Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tratamientos naturales. Un capricho para el cuerpo

Relax. Las uvas tienen un efecto regenerador e hidratante, mientras que el chocolate también elimina la fatiga

Sílvia Fornós

Whatsapp
La vinoterapia aprovecha todos los beneficios de la uva en forma de tratamientos tonificantes. Foto: nina priorat

La vinoterapia aprovecha todos los beneficios de la uva en forma de tratamientos tonificantes. Foto: nina priorat

La salud física y mental están conectadas. Los tratamientos corporales y masajes aportan beneficios al cuerpo de los que también se beneficia la mente. Contribuyen a tener una mejor calidad de vida. Según refleja el ‘Informe sobre la Salud en España 2017’, la esperanza de vida al nacer es de 83 años, frente a los 80,6 de la media europea. El reto es envejecer de forma saludable para llegar a centenario. Y a ello contribuyen desde los tratamientos regenerativos hasta los masajes relajantes, pasando por la estética facial y corporal natural, que permiten escapar por unas horas del ‘mundanal ruido’.

Pero no de cualquier manera. La garantía es la utilización de productos naturales, es decir, cuyo origen es orgánico, ya sea vegetal o mineral, y sin productos sintéticos. «Esto significa que no han sido sometidos a procesos químicos o, lo que es lo mismo, creados en un laboratorio», asegura Maica López, gerente del centro de estética y belleza Las Termas de Ruham (Reus). Explica que «en estos tratamientos se utilizan productos libres de ingredientes químicos, lo que aumenta la compatibilidad con la piel». 

Uvas y chocolate

Es posible disfrutar de los beneficios de la uva a través de una copa de vino, pero también ‘experimentarlos’ a través de la piel. En Graves (Francia) nació la vinoterapia y desde entonces esta técnica natural aprovecha todos los beneficios de la uva en forma de tratamientos tonificantes, rejuvenecedores, relajantes, antioxidantes… «Las uvas tienen una alta concentración de ácido linoleico, vitamina E y ácidos grasos esenciales. Son agentes regeneradores, antioxidantes, hidratantes y suavizantes. Por lo tanto conservan todos los principios activos», explica Gemma Peyrí, quien junto a Teresa Giral son las emprendedoras de Nina Priorat, una marca garantizada de cosmética natural y ecológica. Nina Priorat trabaja con productos autóctonos, en este caso las uvas proceden de la bodega de cultivo ecológico Burgos Porta de Poboleda (Priorat). En estos momentos Gemma Peyrí y Teresa Giral trabajan para comercializar, a mediados del año que viene, la línea facial de cosmética de uva. «La principal novedad es que la extracción de polifenoles de la uva será 20 veces más potente», asegura Gemma Peyrí. 

Aplicar un tratamiento de chocolate en la piel eleva el ánimo y genera bienestar

En otros centros de estética y belleza de la provincia, la oferta de tratamientos también permite saborear los beneficios de la chocolaterapia. Hace apenas unos días, la profesora titular de nutrición y bromatología de la Universitat de Barcelona, María Izquierdo, explicaba que «que son numerosos los beneficios para la salud del chocolate, especialmente por su alto contenido en polifenoles» y destacaba «la protección contra enfermedades cardiovasculares», así como la hipertensión. Pues si comer chocolate tiene estos beneficios aplicarlo sobre el cuerpo tiene también una función antioxidante, además de eliminar la fatiga, elevar el ánimo y generar bienestar. Los masajes con envoltura de cacao permiten beneficiarse de su alto contenido en antioxidantes naturales, como los polifenoles.  

De los pies a la cabeza

Belleza, bienestar y ocio se fusionan en experiencias como dejarse mimar por los beneficios del té verde o purificar la piel a través del mar. Las Termas de Ruham invitan a disfrutar de los tratamientos corporales que consiguen la máxima eficacia a través de los principios activos de los productos naturales. Maica López explica que cada vez más los clientes son más exigentes con la salud de la piel, especialmente a partir de los 35 años. «Existe una mayor demanda de tratamientos faciales, como los indicados para el contorno de ojos», destaca la gerente.

El cuidado llega a todas las partes del cuerpo. El tratamiento Fish Spa se convierte en un método relajante para exfoliar de forma natural los pies y las manos, además de tratar posibles problemas de la piel. Por su parte, Nina Priorat permite llevarse a casa el bienestar que otorgan productos como la crema de manos, la leche hidratante o los aceites, elaborados con avellanas y aceite de oliva. 

Reavivar el cuerpo y la mente con tratamientos y productos naturales es un capricho al alcance de todos.

Temas

Comentarios

Lea También