Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Una copa de vino en casa de Pau Casals

El museo del artista organiza una visita guiada con una actuación de violonchelistas del Conservatori de Vila-seca y una cata de caldos de la DO Penedès

Javier Díaz Plaza

Whatsapp
Jóvenes músicos evocarán el sonido del violonchelo del genio de El Vendrell.

Jóvenes músicos evocarán el sonido del violonchelo del genio de El Vendrell.

Pau Casals estaba muy arraigado a su pueblo, a El Vendrell. En 1910 mandó construir una casa en el paseo marítimo del barrio de Sant Salvador: la Vil·la Casals. Fue su refugio de veraneo. En los años 30 la reformó y adjuntó una sala de música, un jardín y un mirador. Vivió allí hasta 1939, cuando el desenlace de la Guerra Civil le obligó a exiliarse por sus ideales republicanos. Se fue a Puerto Rico y jamás regresó. El artista y su esposa, Marta Montañez, crearon en 1972 la Fundación Pau Casals para preservar el legado que el músico tenía en esa vivienda. Y en 1976, tres años después de su fallecimiento, se abrió al público como museo por primera vez.

El Museu Pau Casals organiza visitas y actividades periódicas para dar a conocer la figura de uno de los mejores violonchelistas de todos los tiempos. Este domingo estrena Mar de Sons i Vi. Una experiencia per als sentits, un visita guiada que incluye música en directo y una degustación de vinos de la DO Penedès. Actuarán jóvenes violonchelistas de último curso del Conservatori de Música de Vila-seca, que interpretarán piezas del repertorio del autor del Himno de las Naciones Unida y nominado al Premio Nobel de la Paz.

«La degustación y la audición se realizará en el jardín, el mismo que Pau Casals construyó y dedicó a su madre en 1931. La calma y serenidad que evoca el jardín, junto con sus magníficas vistas frente al mar, lo convierten en el lugar ideal para maridar el sonido del violonchelo del Mestre con vino del territorio. Queremos estimular los sentidos del oído, el olfato y el gusto. Es una experiencia sensorial que une música, mar y vinos», explica Núria Ballester, directora del museo.

Tinto, blanco y cava

Los asistentes probarán un tinto de la bodega Avgvstvs y un blanco y el Cava Reserva de la Música de Jané Ventura. «El vino no era una de las pasiones de Casals, pero no hay que olvidar que nació en la zona de la DO Penedès y creemos que el vino y el mar son dos elementos muy característicos del Baix Penedès», comenta Ballester. No es la primera vez que el museo combina estos elementos: en verano realiza el ciclo Maridajes musicales. «El vino es como el arte, todo fluye, y hay músicas que van mejor para degustar un vino u otro», añade.

La visita guiada dura en torno a una hora y la cata y la audición, unos 40 minutos. En el interior de la casa se encuentran, entre otros artículos personales del músico, su primer violonchelo, un manuscrito original de Brahms, la medalla de la Libertad que le concedió el presidente de Estados Unidos J. F. Kennedy y la medalla de la Paz que le otorgó el secretario general de las Naciones Unidas U-Thant.

«La actividad está pensada para todos los públicos Los guías especialistas del museo pueden adaptar sus discurso a la edad de los visitantes», dice Ballester. Eso sí, para los niños no hay alcohol, ellos toman mosto.

La intención del museo es programar la visita Mar i vi de manera regular en fines de semana y durante el verano por la noche.

Temas

  • NALTROS

Lea También