Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Top60: Pont Penjant

El símbolo de Amposta

Maria Noche

Whatsapp
Fotos: Joan revillas

Fotos: Joan revillas

Fotos: Joan revillas

Fotos: Joan revillas

Fotos: Joan revillas

Fotos: Joan revillas

Fotos: Joan revillas

Fotos: Joan revillas

¡Vota por tu lugar favorito del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre de nuestro Top 60!

El Pont Penjant d’Amposta representa una de las obras arquitectónicas más destacadas de la población, y se ha convertido en el símbolo por excelencia de la ciudad. Caracterizado por dos pilastras de piedra, en forma de arco de triunfo, a los dos lados del río, y por una estructura metálica sostenida por cables. Una estructura espectacular de 24 metros de altura y con un tramo total de 134 metros.

La construcción del puente empezó en el año 1915 con el proyecto del ingeniero J. Eugenio Ri bera. Una vez terminadas las obras, la inauguración del puente fue en 1921.

La construcción del Pont Penjant empezó con las obras de la pilastra de la derecha, tocando a la población. La obra provocó el derrumbamiento de diversas casas para poder abrir una calle amplia que coincidiera con la entrada del puente por esta pilastra, la actual avenida Alcalde Palau, antes denominada calle de Sant Sebastià. Para construir la pilastra de la izquierda las obras fueron mucho más dificultosas, ya que fue necesario derrumbar los fundamentos con la ayuda de aire comprimido hasta 30 metros de profundidad, hecho muy importante, pero que ocasionó hasta la pérdida de vidas humanas.

Gran relevancia

El puente supuso una notable mejoría en las comunicaciones ya que fue el primer paso permanente para cruzar el río Ebre en su tramo inferior, y sustituyó los antiguos pasos de barca, que eran el único medio que había hasta el momento para cruzar el río. El puente se situaba en la carretera de Barcelona a Valencia, y se convirtió en indispensable para salvar el río.

En su momento se convirtió en el segundo puente colgante del mundo que se construyó con el sistema de hormigón armado. El primero fue el puente de Brooklyn de Nueva York, en el que se inspiraron para construir el de Amposta.

El puente ha obtenido dos récords mundiales. Uno de ellos es el de fundamentos a mayor profundidad, con 25 metros; y el otro el de iluminación de su estructura, ya que durante muchos años fue el que tenía más luces entre columnas de todo el Estado.

El 1938, durante la Guerra Civil, el puente sufrió dos ataques por parte de la aviación legionaria italiana, que formaba parte del ejército del general Franco. El último ataque fue el 10 de marzo de 1938 y fue el definitivo, en el que se desprendió la totalidad de su estructura por el efecto de las bombas. El puente se volvió a inaugurar el 4 de octubre de 1947 y fue reformado, ya en su totalidad, en el año 1966 y durante el período 2007-2009.

Después de las diferentes reformas el puente fue remodelado, aunque ha llegado a nuestros días con un aspecto parecido al original, manteniendo los seis cables a cada lado que sujetan la estructura. Aunque si se han incorporado unos pasos exteriores para los peatones que no existían en el proyecto original.

Este año se han celebrado, por primera vez, diferentes actos festivos de la programación de las fiestas mayores en el mismo Pont Penjant, cortando el paso a los vehículos. Tuvieron lugar en él las diferentes actuaciones de uno de sus actos solidarios.

Centenario Pont Penjant

El año pasado, durante el 2015, el puente celebró sus 100 años desde la colocación de la primera piedra y el inicio de la construcción.

La población de Amposta organizó toda una serie de actividades, entre ellas el acto de inauguración, la recreación de la colocación de la primera piedra, visitas guiadas, exposiciones y conciertos, entre otros actos, para conmemorar este centenario.

Todavía este año sigue la celebración, y el día 15 de agosto, en medio de las fiestas mayores, tuvo lugar el acto de cierre: El Pont penjant. Cent anys de la unió de les dues ribes de l’Ebre. En él, Amposta y la Aldea se unieron en el medio del Pont Penjant para conmemorar el centenario de la primera piedra de este, colocada el 15 de agosto de 1915.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También