Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tu teléfono ya puede valer más que un PC

Comprar el ‘buque insignia’ más reciente de cualquier fabricante supone siempre una inversión importante

Diari de Tarragona

Whatsapp
La tecnología es ya una parte esencial de nosotros.

La tecnología es ya una parte esencial de nosotros.

Algunos de los últimos modelos de teléfonos móviles anunciados, los denominados buques insignia de cada marca, han roto la barrera de los mil euros por terminal. Algo que, en determinados casos, les convierte en productos más caros que un ordenador. Sin embargo, y salvando estas excepciones, el precio medio de un teléfono medio sigue siendo más económico que el de un ordenador.

En España, el coste medio de un ‘smartphone’ no llegaba a los 200 euros el año pasado, según un informe de Kantar, frente a los más de 300 de Estados Unidos. Es decir, que aunque los terminales tope de gama son siempre los más caros, se venden pocas unidades, estando la mayor parte del volumen de ventas en las gamas medias y bajas. De hecho, según diversos analistas, el 50% del mercado de móviles está ocupado por ‘smartphones’ baratos, mientras que la cuota de mercado de teléfonos inteligentes de gama alta se queda sobre el 33%. La participación restante quedaría para los de gama media.

Comprar el ‘buque insignia’ más reciente de cualquier fabricante supone siempre una inversión importante. Tanto que muchos se preguntan -sobre todo ahora que se ha sobrepasado la barrera de los mil euros- si estamos en realidad pagando demasiado por ellos, sobre todo si hacemos la comparación de lo que costaban las generaciones anteriores. No en vano, hace no tantos años pagar 700 euros por un teléfono sonaba incluso como algo descabellado.

Por supuesto, hay una gran variedad de fabricantes y modelos entre los que elegir, con diferentes gamas de precios y características. Pero, en términos generales, el ‘smartphone’ actual es más caro que lo que costó un teléfono equivalente hace cinco años. ¿Hay razones justificadas para ello?                    

El terminal de 2012 apenas se parece en nada a los nuevos anuncios de las diferentes compañías: pantallas más grandes, colores más vibrantes, procesadores más rápidos, mayor memoria y almacenamiento. Además de la mejora en las especificaciones de ‘hardware’ (y de ‘software’) que permiten que el rendimiento del teléfono sea más alto, la calidad de fabricación y los materiales utilizados en los teléfonos inteligentes de hoy en día también son más caros que los plásticos de la generación anterior. A ello sumemos la llegada de otras tecnologías: escáneres de huellas dactilares, tecnología de carga rápida, mejores componentes de audio. Puede que nuestros teléfonos tengan más tecnología que ningún otro dispositivo.

Pero lo cierto es que, pese a que los teléfonos más caros lo son cada día más, el precio medio de los terminales sigue bajando, especialmente los que incorporan Android como sistema operativo, dada la amplia oferta de gama alta y baja. Según la consultoría IDC, si el precio medio de un Android era de 254 dólares (212 euros) en 2014, el año que viene será de 215 dólares (unos 180 euros).

En cuanto a los iOS, antes de que anunciara sus últimos modelos, IDC también auguraba una caída en el precio medio,de 657 dólares (550 euros) en 2014 a 604 dólares (505 euros) en 2018. Las estimaciones generales hablan de que el precio de un ‘smartphone’ medio el año que viene será de 229 dólares (192 euros).

La caída en precios no tiene por qué conllevar una disminución de la calidad, sino más bien al contrario, dado que los componentes como pantallas y procesadores que se utilizaron en los teléfonos inteligentes de gama alta hace dos años siguen siendo viables y pueden utilizarse en teléfonos inteligentes de bajo coste.

Es cierto que, a medida que avanza la tecnología, el precio de ésta suele ir disminuyendo gradualmente, especialmente si acaba incorporándose como una funcionalidad estándar.

Temas

Comentarios

Lea También