Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una consulta sobre sexo solo para adolescentes

Cuando se trata de sexo, los amigos y, sobre todo, Google, suelen ser las primeras fuentes de información. Pero si es madre o padre, sepa que varios centros tienen un espacio confidencial de consultas para ellas

Norián Muñoz

Whatsapp
La psicosexóloga Inma Albert y la comadrona Susana Abajo son parte del equipo que atiende a las jóvenes en Reus. Foto: Alfredo González

La psicosexóloga Inma Albert y la comadrona Susana Abajo son parte del equipo que atiende a las jóvenes en Reus. Foto: Alfredo González

Si es madre o padre de una adolescente tal vez ya se esté preguntado: ¿cuándo debería ir al ginecólogo por primera vez? Y, más inquietante: ¿aquella ‘charla sobre sexo’ (si es que la hubo) ha dejado todo claro?

La noticia que puede dejarle más tranquila/o, es que en el sistema público de salud ya existe una consulta ‘a medida’ donde las y los adolescentes pueden recibir consejo de profesionales sobre sus dudas respecto a temas afectivos, relaciones sexuales, anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual, problemas menstruales...

El servicio se llama Tarda Jove y se presta en distintos ASSIR (Atenció a la Salut Sexual i Reproductiva) durante una tarde a la semana. Susana Abajo, coordinadora del de Reus, y la psicosexóloga Inma Albert explican que una de las claves de este servicio gratuito es que se cuida la confidencialidad. La consulta se hace una tarde (en este centro es los jueves entre las 19 y 21 horas) en la que no se atiende a otras pacientes: «Saben que no se encontrarán aquí con la tía o la vecina», comentan.

Además la consulta es espontánea, es decir, no hace falta pedir hora ni llevar la tarjeta sanitaria. Los jóvenes, de cualquier edad, pueden acudir solos, con la madre (que puede permanecer o no en la consulta), la pareja o los amigos.

El principal objetivo es dar información, resolver dudas. «En estas edades es muy probable que lo que sepan es lo que les han dicho los amigos o lo que han encontrado en internet y que no siempre es cierto. Aquí tienen la oportunidad de preguntárselo a personal sanitario».

Después de un ‘susto’

Lo ideal sería, explican, que acudieran a informarse antes de tener las primeras relaciones sexuales, pero lo cierto es que la mayoría acude sólo después de haber tenido un ‘susto’ con el preservativo, porque no les bajaba la regla, o porque saben de una amiga que se ha quedado embarazada.

Y es que las relaciones entre los jóvenes, explican, rara vez son planificadas, «para ellos una pareja estable es alguien con quien han estado dos meses», muchas se dan en espacios no favorables y a veces el alcohol y otras drogas están por medio.

Eso sí, desmitifica Albert, no son tantas las consultas sobre interrupción del embarazo como podría pensarse. Recuerda que, pese a la percepción general, la mayoría de los abortos que se practican en Catalunya son a mujeres adultas.

Así pues, la anticoncepción suele ser el tema estrella. La norma general es que cuando piden consejo se les recomiende el doble método, es decir, siempre el preservativo además de otro método que se elegirá en función de la edad y el estilo de vida.

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es que se puede acudir sólo a buscar información y no es necesario hacer una exploración ginecológica a menos que haya alguna patología. Gemma March, del ASSIR de Tarragona (en Tarragona la Tarda Jove es los miércoles), comenta, por ejemplo, que la citología vaginal no se recomienda hasta pasados dos o tres años de haber comenzado a mantener relaciones sexuales.

Empoderar a las chicas

Pero además dea los aspectos fisiológicos, la idea, apunta la psicosexóloga Inma Abajo, es que las jóvenes tomen el control de las situaciones, sepan decir no cuando es que no, e incluso decidan si son ellas quienes llevan el preservativo.

Finalmente, Albert recuerda que la educación sexual es algo que comienza en casa con naturalidad y desde que son muy pequeños. Será muy difícil comenzar de cero ya en la adolescencia. «Si no has hablado nunca será muy artificial que le digas a tu hija que vas a acompañarla ala ginecólogo», sentencia.

Temas

  • NALTROS

Lea También