Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un ratito más en la cama no es pereza, es salud

A las mujeres les cuesta más conciliar el sueño y mantenerlo, en buena parte debido a sus ciclos hormonales. Y sí, necesitan un poco más de tiempo en la cama que los hombres para recuperarse

Norián Muñoz

Whatsapp
Las mujeres necesitan alrededor de 20 minutos más que los hombres de sueño al día.

Las mujeres necesitan alrededor de 20 minutos más que los hombres de sueño al día.

No hay que darle más vueltas. Si es mujer, tiene un hombre como pareja y siente que tiene que dormir más que él, sepa que no es pereza. Su cuerpo no se equivoca y un estudio de la Universidad de Loughborough (Reino Unido) le da la razón. Las mujeres necesitan alrededor de 20 minutos más que los hombres de sueño al día.

Marta Moraleda es neurofisióloga especialista en sueño en el Hospital Sant Joan de Dèu y en el Parc Taulí y miembro de la Sociedad Española del Sueño, SES, y no solo da crédito al estudio inglés, sino que dice que otros ya apuntaban lo mismo.

La especialista cree que habría que comenzar por explicar que aunque los problemas del sueño, especialmente el insomnio, no tienen género, las mujeres sí son más propensas a sufrirlo (un 27% más, según un estudio americano).

Las causas de este peor dormir, apunta Moraleda, pueden ser variadas, pero, sin duda, las hormonas están en el centro. Algunos días del ciclo menstrual, durante el embarazo y en la menopausia, sin duda el sueño cambia, generalmente para peor.

Un ejemplo: una encuesta de la National Sleep Foundation (NSF) de EEUU encontró que las mujeres reportaban sueño perturbado de dos a tres días cada ciclo menstrual. «En general, el estrógeno (estradiol) aumenta el sueño de movimientos oculares rápidos (REM), un estado del sueño cuando típicamente soñamos. La hormona progesterona, que aumenta después de la ovulación (cuando un ovario libera un óvulo), puede causar que algunas mujeres se sientan más somnolientas o fatigadas. Sin embargo, es más probable que el sueño de mala calidad ocurra cuando comienza el sangrado», apuntan.

Otro momento crítico, explica Moraleda, es durante el embarazo, cuando, en general, cuesta más conciliar y mantener el sueño por la noche y hay más somnolencia por el día. Aquí no sólo influyen las incomodidades del embarazo, como la acidez o los movimientos del feto, sino, otra vez, las hormonas.

Pero realmente el momento crítico en el que la especialista reconoce que el sueño puede empeorar es durante la menopausia. En ese momento las mujeres comienzan además a sufrir otros problemas que hasta entonces afectan más a los hombres, como la apnea del sueño. Además, a medida que avanzan los años, se produce menos melatonina, importante para conciliar y mantener el sueño.

Pero no todo lo que afecta a nuestro sueño, advierte, viene de nuestro cuerpo. Parte del sueño que nos perdemos en muchas ocasiones es autoimpuesto, «porque vivimos en una sociedad 24 horas». Además, en el caso de las mujeres se suelen añadir otras presiones, como el cuidado de la casa y la familia. De hecho, apunta la especialista, el número de mujeres que recurre a fármacos para dormir es mayor al de los hombres.

No conformarse

Pero, ¿cómo saber cuántas horas se necesitan para dormir? Moraleda responde que, por norma general, se habla de 7 a 9 horas, pero depende de la edad, el sexo y, claro está, de las peculiaridades de cada persona. La clave para saber si se duerme suficiente es ver si se siente descansado al día siguiente.

Pero, sobre todo, insiste, si no se duerme bien «no hay que conformarse, los beneficios de un buen sueño son tremendos... Cada vez cuidamos más nuestra comida, hacemos ejercicio, pero nos olvidamos del sueño y no nos damos cuenta de que cuando nos falta podemos tener problemas de concentración, ansiedad, depresión, trastornos del humor...».

Recomienda consultar al médico cuando se lleva unas semanas sin dormir bien y, sobre todo, si se nota que la falta de sueño causa problemas.

Lo que no recomienda, en ningún caso, es automedicarse, ni siquiera con los productos que ya se venden hasta en el supermercado, porque muchas veces sólo se oculta el síntoma.

Temas

  • NALTROS

Lea También