustación de vino y cava. La segunda es la visita guiada a la Giralda de l’Arboç. En ella se podrán observar el conjunto de reproducciones a menor escala de la Giralda, la torre de la catedral de Sevilla, el patio de los Leones de la Alhambra de Granada y el Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla. Seguidamente, la visita guiada al Museu de Puntes al coixí, permite conocer una de las actividades artesanas que más popularidad ha dado a la población. Este arte manual ha contado con diversas técnicas desarrolladas durante varias generaciones. La visita guiada al centro histórico de l’Arboç recoge muchos atractivos turísticos. Se conservan casa de origen medieval, construcciones modernistas y neoclásicas entre otras. De estilo barroco, podemos visitar la iglesia de Sant Julià. Destaca por contener aun en su interior pinturas francogóticas que decoraban el absis de la antigua iglesia. Pintadas entre 1.309 y 1.315, son de las pocas pinturas al fresco que aún se conservan de esa época. La visita guiada incluye una degustación de vinos y una comida. Este pueblo cuenta también con una gran tradición folklórica. Destacan sus diables centenarios y la carretillada, el ball de bastons y la colla castellera conocida como els Minyons de l’Arboç.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También