Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un regalo para los soñadores

´La La Land´ destila pasión por los cuatro costados: el cine, la música, el amor y los sueños

Eduard Castaño

Whatsapp
Un regalo para los soñadores

Un regalo para los soñadores

Si usted es soñador, nostálgico y romántico, esta es su película. Le gusten o no los musicales. Tengo un par de amigos a los que no les gustan ni en pintura los musicales ni las películas románticas y, sin embargo, salieron del cine como si estuvieran en una nube. ‘La La Land’ es, simplemente, maravillosa. Es magia. Tiene un arranque y un final que son, sin duda alguna, de lo más brillante que se ha rodado en los últimos años. Espectaculares. La sala de cine se convierte en un mar de cabezas meneándose al ritmo de cada nota de la magistral banda sonora de Justin Hurwitz. Y, además , rezuma una pasión extraordinaria por el cine, el clásico, el actual, el eterno. El cine de sentimiento, de emoción, del que conmueve con una simple historia de amor. Una historia de lo que pudo ser y no fue. Un canto al primer amor, el que te rompe el corazón, el que te lo destroza. Véanla con el corazón, no con la cabeza. Dejen fluir las emociones y olvídense de lo demás. Para eso ya están Damien Chazelle (dirigiendo) y Emma Stone y Ryan Gosling en sus espléndidos papeles de perdedores, románticos, nostálgicos y soñadores.

‘La La Land’ no quiere imitar, muy al contrario, pretende rendir un homenaje al musical clásico a través de géneros musicales como el jazz, el vals o el pop. Tampoco es casualidad el nombre del filme: ‘La La Land, la ciudad de las estrellas’ es un homenaje a Los Ángeles (LA, en inglés) y, más concretamente, a Hollywood (la fábrica de las estrellas y los sueños). Rodada en un bellísimo cinemascope, irradia optimismo (salvando un final tan romántico como ‘Casablanca’) mientras destila pasión por los cuatro costados: por el cine, la música, el amor y los sueños.

Sí, ‘La La Land’ debe ser el día 26 de febrero la gran triunfadora de los Oscar. No creo que en la última década haya muchos filmes que sean tan recordados y elogiados como este. Es una preciosidad. Una maravilla. El tiempo demostrará que obras maestras como esta marcan un antes y un después.

Y uno sale de la película entre lágrimas y sollozos mientras los pies no paran de bailar. Es lo que tienen las obras de arte, que nos emocionan. Y, últimamente, no hay muchas que puedan hacerlo. Por todo ello, gracias Damien, Emma y Ryan. Gracias por este regalo. Gracias, en nombre de los soñadores.

Temas

  • NALTROS

Lea También