Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Tu casa es un infierno cuando llega el buen tiempo?

Mejorar el aislamiento, crear corrientes de aire y ventilar la vivienda son algunas de las medidas que puedes tomar para evitar que el calor se apodere de tu hogar

Sílvia Fornós

Whatsapp
Con el calor sufres las consecuencias de un hogar mal aislado. FOTO: FREEPIK

Con el calor sufres las consecuencias de un hogar mal aislado. FOTO: FREEPIK

El verano tiene prisa por llegar. Las temperaturas aprietan y el asfalto hierve desde primera hora de la mañana. Después de estar todo el día trabajando anhelas llegar a casa y refrescarte, pero el calor no da tregua. El objetivo es mantener a raya el termómetro durante los meses de junio, julio y agosto para no ir con la lengua fuera las 24 horas del día. 
«Las temperaturas extremas del verano ponen nuestras viviendas a prueba. Cuando llegan estas fechas sufrimos lo que implica tener un hogar mal aislado o con problemas de ventilación y refrigeración», explica Juan Almansa, director general de Grupo Almansa. A continuación encontrarás diez consejos para tener un respiro cuando el termómetro marca más de 30 grados, de una forma fácil y sin que tu economía se resienta demasiado:

1. Revisa tus ventanas. Son la parte más vulnerable del hogar. Es donde se registran más pérdidas energéticas. Tanto en invierno como en verano son el mejor aliado para mantener aislada tu vivienda y lograr una temperatura estable. Es aconsejable instalar ventanas de aluminio con doble acristalamiento para evitar fugas térmicas. Además, puedes barajar la posibilidad de instalar distintos vidrios de baja transmisión térmica y bajo factor solar o ventanas con rotura de puente térmico.  

Ventana
Un buen aislamiento permite reducir en un 30% la factura de la luz. FOTO: PIXABAY

2. Mejora el aislamiento de techos y paredes de tu vivienda. Asegúrate de que el calor no entra por estas partes de tu hogar y sale por las mismas. Un buen aislamiento puede reducir más de un 30% la energía consumida por los aires acondicionados. Tienes al alcance diferentes opciones como las pinturas que desvían el calor, pero reflejan la luz hasta fachadas ventiladas. Son medidas que te permitirán reducir el gasto eléctrico de tu factura mensual.

Con el calor sufres las consecuencias de un hogar mal aislado


3. Separa espacios. Para los accesos a las estancias en el interior de la vivienda puedes emplear puertas de aluminio Klein, que ayuda a aislar aquellas zonas más calientes. Cerrar las habitaciones que no se usan o aquellas que reciben un impacto directo del sol impedirá que el calor se reparta por toda la vivienda. 

4. Pon fin a las luces incandescentes. Las luces LED son la mejor opción para reducir el calor y también la factura de la luz. Las bombillas incandescentes convierten el 90% de la energía que consumen en calor, y no consumen precisamente poca. 

5. Coloca láminas solares en las ventanas. Son una solución efectiva que refleja la luz y el calor que entra por las ventanas, con la ventaja de que no necesitas quitar el cristal. Reducirán el calor en un 82% y podrás estar más fresco en casa ahorrando en la factura de la luz.

6. Ventila por la mañana y por la noche. Es cuando las temperaturas son más bajas y te resultará más fácil refrescar el ambiente.
7. Usa el aire acondicionado adecuadamente. El uso adecuado del aire acondicionado puede acarrear un ahorro de hasta el 30% en la factura eléctrica. Mantén una temperatura constante en torno a los 26º. Por cada grado de frío, el gasto energético se dispara entre un 6 y un 8%. En casa, lleva ropa ligera y cómoda.

Calor Ventilador
Los ventiladores son una alternativa tradicional pero efectiva. FOTO: FREEPIK

8. Ventiladores. Son una solución tradicional para controlar el calor dentro de casa sin tener que recurrir a un aparato de aire. Tener varios colocados en sitios estratégicos puede ser una buena solución.

9. Crea corrientes de aire. El viejo truco de abrir todas las ventanas resulta reconfortante si sabes cómo hacerlo. Las ventanas por donde saldrá el aire deben abrirse por completo y por donde entra el aire solo abrirlas un poco. 

10. Electrodomésticos. Utilizar el horno para cocinar no es lo más aconsejable en verano si quieres mantener fresco tu hogar. La secadora y el lavavajillas desprenden mucho calor cuando están en funcionamiento. 

Temas

Comentarios

Lea También