Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naltros En Familia

Tortugas, un centro para conocerlas de cerca

Un centro de divulgación en la desembocadura del Gaià invita a visitantes de todas las edades a ver especies en peligro y a saber lo que se está haciendo para conservarlas

Norian Muñoz

Whatsapp
Un grupo de jóvenes da de comer a una tortuga de tierra.

Un grupo de jóvenes da de comer a una tortuga de tierra. PERE FERRE

«Corre mucho para ser una tortuga, ¿no?», dice sonriente una joven que está dando de comer un trozo de lechuga a una tortuga de tierra. Otra añade: «¿Y has escuchado? ¡tiene 60 años!».

Ambas están realizando una visita al Centre de Divulgació de La Tortuga de l’Hort de la Sínia, en Altafulla, un sencillo espacio didáctico donde aprender sobre las especies autóctonas y también las invasoras.

Las «estrellas» del centro, que participa activamente en su conservación, son tres tipos de tortugas: la de tierra mediterránea, (una especie protegida), la tortuga de rierol (también protegida y en peligro de regresión) y, finalmente, la tortuga de Florida, una especie invasora.
Justamente estas últimas tortugas, las de florida, son de las que más pueden llamar la atención. Y no porque sea difícil verlas; de hecho muchas son compradas como mascotas. Aquí lo que sorprende es constatar el tamaño que pueden alcanzar. En el centro tienen una pareja de tortugas veinteañeras  con unas dimensiones considerables: unos 30 centímetros,  que nada tienen que ver con las simpáticas tortuguitas de cinco o seis centímetros que se regalan a los niños.

Joan Vives, fundador  del Hort de la Sínia, explica que se trata de una especie carnívora y agresiva debido a que debió adaptarse para defenderse y sobrevivir en Florida (EEUU),donde comparte espacio con caimanes y cocodrilos. El problema es que cuando crece o  sus dueños no pueden cuidarlas, algunos deciden  liberarlas en espacios naturales, donde se convierten en rivales casi imbatibles para las especies como las de la tortuga de rierol.

Valga como referencia que sólo en 2006, cuando la Associació Mediambiental la Sínia comenzó un proyecto de conservación de la tortuga de rierol en la Riera de Gaià ,capturaron 27 especímenes de tortugas exóticas. 

Otro ejemplo: a principios del pasado mes de  julio una de estas tortugas de Florida apareció flotando en la playa del Miracle de Tarragona.

Tortugas tímidas
El día de la visita conseguimos ver, sólo por unos instantes, una de las tortugas de rierol del centro. Apenas se la distingue, camuflada como está, entre las diminutas plantas que le cubren el caparazón. «Es una de las cosas que aprenden los niños, que igual que hay tortugas domésticas, que se muestran sin problemas, también las hay salvajes, que huyen de los humanos», apunta Joan Vives

Y es que justamente los niños y las familias son el público objetivo de este centro de divulgación. Tanto la tortuga de Rierol como la de Florida tienen sendos personajes: Berta y Flori, que son las protagonistas de un cuento infantil. En el mismo se relata cómo comienzan a llegar al sitio donde vive Berta otras tortugas como Flori que le van dejando sin apenas alimento.

Un huerto lleno de vida
Más allá de las tortugas, l’Hort de la Sínia es un sitio que bulle de actividad, ideal para visitar con niños teniendo en cuenta que es justo eso, un huerto cultivado por un grupo de familias. Con suerte, como nos pasó a nosotros, podrá encontrarse con una cata de las diferentes especies de tomates que allí se cultivan. Coincidimos, además, con un grupo de jóvenes de un campo de trabajo internacional. Son de doce nacionalidades distintas y se pasarán quince días aquí. Después de ver las tortugas siguen con su trabajo, limpiando cañas para delimitar una zona de dunas. Mariona, estudiante de Bellas Artes  de Barcelona, no se queja de lo duro del trabajo, por momentos así vale la pena, apunta.

LAS TRES ESTRELLAS

La tortuga mediterránea 
(testudo hermanni)
 


Es una tortuga de tierra que vive en los bosques mediterráneos. Es una especie protegida que en Catalunya sólo se encuentra en l’Alvera, el Garraf, el Delta de l’Ebre i el Montsant. En l’Hort de l Sínia colaboran activamente en su recuperación.

La tortuga de rierol 
(Mauremys leprosa)

Tortuga de rierol
Tortuga de rierol. Foto: Pere Ferré

Es una tortuga de agua que está protegida y que vive en ambientes acuáticos como el  río Gaià. Está en regresión, entre otras cosas, por la competencia con las especies exóticas. Se alimenta de peces, insectos, anfibios, carroña y materia vegetal.

La tortuga de Florida 
(Trachemys scripta)

Tortuga de Florida
Tortuga de Florida. Foto: Pere Ferré

Esta tortuga, tanto la de ‘orejas amarillas’ como la de ‘orejas rojas’, se comercializa como mascota. Muchas son liberadas en el medio natural y provocan graves alteraciones,  Están incluidas en el catálogo español de especies exóticas invasoras.

VISITA GUIADA
Para visitar el Centro de Divulgación de la Tortuga de l’Hort de la Sínia (Hortas de Tamaris S/N) es necesario hacer reserva previa, ya que la visita, siempre con guía, se hace en grupos reducidos.  Se d esarrollan de jueves a domingo . Se puede contactar con Joan Vives en el 655 486151 o en el mail joan@hortdelasinia.com. Si quiere saber más sobre las tortugas del río Gaià: http://www.riugaia.cat/tortugues/
les_tortugues_del_gaia.htm

 

Temas

Comentarios

Lea También