Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

"Un buen sumiller tiene una curiosidad infinita"

Anna Casabona ha participado esta semana en el Concurso Mejor Sumiller de España 2017 que se ha celebrado en Madrid

Silvia Fornós

Whatsapp
Anna Casabona quedó entre los diez primeros finalistas del certamen. Foto: Cedida

Anna Casabona quedó entre los diez primeros finalistas del certamen. Foto: Cedida

Anna Casabona, Valls, 1971 es delegada comercial del Celler de Capçanes. Es la sumiller de referencia en nuestra sección ‘Viure bé’ de cada domingo. 

Más de 50 sumilleres de toda España han competido en el Concurso Mejor Sumiller de España 2017. ¿Cómo se preparó para el certamen?

- Estudiando mucho. La parte más divertida es visitar bodegas y catar todo tipo de vinos. 

- De entre todos los participantes 6 han sido mujeres.

- En el mundo del vino cada día hay más mujeres. Profesionales, desde enólogas, sumilleres, comerciales… pero aún no tenemos la visibilidad que tienen los hombres. 

- ¿Qué pruebas superó durante el certamen?

- La primera prueba por la que pasamos todos los participantes del concurso es un examen teórico de 50 preguntas sobre enología, viticultura, geografía vitivinícola de todo el mundo, gastronomía, cafés, aceites, quesos y todo tipo de productos. También debíamos catar dos vinos y un destilado y escribir una ficha descriptiva completa de cada uno. Lo menos importante es adivinar que vinos son aunque la gente acostumbra a pensar que eso es lo que se hace en estos concursos.

- Quedó clasificada entre los diez primeros sumilleres.

- Durante la cena del día 26 nos comunicaron cuales fueron los diez sumilleres con mejores puntuaciones y ahí ya tenemos a los finalistas. El día 27, justo antes de la final, nos comunicaron quien eran los tres mejores y estos son los que han competido para conseguir el primer, segundo y tercer puesto. En esta edición los ganadores han sido en primer lugar Manuel Jiménez, representante de Aragón; segundo, Daniel Martínez, de Catalunya, y tercero Jon Andoni Rementería, de Vizcaya.

- ¿A nivel de aprendizaje que supone el concurso?, ¿Es una masterclass intensa de 2 días?

- Más que lo que podemos aprender durante estos dos días, lo importante es todo lo que hemos estudiado antes. Para ser un buen sumiller es imprescindible una formación continua, para estar al día de las novedades y seguir profundizando.

- ¿Qué importancia tiene el certamen en la divulgación de la sumillería?

- Los sumilleres somos profesionales a menudo poco valorados. Estos concursos por una parte nos dan visibilidad pero sobre todo son un aliciente para seguir estudiando y un medio para poder estar en contacto con nuestros colegas. 

- ¿Qué puede aprender de otros sumilleres?

- Modos de trabajar diferentes y por supuesto compartir conocimientos e impresiones.

- ¿Hay que tener un paladar inquieto?

- Esto es imprescindible. Creo que uno de los requisitos para ser un buen sumiller es tener una curiosidad infinita para descubrir nuevos sabores. 

- Dar consejos en la vida no es fácil. ¿Cuándo se trata de vinos, ocurre lo mismo con los clientes?

- Sí, siempre decimos que los sumilleres tenemos que ejercer de sociólogos para interpretar qué vino va a gustar a nuestro cliente. Entender si se trata de una persona abierta a experimentar nuevas sensaciones o si en cambio es una persona reticente a cambiar sus preferencias, qué tipo de vino le va a convencer. 

- En 2016 ya fue, junto con Marc Terés y Dani Martínez, uno de los tres sumilleres finalistas del Concurs al Millor Sommelier de Catalunya. ¿Qué recuerda de la experiencia?

- Competir siempre tiene un punto de emoción y si encima ganas la sensación es fantástica. Además, entre sumilleres la competición es sana. Todos tenemos una magnífica relación ya que compartimos la misma pasión y el vino siempre es mucho mejor si puedes compartirlo.

Temas

  • NALTROS

Lea También